La ansiedad

La Ansiedad: Síntomas, Causas, Prevención y Tratamiento

Dafne Cataluña Dafne Cataluña (Psicólog@)

28 septiembre, 2022

Molestias de estómago, problemas para dormir, palpitaciones, sensación de mareo, presión en el pecho, temblor de piernas… ¡¡AN-SIE-DAD!!

¿Quién no ha sentido en alguna ocasión ansiedad? Quién esté libre de pecado, que tire la primera piedra… Una servidora, seguro que no… 😉

El problema de salud mental más frecuente en España son los trastornos de ansiedad, que afectan al 6,7% de la población (8,8% en mujeres, 4,5% en hombres).

Hoy en el blog vamos a hablar de ella, de qué es exactamente la ansiedad, cómo se puede presentar, qué tipos de ansiedad existen y qué podemos hacer para sentirnos mejor si nos toca convivir con ella.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta común y universal en el ser humano, que nos afecta a todos.

Cuando hablamos de ansiedad, estamos hablando de un sistema de alarma biológico que nos avisa de posibles peligros. A priori la ansiedad no es negativa, es un recurso anticipatorio que nos prepara para afrontar posibles situaciones amenazantes evocando una respuesta de acción. 

  • La ansiedad funcional nos advierte de que pueden ocurrir ciertas cosas y nos prepara para afrontarlas con los recursos disponibles.
  • La ansiedad se convierte en disfuncional cuando se activan las alertas en momentos donde realmente no existe un peligro, cuando el estado de alerta es constante o cuando nuestra visión solo está centrada en aquello que puede llegar a suceder con una tendencia catastrofista.

Con frecuencia la ansiedad, en lugar de prevenirnos o prepararnos ante el peligro, nos lleva a estar continuamente vigilantes llevándonos al agotamiento o a diferentes sintomatologías.

¿ESTRÉS Y/O ANSIEDAD?
La ansiedad y el estrés son un problema mundial
Certifícate como Experto en Mindfulness para enseñar a meditar y potenciar el manejo emocional
¿ESTRÉS Y/O ANSIEDAD?
La ansiedad y el estrés son un problema mundial
Certifícate como Experto en Mindfulness para eneseñar a metidar y potenciar el manejo emocional

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Los síntomas de la ansiedad pueden ser muchos y muy variados y es que la ansiedad puede aparecer de mil millones de maneras diferentes en nuestro cuerpo. Es como si le encantase disfrazarse y camuflarse para pasar desapercibida.

Por este motivo, en ocasiones es complicado detectarla, diagnosticarla e identificarla.  Por ello, es importante que aprendas a detectarla. Mira bien estos síntomas:

Síntomas físicos

  • Inquietud, nerviosismo, tensión: muchas veces  la tensión invade el día a día, haciendo que sea imposible relajarte, desconectar y disfrutar de las cosas como lo hacías antes.
  • Cansancio y agotamiento, tanto físico como mental.
  • Dificultades para respirar con normalidad y de manera profunda. Respiración rápida y superficial. Esta respiración se da con la parte torácica, cuando llevamos el aire hacia los hombros y utilizamos únicamente  la parte alta de los pulmones, respirando más oxígeno del que consumimos e hiperventilando.
  • Hormigueo, cosquilleo en las manos u otras extremidades.
  • Palpitaciones, taquicardia, sudoración excesiva.
  • Alteraciones del sueño: dificultades para quedarte dormido o conciliar el sueño porque no paran de asaltarte preocupaciones. Insomnio prolongado. Si te cuesta mucho dormir, lee nuestro artículo sobre los problemas de insomnio.
  • Problemas gastrointestinales. Dolor de estómago, angustia, ganas de vomitar.

Síntomas cognitivos y emocionales

  • Gran preocupación y miedo constante, sintiendo que no puedes hacer frente a la cantidad de  pensamientos negativos que surgen en tu cabeza.
  • Sensación de no tener el control de lo que está ocurriendo y va a pasar.
  • Irritabilidad por tener que hablar con otras personas (reuniones de trabajo, hablar en público, asistir a una fiesta…).
  • Pensar de manera frecuente sobre hechos negativos que ocurrieron en tu vida interfiriéndote en el presente.
  • Dificultades para concentrarse, para mantener la atención y fallos de memoria.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Inseguridad.
  • Sentimientos de tristeza frecuente y/o mal humor constante.
  • Autoestima baja. No te valoras lo suficiente. Piensas que  nunca haces las cosas bien o como deberías. Te comparas constantemente con el resto de personas de tu alrededor y el resultado de esas comparaciones nunca te favorece. Te dejamos aquí más información sobre la autoestima.

Síntomas conductuales

  • Evitación de situaciones: evitación de situaciones para no enfrentarse a ellas (no montar en ascensor, no acudir a reuniones sociales, etc.).
  • Pérdida de autonomía: no querer salir de casa si no es acompañado/a, no viajar en avión, etc.
  • Problemas de la conducta alimentaria: desaparición del apetito o atracones repetitivos por ansiedad. Si en ocasiones, te has visto asaltando la nevera o la despensa a modo de atracón, fuera de control, no dejes de leer nuestro artículo sobre la ansiedad por comer.
  • Dificultades en las relaciones sexuales. Pérdida del apetito sexual. Inapetencia.

Principales causas

No existe una única causa para que desarrollemos ansiedad. De hecho es un tema que genera mucho interés en las investigaciones científicas actuales. Es una mezcla, suma e interacción de múltiples factores, entre los que están:

  • Factores genéticos. La carga genética heredada es importante.
  • Factores neurobiológicos.
  • Factores ambientales.
  • Rasgos de personalidad: estilo de pensamientos, recursos de afrontamiento, etc. Aquí la psicoterapia y trabajarlo en terapia con un profesional ayudará mucho.
  • Acontecimientos vividos estresantes. Situaciones complicadas de gestionar y que cursen con mucho dolor.
  • Nuestro estado de salud.
  • Medicación que estemos tomando.

¿Quieres conseguir manejar mejor las emociones y aprender a limpiar la mente de tanto ruido? Descubre más sobre nuestro curso online de mindfulness.

Señales de alarma

Es importante saber diferenciar las características generales de la ansiedad de sus límites patológicos. Las siguientes señales de alarma nos pueden ayudar a discriminar cuándo es el momento de pedir ayuda a un/a profesional sanitario (psicólogo/a sanitario/a o médico/a de cabecera):

  • Cuando el estado de ansiedad se repite sin una causa justificada y sin avisar.
  • Cuando los síntomas cada vez son mayores.
  • Cuando sentimos que no tenemos el control sobre nuestro cuerpo.
  • Cuando tememos que vuelva a aparecer.
  • Cuando la ansiedad y el estrés afectan de forma negativa al área personal, laboral y social.
  • Cuando se vuelven crónicos, manteniéndose en el tiempo de forma prolongada.
  • Cuando interfieren con tu vida y te impiden realizar tus tareas y obligaciones diarias.
  • Cuando aparecen ataques de pánico.

En el IEPP somos especialistas en el tratamiento de la ansiedad y podemos ayudarte, en el apartado de terapia, puedes solicitar una primera entrevista gratuita en la que te explicaremos las condiciones para empezar un proceso psicológico con uno de nuestros psicólog@s.

¿Cómo prevenir la ansiedad?

En muchas ocasiones no tenemos que esperar a encontrarnos realmente mal para actuar, podemos aprender, poniendo en práctica sencillos hábitos, a prevenir la ansiedad.

Aquí te dejo cositas que ayudan si lo hacemos de manera frecuente y si lo implantamos en nuestra rutina semanal.

  • Aprende a escuchar a tu cuerpo: date las horas de sueño que necesites, cuida tu alimentación, practica deporte de manera regular, establece esos descansos que sabes que necesitas.
  • Realiza actividades que fomenten tu creatividad y bienestar personal: hacer caminatas, pintar, escribir, aprender a tocar un instrumento musical, practicar yoga/relajación, asistir a charlas que te interesen, etc. Mantener al cerebro sorprendido es un gran factor de neuro-protección.
  • Date un baño de naturaleza siempre que puedas y escápate al bosque, a la montaña o a la playa para reconectar contigo y con el silencio.
  • Fortalece el músculo de la atención: Practicar mindfulness nos ayuda a estar más atentos y reducir nuestros niveles de estrés. Aprende con este articulo a adentrarte en el Mindfulness.
  • Organízate, prioriza y aprende a delegar. No todo es igual de urgente. Recuerda que la perfección no existe.
  • Desarrolla tu inteligencia emocional. Conocer y entender nuestras emociones y aprender a decir "no" es un arte que nos lleva a tener mayores niveles de bienestar. Lee más en este post sobre Inteligencia Emocional.
  • Trátate exactamente igual de bien como lo harías con  tu mejor amigo/a. Sé amable contigo/a mismo/a.
  • Utiliza el humor y una actitud positiva. Relativiza. No todo es tan importante, ni nadie es imprescindible.
  • Busca el apoyo, la complicidad y conexión de tus seres queridos, tanto familiares como amigos, fomentando esos vínculos. Las relaciones sociales y familiares sanas son fundamentales.

Tipos de ansiedad

La ansiedad desadaptativa o disfuncional puede dar lugar a diferentes trastornos, que se pueden clasificar según sus características principales: 

Ansiedad generalizada

Ansiedad y preocupación excesiva en torno a múltiples situaciones. Se trata de una ansiedad no muy intensa, pero continua y ante cualquier factor mínimamente estresante.

Agorafobia

Miedo y ansiedad ante un número elevado de situaciones donde escapar pueda ser difícil o embarazoso. En casos extremos, puede relegar a una persona a no salir de su casa durante un largo periodo de tiempo.

Fobia específica

Miedo y ansiedad intensos ante situaciones u objetos concretos, como insectos, sangre, alturas, etc.

Ansiedad social

Temor persistente a situaciones de exposición social por miedo a ser analizados por los demás. Aparece una intensa vergüenza a ser valorado negativamente por los demás o a sentirse humillado.

Pánico

Se caracteriza por ataques de pánico de extrema ansiedad, inesperados, recurrentes y de duración breve. Entre crisis y crisis, el paciente suele presentar una elevada preocupación e intenso temor a que se repita el ataque de ansiedad.

Ansiedad por separación

Malestar excesivo y recurrente por la separación de las figuras de apego o del hogar. Más frecuente en niños y niñas.

Tratamiento de la ansiedad

En muchas ocasiones no tenemos que esperar a encontrarnos realmente mal para actuar, podemos aprender a prevenir la ansiedad poniendo en práctica sencillos hábitos:

  • Aprende a escuchar a tu cuerpo: date las horas de sueño que necesites, cuida tu alimentación, practica deporte de manera regular, establece esos descansos que sabes que necesitas.
  • Realiza actividades que fomenten tu creatividad y bienestar personal: hacer caminatas, pintar, escribir, aprender a tocar un instrumento musical, practicar yoga/relajación, asistir a charlas que te interesen, etc. Mantener al cerebro sorprendido es un gran factor de neuro-protección.
  • Fortalece el músculo de la atención: Está demostrado que la práctica de mindfulness reduce los niveles de estrés y ansiedad. 
  • Libérate de la autoexigencia y el autocontrol. Organízate, prioriza y aprende a delegar. No todo es igual de urgente. Recuerda que la perfección no existe. 
  • Busca el apoyo, la complicidad y conexión de tus seres queridos, tanto familiares como amigos, fomentando esos vínculos. Las relaciones sociales y familiares sanas son fundamentales.
  • Aprende a identificar y a usar tus fortalezas personales: Algo fundamental que nos aporta la Psicología Positiva es el trabajo con fortalezas: descubrirlas nos lleva a conocer lo que funciona, lo que ya tenemos y es auténtico, lo que nos hace destacar y lo que nos da energía. Un uso equilibrado de las fortalezas es un factor de protección frente a la ansiedad.

El primer paso para tratar la ansiedad es que aprendas a identificarla y conocerla. Conocer y entender nuestras emociones es un arte que nos lleva a tener mayores niveles de bienestar.

De la misma manera tenemos que aprender a observar a nuestro cuerpo, sus sensaciones… Las técnicas de relajación, respiración y mindfulness serán de gran ayuda. 

¿Quieres conseguir manejar mejor las emociones y aprender a limpiar la mente de tanto ruido? Si además te gustaría poder trasladar los beneficios del Mindfulness a tu entorno profesional, en el IEPP disponemos del Título de Experto en Mindfulness, Gestión emocional y Psicología Positiva, en el que encontrarás  herramientas específicas, explicadas paso a paso, y aplicables a distintas edades y entornos de trabajo.

Dafne Cataluña
Dafne Cataluña

Licenciada en psicología y fundadora del IEPP en el año 2010. Desde entonces ha formado a cientos de profesionales en Psicología Positiva Aplicada, ha impartido conferencias y realizado actividades de divulgación como coordinadora del grupo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

4.8 13 votes
Valoración
guest
23 Comments
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Niria
Niria
23 agosto, 2019 12:01 pm
Valoración :
     

Me parece buena la información. Gracias

Ana Sánchez
Ana Sánchez
23 agosto, 2019 12:22 pm
Valoración :
     

Gracias por el post!! A veces nos olvidamos de escucharnos y observar nuestras necesidades! Hay que tomar nota 😉

Roque Gutierrez
Roque Gutierrez
23 agosto, 2019 12:24 pm
Valoración :
     

Durante 2016, los directivos de mi empresa hemos iniciado un proceso de coaching ejecutivo con una consultora RRHH, en particular, la misma que nos imparte los cursos para empresas – formación bonificada – de habilidades. En ese itinerario, el coach, una de las cosas que más me ha recalcado y en la que estamos trabajando es en la escucha activa.

Frank
Frank
23 agosto, 2019 12:26 pm
Valoración :
     

Muy buen test. Mil gracias

Sonia Castro
Sonia Castro
Admin
Reply to  Frank
28 agosto, 2019 1:57 pm

Hola Frank, muchas gracias por tu feedback. Un abrazo

Lola Ropero
Lola Ropero
23 agosto, 2019 12:26 pm
Valoración :
     

Por fin una perspectiva constructiva! Un artículo muy interesante.

Sonia Castro
Sonia Castro
Admin
Reply to  Lola Ropero
28 agosto, 2019 1:56 pm

Hola Lola, nos alegra mucho que te guste y que te resulte interesante. Un abrazo

También te puede interesar

Mindfulness y reducción de bajas laborales

Ya hablamos en nuestro post “El coste real de la negatividad y el estrés laboral” de la cantidad de bajas laborales provocadas por estrés y…

Estrés saludable: cuando sentir estrés es una ventaja

Ya hemos hablado en otros posts sobre el estrés, un estado emocional que sufre gran parte de la población en algún momento de su vida…