resignacion

Deja de resignarte y lucha por aquello que sí se puede cambiar

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

16 marzo, 2020

Aunque creas que conoces el significado de la palabra “resignación” muy bien, alomejor no es así. Y es que muchas veces “resignación” se confunde con el término aceptación.

Definición

La resignación es aceptar un hecho, una situación, algo que nos ha pasado y/o que nos está ocurriendo, sin actuar ni hacer nada para cambiarlo cuando sí hay posibilidad de cambio. Puede que la resignación llegue a la persona cuando cree que por mucho que se esfuerce, de nada va a servir ya que cree que la situación es irremediable o también es posible que la resignación llegue ante el cansancio, la falta de ganas y desmotivación de la persona.

Por lo tanto es importante no confundir aceptación, con resignación y es que para nada son sinónimos.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Autoestima y Confianza

Apúntate y descubre técnicas para aumentar la autoestima mediante las fortalezas.

Recibir Regalo

Diferencias entre resignación y aceptación

Aunque ambos términos se parezcan, y en ocasiones se puedan solapar, hay varias diferencias muy importantes entre ellos:

  1. Cuando aceptamos pasamos página de una forma sana, mientras que cuando nos resignamos, nos quedamos anclados y es muy probable que haya dolor: Pongamos por ejemplo el fallecimiento de un ser querido, ante este hecho que es irremediable, inamovible y que no se puede modificar, la aceptación llegaría cuando la persona, una vez aceptada la pérdida, supera el duelo de manera satisfactoria y lo integra en su día a día. Por el contrario, ante el mismo hecho, la resignación es sentirse [email protected], [email protected], [email protected], con ira… sin ser capaz de admitir de una forma sana lo que ha ocurrido, quedando así la persona atrapada en el proceso y con dolor.
  2. Aceptar es respetar, mientras que resignarse es luchar: Ante las diferencias que podemos sentir cuando nos topamos con alguien que piensa diferente a nosotros, el respeto sólo llega con la aceptación.
  3. Aceptar implica movimiento, mientras que resignarse lleva a la pasividad: Para entenderlo este punto mejor, mira este ejemplo, Carlos lleva más de 20 años trabajando en la misma empresa, sin promocionar, sin ninguna revisión de sueldo, haciendo cada día exactamente lo mismo e inmerso en una zona de confort que le encantaría traspasar, pero sin hacer absolutamente nada. Carlos vive resignado a esa situación y totalmente pasivo porque entiende que, haga lo que haga, su situación es así ya que es lo que le ha tocado vivir. Otra cosa muy diferente sería aceptar la situación, pero hacer acciones y moverse en busca del cambio.  
  4. Aceptar es aprender y resignarse es equivocarse y nada más: Cuando vivimos una situación complicada y parte de la culpa de ello es de la persona, tener la capacidad de pasar página y aprender de los errores sólo es posible si hay aceptación. Mientras que quien se resigna, sólo es capaz de ver lo malo y lo negativo, con la incapacidad por tanto de aprender de sus propios errores y de extraer conclusiones útiles y valiosas para un futuro cercano.
  5. La persona que se resigna se convierte en víctima, la persona que acepta es el responsable de su vida y de sus circunstancias: Cuando alguien asume que lo que le está pasando no se puede cambiar y se resigna y “se deja hacer” está asumiendo el papel de víctima, sin serlo en realidad. Por el contrario, cuando te esfuerzas por cambiar ciertas cosas y aceptas la situación y coges la sartén por el mango, ahí de víctima nada, te conviertes en el responsable principal y protagonista de lo que venga después.

Preguntas frecuentes

  • ¿Estás muy [email protected] en tu puesto de trabajo, saturado de tus tareas diarias, pero crees que por mucho que te esforzaras todo sería inútil y no habría ningún cambio para ti?
  • ¿No eres capaz de aceptar y pasar página de aquello que pasó en tu pasado y sientes que una parte de ti se quedó allí y eso te sigue amargando?
  • ¿Estás cansado o cansada de resignarte por todo lo que te ocurre y no eres capaz de tomar la iniciativa, ni de tomar medidas para hacer algo a tu alrededor?
  • ¿Tu manera de afrontar las circunstancias que te rodean es de absoluta pasividad, pero crees que ha llegado el momento de aprender nuevas formas de afrontamiento que incluyan el movimiento?
  • ¿Resignado a que no haya ningún cambio importante en tu vida, mientras observas de manera pasiva que en las vidas de tus personas más cercanas sí pasan cosas divertidas, diferentes y sorpresivas?
  • ¿Quieres cambiar tu “cara de resignación” habitual por la de una persona positiva, inquieta, curiosa y activa?

Si crees que tu forma habitual de afrontar las situaciones más difíciles con las que te has tenido que topar es la resignación y no la aceptación, quizá es el momento de que empieces a trabajar esto en un proceso terapéutico individual psicológico para dejar atrás el papel de víctima y empezar a ser el o la responsable de lo que te ocurra a partir de ahora.

Con ayuda de la Psicología Positiva, el psicólogo experto que te acompañe te enseñará estrategias y herramientas para incorporar la aceptación en tu realidad habitual y que adquieras una actitud activa, evitando el bloqueo y sin dolor innecesario.

Conoce a nuestros psicologos online para solicitar la primera cita de orientación sin compromiso en la que te explicaremos y te daremos más información en el caso de que empieces una terapia con nosotros.

Ha llegado tu momento, deja de resignarte continuamente por todo, quita esa cara de resignación y ¡muévete de una vez!

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Rasgos de personalidad

¿Qué sabes de la personalidad?, ¿has oído hablar del “big five” o de los 5 grandes?, ¿crees que los rasgos de personalidad nos acompañan desde…

Adicción a las nuevas tecnologías

No es la primera vez que hablamos de adicciones en el blog, y mucho me temo que no será la última; ya lo hemos hecho…