agorafobia

Agorafobia, cuando salir de casa se torna imposible

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

6 agosto, 2020

"María seguía un tratamiento farmacológico desde hacía cinco años por problemas de ansiedad. En el momento en que acudió a terapia para recibir tratamiento tenía 21 años y presentaba agorafobia con crisis de angustia desde hacía un año. Informó que se encontraba seriamente incapacitada a causa de su evitación fóbica y el temor constante a tener nuevas crisis de angustia."

Sus miedos fundamentales eran los medios de transportes, los lugares concurridos, el miedo a la multitud, los espacios abiertos y amplios, el ascensor, fobia a mucha gente y los lugares elevados.

María relató que el primer episodio de pánico le ocurrió con su novio hacía aproximadamente un año cuando ambos tuvieron que correr para conseguir subir a un tren que estaba a punto de salir. Al final consiguieron llegar a tiempo, se sentaron y en ese instante María comenzó a sentir palpitaciones, sudoración, sequedad de boca, temblores y sensación de ahogo, rápidamente bajaron del tren y desde entonces no había vuelto a utilizar este medio de transporte.

Otro episodio parecido le sucedió estando en el coche con unos amigos. Desde entonces María comenzó a evitar el coche en la medida de lo posible, o sólo consentía subir siempre y cuando tuviera la seguridad de que podría parar en caso de necesidad y se utilizaran las carreteras comarcales en lugar de las autopistas.

Otro ataque de pánico le sucedió estando en las fiestas de su pueblo en una plaza de toros mientras subía unas escaleras muy concurridas para llegar a las gradas, se repitieron los síntomas y tuvo que escapar de la situación. Desde este episodio, los lugares amplios, abiertos, concurridos y elevados, eran evitados por ella siempre que era posible.

En cuanto al miedo y la evitación del ascensor, María relató que todo comenzó cuando empezó  a  pensar que podría tener un episodio parecido si subía, así estuvo una semana sin utilizar el ascensor hasta que se obligó a intentar subir en él y efectivamente tuvo una crisis de pánico. Desde entonces no había vuelto a subir en ningún ascensor.”

Significado

La agorafobia se trata de un miedo excesivo a encontrarse en lugares en los que no se puede escapar fácilmente, o en los que no se recibiría ayuda o asistencia en caso de padecer un ataque de pánico.

La agorafobia es coloquialmente entendida como miedo a los espacios abiertos, pero ¡cuidado! porque en realidad esto no es cierto, y es que por culpa de películas, series o novelas se ha extendido esta definición de la agorafobia y la realidad es otra.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Psicología Positiva

Apúntate y aprende técnicas para mejorar el bienestar psicológico.

Recibir Regalo

Síntomas

Los síntomas típicos de la agorafobia comprenden el miedo a:

  • Salir de casa solo y estar solo fuera de casa
  • Multitudes, estar en lugares con mucha gente
  • Teatros, restaurantes, centros comerciales, iglesias
  • Espacios cerrados como ascensores, tiendas pequeñas
  • Viajar en transportes públicos (metro, tren, autobús, avión, automóvil)
  • Conducir en autopistas.
  • Estar sobre un puente.
  • Hacer cola o esperar en una fila.
  • Estar sentado en la silla del dentista o de la peluquería.

Estas situaciones causan ansiedad porque temes no poder escapar o encontrar ayuda si comienzas a sentir pánico o a tener otros síntomas incapacitantes.

Además:

  • El miedo o la ansiedad casi siempre derivan de la exposición a la situación.
  • El miedo o la ansiedad son desproporcionados con respecto al peligro real de la situación.
  • El miedo es reconocido por el propio sujeto como excesivo.
  • Se evita la situación temida, o si se enfrenta a ella se necesita que una persona acompañe pero se vive con tremenda angustia.
  • En general, la evasión y la fobia perduran un tiempo de seis meses o más.

La agorafobia suele ir acompañando al trastorno de pánico, aunque también puede existir sin él. Por lo que se puede diagnosticar:

  • Trastorno de pánico con agorafobia
  • Trastorno de pánico sin agorafobia
  • Agorafobia sin historia de trastorno de pánico

Causas

Como es habitual y como ocurre en otros trastornos psicológicos, no podemos hablar de una única causa definida como factor desencadenante de la agorafobia, lo habitual es encontrar una serie de factores que influyen en la aparición y en el desarrollo de la agorafobia.

La agorafobia puede comenzar en la niñez, aunque esto no es lo habitual y es que suele manifestarse por lo general en la edad adulta, antes de los 35 años. Y a las mujeres se les diagnostica agorafobia de manera un poco más frecuente que a los hombres.

Como factores desencadenantes encontramos:

  • Si en tu familia hay personas que han sufrido o sufren de agorafobia, es más probable que la puedas experimentar.
  • Si ya sufres de algún tipo de trastorno de pánico u otras fobias, serás más propenso a sufrir agorafobia.
  • Si te reconoces como una persona ansiosa o nerviosa de manera habitual.
  • Factores psicosociales o eventos estresantes como la muerte de un ser querido o haber sufrido de maltrato.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Descargar Ejercicios

Prevención

Prevenir siempre es importante de cara a proteger, así que como sí sabemos que la ansiedad tiende a aumentar en la medida en que se evitan las situaciones a las que se temen, una buena estrategia de prevención es no evitar estos estímulos y trabajar la ansiedad con técnicas de relajación o practicando Mindfulness.

Tratamiento

En el caso de la agorafobia, la mejor fórmula de tratamiento es principalmente la psicoterapia acompañada si llega a ser necesario de un tratamiento psicofarmacológico, principalmente para reducir los niveles elevados de ansiedad.

La psicología pone a tu disposición las psicoterapias y las terapias de afrontamiento, con las que es posible reformar tus creencias respecto a los miedos y  podrás aprender cómo enfrentar situaciones a las que les temes.

El terapeuta te acompañará en un proceso en el que te ayudará a identificar los riesgos reales de peligro.

En resumen para la agorafobia es importante buscar ayuda de familiares y amigos, especialmente en momentos de crisis, buscar tratamiento ante las primeras sensaciones y pensar en la posibilidad de obtener tratamiento de mantenimiento a largo plazo, para evitar una recaída de síntomas.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Rasgos de personalidad

¿Qué sabes de la personalidad?, ¿has oído hablar del “big five” o de los 5 grandes?, ¿crees que los rasgos de personalidad nos acompañan desde…

Adicción a las nuevas tecnologías

No es la primera vez que hablamos de adicciones en el blog, y mucho me temo que no será la última; ya lo hemos hecho…