emdr terapia

EMDR: libera de una vez por todas tu pasado

Sonia Castro Sonia Castro (Psicólog@)

12 agosto, 2022

Elena tiene 39 años, desde que falleció su padre, hace ya dos años y medio, ella tiene muchas pesadillas, es consciente de que no se encuentra bien y considera que el trauma que arrastra desde esa experiencia tan desagradable, le pasa factura y por su cuenta nota que no logra aceptarlo y superarlo. 

Elena siempre ha confiado mucho en la psicología y hace tres semanas que ha empezado un proceso nuevo de terapia individual con EMDR que ella desconocía porque su íntima amiga Laura le recomendó un terapeuta experto en ello con muy buenas opiniones y referencias de  otros pacientes. 

Elena lleva poquitas sesiones todavía, pero la valoración que hace por el momento es que está encantada. 

Qué es

El EMDR surgió en la década de los 80, llegó de la mano de la psicóloga Francine Shapiro que podemos identificar como su creadora y está avalado por la comunidad científica, por la OMS y por determinados organismos más concretos y específicos. Su número de adeptos y seguidores aumenta de manera exponencial con el paso de los años. 

El EMDR (desensibilización y reprocesamiento por los movimientos oculares) es una técnica concreta que consiste en trabajar el procesamiento de experiencias vitales adversas y traumáticas, fobias, ataques de pánico, duelos patológicos, vivencias de desastres naturales, etc., a través de procedimientos estructurados que incluyen movimientos oculares u otras formas diversas de estimulación bilateral.

Si quieres obtener más información sobre la agorafobia, mira este artículo en el que ya hemos hablado de ella.

¿No sabes en qué consiste la estimulación bilateral y cómo se puede llevar a la práctica? Las tres maneras habituales de hacerlo son: 

  • Visual: el paciente mueve los ojos de un lado al otro, de izquierda a derecha, guiado por la mano del terapeuta o por alguna máquina especial de luces.  Sólo han de moverse los ojos, sólo la mirada, la cabeza y el cuello han de mantenerse quietos, con un máximo de 40 movimientos en cada tanda. 
  • Auditiva: el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos. En la estimulación auditiva, se emplean tonos o música que llegan a través de unos cascos o auriculares. El terapeuta se ayuda de un dispositivo para regular  según cada paciente la velocidad, el volumen, el tipo y la intensidad.
  • Kinestésica: el terapeuta golpea suavemente y en forma alternada sobre los hombros, rodillas o manos del paciente. Este tipo de estimulación también se denomina “tapping”. 

La estimulación bilateral más utilizada y la más frecuente porque se ha mostrado que es la más útil, es la visual. 

De esta manera, una vez que se activa la estimulación bilateral en el paciente, se facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales, ayudando así al correcto procesamiento de la información y disminuyendo de esta manera la carga emocional.

Como he comentado más arriba, al tratarse de una técnica muy específica, el EMDR se puede aplicar por separado, en solitario y de manera exclusiva o también se puede utilizar junto con otras técnicas, dentro de un proceso terapéutico global.  

Por ejemplo, en un proceso de psicoterapia positiva o dentro de una terapia cognitivo conductual el EMDR tiene su espacio para el abordaje de traumas específicos.   

Funcionamiento: ¿en qué consiste?

El EMDR parte de la premisa que explica que en ocasiones al vivir y experimentar una situación o suceso desagradable, negativo e intenso, se puede producir un no correcto procesamiento de ello y que la información no se archive bien o incluso que se quede bloqueada. 

Sería como una especie de nudo o enredo en los recuerdos de esa experiencia, dentro de la red neuronal de la memoria, que a posteriori afecta a la calidad de vida de la persona, incapacitándola de manera muy intensa. 

El EMDR consigue desenredar el nudo, desbloquear o archivar de manera correcta y saludable la información, para que se integren bien todos los recuerdos y el trauma desaparezca.

¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad
¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad

Duración de tratamiento 

Lo primero, primerísimo de todo, es identificar y delimitar bien la experiencia o problema específico que queremos trabajar y que se convertirá en el centro y foco principal del tratamiento. 

El paciente tendrá que describir con la máxima claridad que pueda y dando todos los detalles posibles esa experiencia y elegir los puntos calientes, esto es, esas partes  o aspectos que más le angustien o que considere más importantes. 

De esta manera cuando el paciente empiece a imaginar y a visualizar la situación o experiencia, el terapeuta comenzará a guiar la estimulación bilateral, del tipo que sea, para que de esta forma, se active un procesamiento adecuado de la experiencia. 

Es muy importante que el paciente exprese o indique lo que le llega a la mente, lo que siente, lo que nota, lo que percibe y las sensaciones que experimenta, justo después de la estimulación bilateral: miedo, asco, frío, pena, dolor… 

Se ha de repetir el proceso hasta que el paciente exprese que ya no llegan a él o a ella sensaciones, emociones o pensamientos desagradables o negativos y sí empiece a relatar agradables: calma, paz, armonía, tranquilidad…  

Esto es, el objetivo final es conseguir que el paciente procese de nuevo la información sobre el incidente traumático, para que en esta ocasión sí sea un procesamiento adaptativo. 

La duración total del abordaje con EMDR dependerá de la complejidad de la situación o del trauma a trabajar, se podría llegar a trabajar en sólo cuatro sesiones un trauma simple o necesitar varios meses para abordar un trauma complejo, por lo que no se puede establecer ni garantizar un número fijo de sesiones. 

Muchos son los profesionales en salud emocional que se están especializando y formando en EMDR por sus beneficios, por la fama que tiene y por el éxito que arrojan sus intervenciones. 

En el IEPP por supuesto que también y es que dentro de nuestro equipo de terapeutas, son varios los compañeros y compañeras que han aprendido de los mejores y ya utilizan EMDR en sus sesiones si lo consideran necesario, dentro de nuestros procesos de psicoterapia positiva. 

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales y la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente redactora y creadora de contenido, comunicación interna, comunicación externa, medios y apoyo al departamento de RR.HH en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

La Importancia de la Salud mental

Índice1 Importancia de la salud mental2 Cómo cuidarla3 Deporte y salud mental Importancia de la salud mental El término salud mental, tras todo lo ocurrido…

Efecto Mandela, falsos recuerdos que consideramos reales

Si lees o escuchas el término Efecto Mandela, lo normal es que te venga a la mente la figura tan destacada e importante de Nelson…