poder de la gratitud

El Poder de la Gratitud: Beneficios y Como mejorarla

Dice el refrán que es de bien nacido, ser agradecido. Pero, ¿te has parado a pensar realmente qué es ser agradecido, su significado y sus beneficios? Quédate con nosotros porque después de leer este post, ninguna duda te quedará.

Concepto. ¿Qué es la gratitud?

Lo primero que queremos dejar claro es que la gratitud es una fortaleza. Y desde la psicología positiva entendemos fortaleza como esa cualidad, característica o punto fuerte de la persona que está presente desde el nacimiento de manera innata.

Su definición hace referencia a saber reconocer lo que los demás hacen por nosotros, además de agradecer lo que tenemos. Es la sensación de agradecimiento y alegría en repuesta a haber recibido un regalo que hemos recibido de una persona en concreto, independientemente de si se trata de un regalo físico o tangible, o si se trata de un beneficio intangible, como por ejemplo sentirse afortunado por haber podido experimentar un determinado momento, por una situación vital presente o pasada, o por el mero hecho de estar vivo.

La gratitud es muy fuerte y tremendamente poderosa, tanto para la propia persona a nivel emocional, como para vivir y sobrevivir en nuestro entorno a nivel relacional.

Las personas gratas suelen ser personas bondadosas y sencillas que afrontan la vida con una actitud positiva desde el agradecimiento y la humildad, con gran capacidad de resiliencia.

Además la gratitud es una gran vacuna contra el pesimismo. Las personas agradecidas se focalizan, priorizan y ponen el foco en lo que sí tienen y poseen, y no en lo que les hace falta. Pareciese que miraran la vida con unas gafas con un filtro polarizado diferente y especial, son personas que desprenden más ilusión y mucha menos queja.

Desarrolla tu crecimiento personal con la que podrás encontrarte mejor contigo mism@ con nuestro curso de autoestima.

Su pensamiento se centra en lo bueno que tienen, a diario sienten gratitud por los detalles positivos que les rodean y suelen expresar sus sentimientos de gratitud de manera correcta. Todo ello les hace sentirse mucho más felices y salpican felicidad a los que tienen alrededor que se sienten contagiados y tremendamente afortunados por su actitud.

¿Te viene a la mente una persona así?, ¿a qué estás sonriendo? 😉 Eso sí, ¡cuidado! porque como siempre decimos, todo es bueno en su justa medida. Los extremos nunca son buenos y es que pasarse en esta fortaleza, ser demasiado agradecido, o tener la fortaleza de la gratitud demasiado presente no es bueno. Cuando esto pasa se puede provocar la imagen de deuda eterna. De esta forma las personas exageradamente agradecidas pueden provocar en sus cercanos y personas de alrededor la sensación de deuda continua con ellos. ¡Cuidado con esto!

Beneficios para la salud

Existen numerosos estudios e investigaciones científicas que coinciden en sus conclusiones: ser agradecido mejora la salud.

Se ha comprobado que las personas que practican la gratitud tienen beneficios consistentes. Estos beneficios van desde la resistencia emocional y la mejora de la salud física, hasta las ventajas profesionales y una mayor empatía. ¿No te lo crees? Sigue leyendo.

  1. Expresar gratitud cambia literalmente la estructura molecular de nuestro cerebro, y es que mantiene la materia gris en funcionamiento, nos convierte en personas más saludables y más felices. Esto lo sabemos gracias al Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral de la UCLA, que tras un estudio concreto en esta materia definió que cuando nos sentimos felices, nuestro sistema nervioso central se va modificando. Por tanto, practicar la gratitud genera felicidad en nosotros.
  2. Otro estudio muy conocido es este campo realizado por Robert A. Emmons en la Universidad de California en Davis y su colega Mike McCullough en la Universidad de Miami, reveló que las personas que habían estado practicando la gratitud tenían menos problemas de salud y rendían un promedio de 1,5 horas más. En un trabajo posterior, el mismo Emmons, con una configuración similar al anterior, los participantes que completaron ejercicios de gratitud cada día ofrecieron a otras personas más apoyo emocional en su vida que los de otros grupos.
  3. Un tercer estudio sobre la gratitud, que se llevó a cabo con adultos con trastornos neuromusculares congénitos, reveló que los participantes que expresaron gratitud se sentía más frescos y renovados cada día al despertar. También se sentían más conectados con otros que los del grupo que no expresaba gratitud.
  4. La cuarta investigación, llevada a cabo por un grupo de científicos chinos, que valoró la cantidad de agradecimiento que la gente muestra en su vida cotidiana, encontró que los niveles más altos de gratitud se asociaban a un mejor sueño, y también con escalas más bajas de ansiedad y depresión.
  5. Otra investigación realizada en la Universidad George Mason, con veteranos de la guerra de Vietnam, descubrió que las personas que experimentaban mayores niveles de gratitud también tenían menores niveles de estrés postraumático y mejora de la resiliencia.
Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Autoestima y Confianza

Apúntate y descubre técnicas para aumentar la autoestima mediante las fortalezas.

Beneficios para la autoestima y bienestar

  1. La fortaleza de la gratitud nos ayuda a apreciar las experiencias positivas por las que pasamos cada día. Y es que si te sientes content@, alegre, satisfech@ y feliz, lo habitual es que quieras celebrarlo, ¿cómo? con sonrisas, con risas, con vítores, con gritos e incluso organizando y celebrando una fiesta. Si también somos agradecidos por estos momentos, los recuerdos positivos que se generan en nosotros, aumentarán directamente nuestro bienestar e irremediablemente también nuestra autoestima.
  2. La gratitud mejora nuestra autovaloración. Veamos un ejemplo: Imagínate que gracias a tu esfuerzo has conseguido algo importante, posteriormente has celebrado una fiesta para agradecer este logro conseguido ¡listo! Aquí la valoración de nuestras capacidades mejora. Y es que la gratitud va a reforzar esa autovaloración y te permitirá en el futuro, activar esas capacidades de forma inmediata.
  3. La gratitud nos ayuda a superar el estrés y el trauma. Incluso de una experiencia poco buena, negativa y desagradable, poniendo en práctica la fortaleza de la gratitud, tu estrés se reducirá y por tanto te podrás recuperar más rápidamente. ¿cómo? agradece el aprendizaje que obtuviste del fracaso, de los errores también se aprende. No se trata de negar la situación, sino de aceptar el hecho y buscar una salida, una solución. El trauma durará menos y tu actitud será más positiva tras agradecer lo que aprendiste. De todo se aprende, no lo olvides.
  4. La gratitud nos anima a poner en práctica nuestros propios valores. Cuando agradecemos por algo no material, básicamente lo que estamos haciendo (aunque muchas veces de manera inconsciente) es resaltar las cualidades de esa persona que se identifican con nuestros propios valores personales.
  5. La gratitud nos ayuda a crear nuevos vínculos sociales y a fortalecer los que ya tenemos. Y es que ya lo hemos adelantado al principio de este post, la gratitud es muy poderosa para vivir y sobrevivir en nuestro entorno a nivel relacional. ¿Por qué? Porque a todos nos encanta que nos den las gracias y tendemos a desarrollar mayor simpatía, empatía y agrado hacia las personas agradecidas. Esto hará que queramos sentirnos cerca de ell@s, buscándolos para nuestras relaciones sociales. Así que, ya lo sabes, si no tienes pareja y la estás buscando, el ser agradecido, nos hace más atractivos 😉
  6. La gratitud nos mantiene en el momento presente, en el “aquí” y “ahora” ayudándonos a no asumir nada como eterno o dado “por nada”. También evita que nos mantengamos lamentándonos de cosas del pasado. De esta forma ocupar nuestra mente “agradeciendo” evita “rumiar” el pasado y nos permite apreciar genuinamente lo que disfrutamos en el momento actual.
  7. La gratitud mejora la depresión. Cuando agradecemos se disminuyen emociones como la amargura, el apego y la rabia, haciéndonos que nos sintamos mejor y mejorando así también nuestra autoestima.

Como ser más agradecido

Si eres consciente de que te cuesta ser agradecido de manera habitual, aquí te proponemos cinco ejercicios muy prácticos para empezar en el camino de la gratitud e ir cogiéndole práctica a esta fortaleza tan potente y beneficiosa.

  • Finaliza el día anotando tres cosas gratas que te hayan pasado. Lleva en tu bolso una libretita no muy grande o coloca esta libreta en tu mesilla de noche. Lo importante es que la tengas a mano y anotes en ella esas cositas y/o detalles  gratos que te hayan ocurrido ese día. Quizá un mensaje en tu móvil de alguien cercano que te haya hecho sonreír, una conversación agradable con un compañero de trabajo, una caricia de tu pareja, un beso o un abrazo inesperado de tu hij@, que suene en la radio esa canción que tanto te gusta, poder disfrutar de un momento tranquilo y de relax en tu jornada de trabajo, ese café de después de comer que te sabe a gloria…
  • Agradecimiento diario a tres personas por alguna contribución realizada: Cuánto antes empieces a practicar la gratitud, menos te irá costando ser agradecido. Da las gracias si te han dejado pasar primero abriéndote la puerta del ascensor educadamente, si vas con bolsas y te ceden el asiento en el transporte público, si un coche frena en un paso de cebra y te cede el paso amablemente y sin prisas, si ese camarero a diario te saluda con una sonrisa de oreja a oreja a primera hora de la mañana…
  • Sal a dar un paseo de gratitud. Desconecta y sal a la calle para dar un paseo. Pero no será un paseo normal, será un paseo de gratitud. Tendrás que estar muy pendiente de los olores, de los sonidos, de las sensaciones positivas que te lleguen cuando hagas el paseo y una vez en él da las gracias. ¿Por qué? por el calorcito del sol en tu cara, por el leve sonido de los pájaros, por el olor a césped recién cortado…
  • Carta de gratitud. Escribe una carta a mano a una persona importante para ti por algo que hizo en el pasado o por algo que está haciendo en la actualidad, o sólo por el simple hecho de tenerla en tu vida, o alguien a quién en el pasado eres consciente de que no le diste las gracias por algo, un amigo, un familiar, un compañero de trabajo, tu jefe, tu pareja…

Tómate tu tiempo para redactar la carta, hazlo tranquil@, sé detallado. Expresa todas las grandes cualidades de esa persona y cómo y por qué ha impactado en  tu vida para mejor. Dirígete a él o a ella en primera persona y de manera muy clara describe lo que estás haciendo ahora, y cómo recuerdas constantemente su acto de generosidad o de amabilidad que ahora le quieres agradecer. Si tienes tiempo, y te es posible, intenta entregar la carta personalmente en mano y mucho mejor si lo haces de una manera inesperada y sin que esa persona se lo espere. Con este ejercicio tu nivel de gratitud se disparará cuando observes la reacción positiva que obtiene el receptor al recibir tu carta. Probablemente sea una de las mejores experiencias que después recordéis junt@s.

  • El último ejercicio que os proponemos aquí ya os lo adelantamos en nuestro tercer podcast de “El poder de la gratitud”. Este ejercicio nos encanta. Se llama el bote de los momentos felices. Te lo detallamos de nuevo. Guarda en un bote mediano de cristal transparente los objetos que te traigan recuerdos de buenos momentos o momentos bonitos que hayas vivido durante todo un año. Pega una pegatina con el número del año anotado. Introduce en tu bote por ejemplo: entradas de cine, entradas de teatro, pulsera de un festival, el ticket de una gran comida o de una cena especial, la etiqueta de esa prenda que te has comprado o que te han regalado, un dibujo de tu hijo que haya pintado en el cole o en la guardería, el envoltorio de esa chocolatina tan rica… El objetivo es ir llenando el bote y que a final del año revivas esos momentos, recordarlos y poder agradecer haberlos vivido y sentido.
3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Podcast #3: El Poder de la Gratitud

Preguntas importantes...

¿Te cuesta encontrar y sentir las cosas buenas que te ocurren en tu día a día?, ¿Vives inmerso y colocado en una posición negativa dónde eres incapaz de agradecer nada?,  ¿Quieres aprender a ser más agradecid@?,  ¿Desde siempre te recuerdas agradeciendo las cosas continuamente, incluso las que no son beneficiosas para ti?

Si quieres saber más sobre esta fortaleza, aprender a regularla y/o crees que necesitas el apoyo de un profesional en el tema, no dejes de solicitar ayuda con un experto psicólogo. Juntos encontraremos la solución que haga que te sientas mucho mejor.

Valoración (5 / 2)

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

4
Comentarios

avatar
2 Comment threads
2 Thread replies
3 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Sonia CastroGabrielMaría Eugenia Salamanca Recent comment authors
  Subscribe  
nuevos antiguos más votados
Enterate de todo
María Eugenia Salamanca
Invitado
María Eugenia Salamanca

Gracias muy importante aplicar la fortaleza de la gratitud en la cotidianidad de la vida, Muchas veces pasamos desapercibidos tan valiosa fortaleza y caemos en ansiedad, estrés haciendo de nuestra vida un verdadero conflicto.

Gabriel
Invitado
Gabriel

Me parece muy interesante cómo lo explicáis. ¿Dónde puede comprar un libro de la Gratitud?

También te puede interesar

Amor Romántico: Un mar lleno de mitos

En esta ocasión hablaremos del amor, esta vez vamos a ir detallando poco a poco diferentes mitos que se dan en relación al amor romántico.…

Tipos de amor

Y continuamos hablando de amor, si en nuestro post de el amor intentamos definir el término y diferenciar “amor” de lo que “no es amor”,…