Asertividad: Estoy en mi derecho de decir y expresar lo que quiero y también lo que no quiero

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

11 mayo, 2020

Hay quienes consideran que asertividad y habilidades sociales son términos sinónimos, sin embargo esto no es del todo cierto.

Las habilidades sociales y más concretamente la asertividad son habilidades básicas para relacionarnos con el mundo y con el resto de personas que lo componen. Cada persona es diferente de otra y es normal que la manera de pensar y los puntos de vista, intereses y formas de ver el mundo sean distintos. De aquí que surjan de manera habitual los conflictos interpersonales.

Cuando la asertividad no la tenemos lo suficientemente desarrollada surgirá la frustración y la insatisfacción.

Qué es

La asertividad hace referencia a las conductas, comportamientos y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno, sin agredir, ni por supuesto ser agredido.

Se ha demostrado que la respuesta asertiva es efectiva en el tratamiento de la depresión, de la ansiedad y del estrés provocado por las relaciones interpersonales. Y es que la asertividad nos ayuda a respetar a los demás, y por ende a nosotros mismos.

Con un ejemplo concreto lo vamos a entender muchísimo mejor:

“Una chica está sentada en frente de su novio en un restaurante en el que van a cenar. Cuando el camarero les trae lo que han pedido, la chica se da cuenta de que su copa para el vino está sucia, tiene marcas de pintura de labios de otra persona. En ese momento la chica puede:

  1. No decir nada y utilizar la copa sucia, aunque a disgusto y sin sentirse cómoda durante toda la cena.
  2. Expresar lo ocurrido de manera escandalosa, enfadándose de forma exagerada.
  3. Comentarle al camarero lo sucedido y pedirle de manera educada que por favor le cambie la copa.”

Parece bastante evidente que la respuesta asertiva es la c)

Ser asertivo no viene impreso en nuestro ADN como ocurre con nuestro color de ojos o con el color de la piel, no, la persona lo va aprendiendo a través de la práctica y de su experiencia diaria.

Por tanto, ser asertivo no significa querer llevar siempre la razón, su significado hace referencia a expresar nuestras opiniones y puntos de vista, sean estos correctos o no, incluso aunque estemos equivocados.

Como ser más asertivo

Ya hemos comentado más arriba que la asertividad se puede entrenar, de hecho cada día más personas recurren a procesos de terapia individual para aprender estrategias y técnicas para esto y trabajar y mejorar su asertividad.

Aquí vamos a ver varias características fundamentales en el entrenamiento de la asertividad:  

  • Enseñar a la persona que todos tenemos derecho a defender nuestros derechos ante situaciones que a todas luces son injustas
  • Enseñar a la persona que tiene derecho a interrumpir a su interlocutor para pedir una explicación.
  • Enseñar a la persona que tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional cuando lo necesite.
  • Enseñar a la persona que tiene derecho a decir "NO".
  • Enseñar a la persona que tiene derecho de decidir cuándo prestar ayuda a los demás y cuándo no.

Hay varios métodos de entrenamiento asertivo, aquí te dejamos la estructura de un posible entrenamiento dividido en 6 etapas:

  1. Identificar los estilos básicos de comunicación interpersonal. La función de esta etapa es distinguir entre cada uno de los estilos, reconociendo la mejor forma de actuar de acorde con el estilo asertivo. Nos ayudará también a reconocer nuestros errores en este ámbito.
  2. Identificar las situaciones en las cuales queremos ser más asertivos. Se trata de identificar en qué situaciones fallamos, y cómo deberíamos actuar en un futuro. Se analiza el grado en que nuestra respuesta a las situaciones problemáticas puede hacer que el resultado sea positivo o negativo.
  3. Describir las situaciones problemáticas. Se trata de analizar las situaciones en términos de quién, cuando, qué y cómo interviene en esa escena, identificando nuestros pensamientos negativos y el objetivo que queremos conseguir.
  4. Escribir un guion para el cambio de nuestra conducta. Es un plan escrito para afrontar la conducta de forma asertiva. Aquí se intenta poner por escrito las situaciones problema y clarificar lo que queremos conseguir.
  5. Desarrollo de lenguaje corporal adecuado. Se dan una serie de pautas de comportamiento en cuanto a lenguaje no verbal (la mirada, el tono de voz, la postura, etc.), y se dan las oportunas indicaciones para que la persona ensaye ante un espejo.
  6. Aprender a identificar y evitar las manipulaciones de los demás. Dar una serie de técnicas para resistirnos al influjo de los demás.             

Ejemplos

Hay muchas técnicas para aprender a como ser asertivo y que sabemos que funcionan. Vamos a ver aquí cinco muy conocidas:

  • Técnica del disco rayado. Consiste en repetir insistentemente las frases de nuestras solicitudes. “Entiendo, pero no me interesa... le he comprendido pero no lo voy a comprar...quizá, pero aún no sé si lo quiero...
  • Técnica del sándwich. Consiste en expresar una crítica, una oposición o una negativa de tal forma que la persona no la reciba mal, sino todo lo contrario, de una forma positiva:
  • Expresar un halago, piropo, cumplido y/o elogio sincero sobre la otra persona. “La verdad es que es un proyecto muy ilusionante y atractivo y siempre que hemos colaborado juntos ha sido una gran experiencia”
  • Comunicar la crítica, la oposición o la negativa. “pero ahora mismo tengo la agenda repleta con otras tareas de otros clientes”
  • Terminar con un mensaje o una propuesta positiva. “¿qué tal si se lo propones a María? Seguro que ella lo lleva a cabo de la misma manera o incluso mejor que yo.
  • Repetir lo que siente la otra persona. Se repite lo dicho por la otra persona, sin mostrar acuerdo alguno en lo que se dice. "Ya sé que para ti es muy importante que te preste dinero, pero…"
  • Interrogación negativa. Es útil para conocer algo de los sentimientos o ideas de los demás, facilitando la comunicación cuando la otra persona nos critica. “¿Qué tiene de malo que haga ese viaje?, ¿qué defecto en concreto le encuentras a esa persona?, ¿qué te molesta de mi forma de hablar”
  • Admitir ignorancia. Se trata de hacer evidente, en vez de disimular, que no conocemos o recordamos algo. Es ideal hacerlo con sinceridad, naturalidad y sin mostrar sumisión, ni agresión.

Si consideras tras leer el artículo que deberías mejorar tu asertividad y ser capaz de decir que no y no dejarte manipular, no dejes de dejar que te ayudemos desde el IEPP. Tenemos expertos en habilidades sociales y más en concreto, en asertividad con los que puedes entrenarla. Si quieres saber más, pide una primera sesión de orientación gratuita con uno de nuestros psicólogos online en la que te explicaremos sin compromiso cómo sería ese proceso.

5 1 vote
Valoración

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
2 Comments
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Ds*
Ds*
14 mayo, 2020 7:05 pm
Valoración :
     

¿El ejemplo utilizando la técnica del Sándwich cómo sería? Gracias de ante mano.

También te puede interesar

Compasión: la imposibilidad de sentir el sufrimiento como ajeno

Cada vez que has ayudado a alguien a levantarse después de una caída, o que has donado algún tipo de material a personas desfavorecidas, si…

Nostalgia, cualquier tiempo pasado NO fue mejor

¿Cuántas veces tras escuchar esa canción que fue tan importante para ti en ese momento de tu vida, te han entrado muchas ganas de llorar…