optimismo

Optimismo: A veces se cierra una puerta y se abre el universo entero

Sonia Castro Sonia Castro (Psicólog@)

5 febrero, 2024

Para una servidora, que considera que la fortaleza del positivismo es de sus preferidas y que además es una de las características que tengo muy presente y que siempre me ha definido, este artículo me parece fundamental, y es que mirar la vida, las cosas que nos ocurren o lo que no conseguimos alcanzar con optimismo es fundamental para seguir sintiéndonos bien.

Hay gente que se define optimista y otros por el contrario pesimistas… aquí vamos a profundizar qué es en realidad el optimismo y los beneficios que nos aporta a nuestra salud y a nuestra calidad de vida.

“Un optimista es la personificación humana de la primavera”.

Susan J. Bissonette

Qué es el optimismo

El optimismo hace referencia a que la persona, tras contemplar tanto lo bueno como lo malo, lo positivo y lo negativo, elige con más frecuencia quedarse con lo bueno y ver el vaso “medio lleno”.

Desde el IEPP y desde el modelo de las fortalezas personales, el optimismo equivale al positivismo que es una fortaleza, por lo tanto es una cualidad, característica, recurso o punto fuerte de la persona que está presente desde el nacimiento de manera innata.

Es la tendencia de quedarse con lo bueno de situaciones presentes, pasadas y futuras, llevando la atención a los elementos favorables de las experiencias vitales.

Beneficios del optimismo

Sí es cierto que la persona optimista tiene ciertos beneficios que de lo contrario no se dan. Vamos a ver aquí varios de ellos según estudios e investigaciones científicas que lo corroboran.

¿Conoces muy bien tus debilidades, pero podrías listar tus fortalezas?
Descúbrelas y
aprende a potenciarlas
¿Conoces muy bien tus debilidades, pero podrías listar tus fortalezas?
Descúbrelas y
aprende a potenciarlas

El optimismo protege frente al estrés

Las investigaciones muestran que las personas optimistas son más proactivos en el manejo del estrés y viven menos estresados.

Las personas optimistas creen en ellos mismos, confían en sus capacidades y en las de los otros y suelen anticipar cosas buenas, por lo que sus niveles de estrés cotidiano son menores. Para ellos un contratiempo es sólo una piedra en el camino que saltarán y superarán fácilmente.

En este mismo sentido, Michael F. Scheier, autor de “Optimism, Coping, And Health: Assessment And Implications of Generalized Outcome Expectancies” descubrió que los optimistas manejan el estrés mejor que los pesimistas, elaborando planes de acción ante cualquier dificultad.

El optimismo es beneficioso para nuestra salud física y emocional

Varias investigaciones han dejado patente que los optimistas tienen mejor salud a lo largo de los años. En concreto, un estudio realizado en la Universidad de Harvard con 99 estudiantes demostró que los que se definían como positivos y optimistas a los 25 años, tenían mejor salud física después entre los 45 y los 60 años, en comparación con lo que se describían a priori como personas pesimistas.

Aprende más AQUÍ sobre la importancia de la SALUD MENTAL.

Palabras de Antonio Vallés, especialista en Psicología de la Salud de la Universidad de Alicante, donde imparte una asignatura denominada Optimismo inteligente “el optimismo no cura las enfermedades, pero proporciona al organismo, a través del sistema inmunológico, más recursos bioquímicos para luchar contra ella”.

Los optimistas viven más tiempo

Una investigación concluyó que los optimistas viven casi un 20% más que los pesimistas; estudio de la clínica Mayo de Nueva York llevado a cabo con 839 personas a lo largo de 30 años.

Esto también se encontró en un estudio retrospectivo llevado a cabo con 34 jugadores sanos de béisbol del Salón de la Fama estadounidense que jugaron entre los años 1900 y 1950. En este caso, los optimistas vivieron después significativamente más tiempo.

El optimismo nos ayuda a alcanzar logros

Estudios como el de Hoza Snyder en “The Development and Validation of The Children’s Hope Scale  han dejado claro que las personas optimistas consiguen alcanzar sus objetivos de vida con más facilidad y se consideran capaces de resolver cualquier problema.

El optimismo es parte del camino hacia el éxito

Según señalan Sonja Lyubomirsky y Laura King en “The Benefits of Frequent Positive Affect: Does Happiness Lead to Success”el vínculo felicidad-éxito fluye en ambos sentidos: el éxito hace felices a las personas, pero también el optimismo engendra el éxito.

El optimismo predice la satisfacción con la vida

En Suecia tras un trabajo de seguimiento realizado en el año 2011, se observó que ser optimista en la adolescencia era el mejor predictor, 30 años después, de satisfacción en la vida.

Conoce en profundidad, gracias a este artículo qué es la Escala de Satisfacción General con la vida.

Si el optimismo es un tema que te gusta, que te interesa y quieres saber algo más y seguir profundizando, no dejes de escuchar nuestro podcast número 44 , “La tiranía del Optimismo” en el que se aborda la positividad en su extremo, y se dan respuestas a las críticas que se han escrito y que se escriben con frecuencia en relación al trabajo desde la Psicología Positiva para ver cuánto tienen de verdad y cómo se puede utilizar para vivir la positividad de forma equilibrada.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales y la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente redactora y creadora de contenido, comunicación interna, comunicación externa, medios y apoyo al departamento de RR.HH en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

El Experimento del perro de Pávlov. Campanas que moldean conductas

El experimento del perro de Pávlov es uno de los estudios más icónicos en la historia de la psicología.  Realizado a principios del siglo XX…

Amaxofobia o miedo a conducir. ¡Precaución, amigo conductor!

Amaxofobia, vaya palabreja… Es probable que leído así no te suene, pero si te digo miedo o fobia a conducir, igual la cosa cambia… En…