persona con indefension aprendida lamentándose

Indefensión Aprendida: NO es lo que te toca, es lo que NO haces

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

7 febrero, 2020

Es muy probable que si te paras a pensar, venga a tu cabeza alguna persona cercana, que sin llegar a estar deprimido, a veces pareciese desde fuera que no se implica, ni se esfuerza en cambiar nada, que cree que lo que le ha pasado, lo que le está pasando y  que lo que le pueda deparar el futuro en cualquier aspecto de su vida (personal, laboral, de pareja…) no depende de él y por ello nunca hace nada por cambiar.

La persona se muestra estática, bloqueada, abandonada a su suerte, acomodada, desmotivada, sin nada de energía, cual marioneta manejada por otras manos, impotente, dando la apariencia de persona cobarde y conformista… ¿Has identificado ya a alguien así?

¿Qué es?

La indefensión aprendida es cuando sentimos que los acontecimientos no responden a lo que nosotros hacemos. Es decir, la persona siente y cree de verdad que haga lo que haga no va a servir para nada y no va a poder cambiar los resultados de los acontecimientos finales, ya que lo que después ocurra viene dado.

Eva Herber, experta en coaching, nos introduce a este término en nuestro podcast número 35, “El pesimismo es tu peor enemigo” y es que una de las consecuencias más frecuentes de esta indefensión es un pesimismo extremo y la pérdida total de la esperanza.

https://open.spotify.com/episode/5buNtqxFuLzCLPeWwB6jUs?si=MjDh6X1NQWK95nUAHnSytQ

Ejemplos

La indefensión aprendida es mucho más habitual de lo que podemos imaginar.

  • Es muy fácil detectarla en personas que han sido o que son víctimas de violencia machista. En estos casos, debido a la exposición repetida y continuada de los malos tratos y del desprecio tan brutal por parte del agresor, la víctima sufre un desgaste físico y psicológico tan fuerte que cree y siente que da igual lo que haga por intentar cambiar, porque no va a cambiar nada. Se siente una persona indefensa e impotente, y cree que cualquier cosa que haga siempre será inútil porque el control de la situación nunca depende de ella. De esta forma  la víctima se mantiene dentro del bucle de la violencia, sintiéndose cada vez peor, con una muy baja autoestima y con un alto riesgo de caer en depresión.
  • Otro ejemplo de indefensión aprendida lo explica fenomenalmente bien este vídeo, https://www.youtube.com/watch?v=UpWq9sEf4kM. En él podemos ver a un grupo de alumnos que tras no ser capaces de responder la primera pregunta de un examen, son incapaces de resolver una tercera pregunta muy sencilla y fácil, por la indefensión aprendida adquirida como consecuencia de su primer resultado.

Tratamiento

Como ocurre con la mayoría de los problemas psicológicos, antes de hablar de tratamiento, lo primero, primerísimo de todo es que la persona que lo sufre sea consciente de ello y que reconozca y acepte lo que le está  pasando.

Una vez aceptado, lo ideal y lo recomendable para trabajarlo y mejorarlo es acudir a un profesional que te acompañe en el camino para entre otras más cosas:

  • Ir ayudando a la persona a encontrar esa zonas, áreas y aspectos concretos de su vida de las que sí tiene el control y que sea consciente de los resultados.
  • Llevar a cabo ciertas conductas en las que no va a fallar y no hay posibilidad de error.
  • Trabajar y reforzar su Autoestima.
  • Modificar su lenguaje negativo interior y ciertos pensamientos nada realistas e irracionales.
  • Establecer y marcar ciertas metas y objetivos fáciles de alcanzar e ir incrementando poco a poco y según se vayan consiguiendo la complejidad de ellos.
  • Hacer una lista con todos los logros conseguidos y de las situaciones que la persona haya vivido y que hayan sido consecuencia de su iniciativa, esfuerzo y sus recursos.
  • Fortalecer el optimismo.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Autoestima y Confianza

Apúntate y descubre técnicas para aumentar la autoestima mediante las fortalezas.

Recibir Regalo

 Teoría de Martín Seligman

¿De dónde viene este concepto?

El origen del término de Indefensión Aprendida se remonta a los conocidísimos experimentos con perritos que llevó a cabo Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva.

¿Cómo fueron exactamente estos experimentos?

  1. En una primera parte se provocan varias descargas eléctricas cada vez que el animal hacía algo mal o se equivocaba y se les premiaba cada vez que hacían la tarea solicitada bien. Refuerzo positivo o negativo según estuviera el acto bien o mal ejecutado.
  2. En la segunda fase del experimento se cambió el orden y se empezó a provocar descargas eléctricas cuando el animal hacía las cosas bien, y se daba  refuerzo positivo cuando el perro se equivocaba y hacía las tareas mal.
  3. En la última fase, las descargas se aplicaban completamente al azar.  A veces recibían descargas y otras veces premio, con independencia de lo que hubiera pasado antes. De esta forma, los animales empezaron a sentir y a aprender que lo que hicieran no tenía nada que ver con lo que después les iba a ocurrir. Por lo que perdieron la sensación de capacidad de control.
  4. A los pocos días se observó que los perros habían caído en depresión, esto es, tenían un comportamiento depresivo. Se quedaban sentados y acurrucados en las esquinas de las jaulas y cuando se les abría la puerta y se les invitaba a salir, no lo hacían.
  5. La conclusión final a la que llegaron Martin Seligman y todo su equipo, es que estos animales habían entrado en un estado de Indefensión Aprendida.  

Así que si crees que en la actualidad has entrado en un proceso de indefensión aprendida que te está incapacitando y generando un malestar importante, no puedes salir de ahí y quieres superarlo, solicita una primera orientación gratuita con uno de nuestros expertos para empezar a buscar juntos la mejor solución y poder llegar a ser el único y máximo responsable del control de tu vida.

En el IEPP nuestros profesionales expertos, gracias al MÉTODO FORTE, te aportarán todo lo que necesitas. ¡No dejes pasar más tiempo y empieza por hacer algo desde ya, solicitando ayuda!

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Autoconcepto y Autoestima, ¿cuáles son sus diferencias?

En nuestro artículo sobre el autoconcepto ya os explicamos cuál es su significado, su definición, sus componentes, los factores que lo determinan, su función y…

Como ser más optimista

Ya te hemos hablado en nuestro blog de qué es el optimismo y de los beneficios que nos aporta para la salud física y emocional y…