tips para una mejor oratoria

Hablar en Público: Conoce las bases de una buena oratoria

Categoría: Comunicación Asertiva

“Tiene gracia que el considerado como uno de los padres de la oratoria, Demóstenes de Peania, fuera tartamudo.”

Cómo hablar en público es algo que se aprende, se trata de una habilidad que podemos desarrollar haciéndolo de manera más o menos adecuada. Uno puede aprender algo en cierta medida observando cómo lo hacen otros, leyendo o escuchando explicaciones de lo que es preciso hacer. Sin embargo, sólo los ejercicios y la práctica continuada y sistemática proporciona el dominio necesario para actuar con desenvoltura, seguridad y eficacia. Nadie aprende a hablar en público sin hablar en público. Se aprende, practicando.

¿Eres de los que cuando toca hablar en público disfrutas porque te gusta y disfrutas haciéndolo?, ¿O por el contrario si te puedes escaquear mucho mejor? Para cualquiera de ambos este artículo va a ser muy útil y es que en él vamos a desgranar qué es exactamente la oratoria, os vamos a dejar algunos consejos para mejorar la experiencia de hablar en público y también vamos a ver una lista de cosas a evitar si tienes que dar un discurso.

Definición de oratoria

La oratoria hace referencia al conjunto de técnicas, reglas o principios que nos permiten expresarnos con elocuencia y de manera más clara ante una audiencia determinada.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Hablar en Público y Asertividad

Sabrás cómo sacar partido a tu potencial gracias a tus fortalezas personales, maneja y domina tus pensamientos. Aprende paso a paso a conseguir sentirte mejor y pasar a la acción.

Recibir Regalo

  • La oratoria individual es cuando se hace uso de la palabra sin la participación de otra u otras personas.
  • La oratoria grupal se caracteriza por la presencia de dos o más personas hablando ante un público.

Por tanto la oratoria no se trata de hablar por hablar y para que me escuchen, no, la oratoria es y puede ser un arte si la utilizamos como herramienta de motivación, persuasión, información y/o entretenimiento.

9 Tips para Hablar en Público

A continuación te dejamos 9 técnicas, claves y/o estrategias que si las pones en marcha te ayudarán de cara a hablar en público. Toma nota 😉

Sencillez

Hazlo fácil. Los discursos complicados, enrevesados y complejos probablemente harán que la audiencia se pierda y la gente desconecte, perdiendo así el interés.

La gente captará una o dos de las principales ideas del total que expongas. Así que es importante que estos dos puntos principales sean muy claros y sencillos.

Trata de omitir el lenguaje confuso o con terminologías muy especializadas. Evita también las palabras vulgares.

Es recomendable utilizar metáforas que ayuden a recrear una idea en la mente de los asistentes y a mantener, al mismo tiempo, un discurso simple usando frases cortas.

Organización

Es fundamental que lo que quieras trasmitir, independientemente de lo largo o corto que sea el discurso, esté muy bien organizado. Lo normal es hacerlo por puntos: introducción, elementos centrales y conclusiones.

Lo bueno si breve, dos veces bueno

Evita los discursos y las exposiciones demasiado largas. No te enrolles en exceso o de lo contrario puedes llegar a aburrir al público.

¿Te gustaría formarte para dar el salto definitivo en tus presentaciones? Descubre nuestro Título Superior de Hablar en Público donde aprenderás técnicas prácticas para poder sentir seguridad y confianza a la hora de hablar en público en diferentes situaciones y entornos.

Sinceridad

Intenta trasmitir tu discurso a tus oyentes de una manera natural y con toda la sinceridad del mundo (como si de un amigo íntimo se tratara).

Y es que no engancharás ni atraparás la atención de nadie si te muestras diferente a como eres, te notan sobreactuado y poco natural. Muéstrate siempre sincero.

Lo que importa es ser auténtico y cercano, los asistentes buscan esa intimidad con los ponentes.

Si un chiste no te hace gracia, no lo cuentes. Si un texto te aburre, descártalo. Si lo que vas a explicar choca con tus valores, busca otra alternativa que sí te cuadre. Y es que es fundamental que trates de empatizar con tu audiencia y compartas algo que realmente te defina.

Trata de que sientan lo mismo que tú sientes y que se emocionen si tú también lo haces. Hablar en primera persona del singular (“yo”) ayuda mucho para ello, pero cuidado aquí porque si lo utilizas en exceso puedes parecer prepotente y conseguir justo el efecto contrario.

Sé consciente de tu lenguaje no verbal

No podemos pasar por alto todos los gestos y movimientos que hacemos, ni las inflexiones de la voz, las muletillas, el parpadeo, la velocidad… y es que, según Albert Merhabian, (profesor de la UCLA y responsable de una de las investigaciones sobre comunicación no verbal más famosas de la historia) los elementos de la comunicación personal  están conformados en un 7% por las palabras que decimos; el 38% por el tono y el volumen; y el 55% por el lenguaje corporal.

Para ser conscientes de cómo es nuestro lenguaje no verbal cuando comunicamos algo, nada mejor que grabarnos en vídeo para después poder verlo. De esta forma observaremos detenidamente nuestras cosas a mejorar al hablar en público y nos ayudará a desenvolvernos con mayor seguridad las próximas veces.

Un ejemplo de ello puede ser caminar y desplazarse lentamente de un extremo a otro del escenario y es que no sólo hay que prestar atención a las personas ubicadas únicamente en el centro de la grada o de la sala, no, todo el público es exactamente igual de importante.

No leas, ¡habla!

Puedes ayudarte de un papel con ciertas anotaciones para ganar algo de seguridad ante una exposición, y/o para no olvidarte de algo muy importante que quieres recordar, pero leer constantemente un discurso hará que la gente pierda el interés en tu exposición. Es cero atrayente ver a alguien leer todo el rato un discurso preparado.

Para que esto no pase, focalízate en los conceptos, creando puntos de contenido, historias, datos y conclusiones clave que se quieran transmitir en la presentación; de esta manera será más natural y sencillo exponer un tema.

Respira y relájate

Los nervios son malos compañeros de viaje antes de hablar en público. Así que tómate unos minutos previos a la exposición para hacer varias respiraciones profundas y oxigenarte bien. Para relajarte, sólo tienes que mover el diafragma suave y rítmicamente y dar inhalaciones largas y profundas.

¿Conoces el mindfulness? Descubre qué es el mindfulness y cómo se practica.

Final potente

Es importante que el final de tu discurso y las últimas conclusiones a exponer sean potentes y contundentes y es que debido al famoso en psicología “efecto de recencia”, el final es lo que después mejor se recuerda.

Un buen final puede ser cerrar con una frase o con una pregunta para reforzar el mensaje que has dejado en la audiencia.

Cuida tu imagen

La imagen dice muchísimo de ti, ¿por qué? porque eleva la percepción de valía y la autoridad, y porque también otorga distintividad.

Y aunque es importante que elijas tu vestimenta según el tipo de evento en el que expondrás, hay reglas básicas de las que no te puedes olvidar a la hora de hablar en público: ropa no arrugada, zapatos limpios, colores combinados, manos cuidadas, imagen aseada…

A continuación te dejamos lo que sería bueno evitar a la hora de dar un discurso en público:

  1. ¿Nervios@ yo? Aunque lo estés, nunca lo expreses y es que nadie tiene por qué saberlo. No des pistas 😉
  2. Estar de pie con los pies bien juntos denota inseguridad. Lo ideal es mantener una separación paralela al ancho de tus hombros.
  3. Cuando te muevas por el escenario y camines de un lado a otro o hacia adelante, que se note un propósito en tus pasos. La actitud ha de acompañar al movimiento.
  4. Evita desplazarte hacia atrás y nunca des la espalda a tu público.
  5. No aísles a nadie de tu campo visual, esfuérzate por tener contacto visual con cada un@ de los asistentes que puedas ver.
  6. No te distraigas. Mantén la atención en tu exposición.
  7. No mientas jamás, ni engordes cifras, ni te inventes datos. Ya sabes que como dice el refrán “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo” .
  8. No te muestres todo el rato estático.
  9. Saca las manos de los bolsillos.
  10. No te agobies si algunas personas se marchan de la sala. Recuerda que no se trata de ti, sino de ellas.

Si estás interesado en profundizar más sobre el arte de la oratoria y quieres un apoyo extra para adquirir herramientas para hablar en público, mira nuestro Título Superior de Hablar en Público y Asertividad, con él aprenderás técnicas prácticas para poder sentir seguridad y confianza a la hora de hablar en público en diferentes situaciones y entornos y sabrás cómo sacar partido a tu potencial gracias a tus fortalezas personales. Con nuestro Título Superior también descubrirás cómo manejar y dominar tus pensamientos y aprenderás paso a paso cómo conseguir sentirte mejor y pasar a la acción en situaciones reales.

¿Empezamos a practicar? 😉

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Comunicación Efectiva

Hemos hablado ya en el blog de las bases de una buena oratoria y de cómo superar el miedo a hablar en público. Pues bien,…

Crisis Existencial

“¿Quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?” Ya os hemos hablado en el blog de qué hacer cuando llega un cambio de vida, en…