relajacion muscular progresiva de jacobson

Relajación Muscular Progresiva de Jacobson

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

12 agosto, 2022

La relajación muscular progresiva de Jacobson es una de las técnicas más conocidas, más frecuentes y más utilizadas hoy en día para buscar una relajación. Eso sí, necesitarás algo de tiempo para llevarla a cabo.

¿Sientes saturación mental?
¿ESTRÉS O ANSIEDAD?
IEPP sonrisa
DA EL SALTO DEL "LEER" AL "EXPERIMENTAR"
¿Te gustaría empezar a meditar? Accede a 3 Meditaciones que te aportarán una sensación de armonía y manejo emocional.
meditación
¿Sientes saturación mental?
¿ESTRÉS O ANSIEDAD?
IEPP sonrisa
DA EL SALTO DEL "LEER" AL "EXPERIMENTAR"
¿Te gustaría empezar a meditar? Accede a 3 Meditaciones que te aportarán una sensación de armonía y manejo emocional.
meditación

Esta técnica se basa en el reconocimiento de qué músculos están tensos, hiperactivados, e incide sobre ellos para destensarlos. Se le llama progresiva porque, poco a poco, se aprende a relajar los distintos grupos musculares, aunque de entrada no seamos conscientes de la tensión que acumulan.

Vamos a detallar paso por paso cómo realizarla.

  • Lo más recomendable es colocarse tumbad@ en una superficie plana, en posición boca arriba o sentad@, con tus muslos en paralelo y formando un ángulo de 90 grados respecto al tronco.
  • Primera fase de tensión-relajación. Consiste en tensionar y relajar diferentes músculos, sosteniendo unos 10-15 segundos tanto la tensión como la relajación. En este ejemplo nos centraremos en cuatro grupos musculares (cabeza, tronco, brazos y piernas).
  1. Rostro:   a) Frente: fruncir el ceño fuertemente y, luego, relajarlo lentamente.  b) Ojos: cerrarlos, apretándolos y notando la tensión en los párpados y, luego, aflojar. c) Labios y mandíbula: apretar labios y muelas y relajar, dejando la boca entreabierta, separando los dientes y dejando la lengua floja.
  2. Cuello y hombros: a) Cuello: bajar la cabeza hacia el pecho, notando la tensión en la parte posterior del cuello. Relajar volviendo la cabeza a la posición inicial, alineada con la columna. b) Hombros: inclinar ligeramente la espalda hacia adelante llevando los codos hacia atrás, notando la tensión en la espalda. Destensar retornando la espalda a su posición original y reposando los brazos en las piernas. c) Brazos y manos: con los brazos en reposo sobre las piernas, apretar los puños, notando la tensión en brazos, antebrazos y manos. Para destensar, abrir los puños y reposar los dedos en las piernas.
  3. Abdomen: tensar los músculos abdominales, “metiendo barriga” y luego, relajarlos.
  4. Piernas: estirar una pierna levantando el pie y llevándolo hacia arriba y los dedos hacia atrás, notando la tensión en toda la pierna: trasero, muslo, rodilla, pantorrilla y pie. Relajar lentamente, volviendo los dedos hacia adelante y bajando la pierna hasta reposar la planta del pie en el suelo. Repetir con la otra pierna.
  • Segunda fase: consiste en repasar mentalmente todos los grupos musculares y comprobar si realmente están relajados y, si es posible, relajarlos aún más.
  • Tercera fase de relajación mental. Nos centramos en la consciencia del estado de calma.

Una vez vista esta relajación, ya puedes empezar a practicar. ¡Ánimo!

Fuentes de datos: https://webs.um.es/palopez/miwiki/lib/exe/fetch.php?media=jacobson.pdf

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Mindfulness para empresas

El ámbito laboral se está convirtiendo en un polo de atención de la práctica de Mindfulness, debido al impacto positivo que produce tanto a nivel…

Los peligros del Mindfulness

Si escribimos la palabra “Mindfulness” en el buscador, nos aparecen millones de resultados. Y es que desde hace algunos años este concepto tiene revolucionado a…