rasgos de personalidad

Rasgos de personalidad

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

28 septiembre, 2020

¿Qué sabes de la personalidad?, ¿has oído hablar del “big five” o de los 5 grandes?, ¿crees que los rasgos de personalidad nos acompañan desde que nacemos o se van formando con los años?, ¿sabes cómo es tu personalidad?

En este artículo vamos a intentar dar respuesta a estas y otras dudas que nos puedan surgir. Así que si te interesa y quieres saber más sobre los las dimensiones de la personalidad, no dejes de leer el post hasta el final.

Varias han sido las teorías que desde la psicología han tratado de definir y delimitar estos rasgos o dimensiones de la personalidad (Allport, Cattel, Eysenck…), en esta ocasión vamos a profundizar en la teoría de los 5 factores que fue desarrollada en el año 1970 por dos equipos de investigación (el de Paul Costa y Robert R. McCrae y el de Warren Norman y Lewis Goldberg) y que es de las más utilizadas en la actualidad en lo que a personalidad se refiere.

Según esta teoría existen cinco factores que compartimos la mayoría de las personas y que nos definen. No se trata de un todo o nada, sino que se trata de un continuo entre dos polos en el que casa persona nos posicionamos modelando así las piezas de la personalidad.

Tipos de rasgos de personalidad

Estos cinco grandes factores son la extraversión, la apertura a nuevas experiencias, el neuroticismo, la amabilidad,  y la responsabilidad. Después, cada uno de estos factores está formado y constituido por otras tantas variables mucho más concretas y específicas que lo componen. Mira esta lista y sal de dudas.

Extraversión/Introversión. Factor E

Este factor hace referencia al grado en el que la persona se muestra sociable, abierto a los demás y a las relaciones sociales.

La persona extravertida disfruta de la compañía de los grupos grandes de personas, le encanta la interacción y socializar. Están a gusto cuando pueden expresarse de manera abierta y natural ante ellos. Son habladores, asertivos, alegres y tienden más a la acción y pueden ser más impulsivos.

Por el contrario, la persona introvertida se define por ser reservada, reflexiva, independiente y disfruta y prefiere estar en soledad, en familia o rodeados de grupos más pequeños. A ellos no les gustan las fiestas ruidosas, el bullicio.

¡Ojo! Aquí es muy importante no confundir la introversión con la timidez, y es que no son sinónimos. Y es que la persona tímida puede sentir miedo ante las interacciones y encuentros sociales, mientras que el introvertido miedo ninguno, sólo preferencia.

Apertura a nuevas experiencias. Factor O

¿Tienes un amigo al que le encanta probar comida exótica constantemente, viajar a la aventura sin hacer planes y que practica todos y cada uno de los deportes de riesgo que se conocen? Probablemente sea una persona con una alta puntuación en este factor de apertura.

Y es que este rasgo se refiere al grado en el que la persona tiende a buscar nuevas experiencias personales y concibe su día a día y la paso por la vida de una manera creativa.

La persona con alta tendencia a la apertura a nuevas experiencias es muy creativa, curiosa intelectual, imaginativa, espontánea, aventurera, impulsiva y aprecia el arte, la estética y la belleza hasta en los pequeños detalles.

Lo contrario y el lado opuesto sería una persona con baja tendencia a la apertura y se define por ser más cuadriculada, convencional en gustos, sencilla, tradicional, que prefiere las rutinas diarias, menos flexible y más cerrada a las nuevas experiencias y por lo tanto a posibles cambios y aventuras.

Neuroticismo. Factor N

Este factor hacer referencia al equilibrio emocional y explica la forma con la que el sujeto afronta sin problemas y de manera más o menos satisfactoria las situaciones complicadas de la vida.

Esto es, hablaríamos de estabilidad o inestabilidad emocional. Por lo que aquellas personas más estables son más tranquilas, calmadas, no pierden los estribos con facilidad, moderados y sosegados.

Por el contrario, en el otro lado, es decir las personas con tendencia a la inestabilidad emocional son personas más inestables, cambiantes, con tendencia al enfado o a la rabia y que están en un estado constante de preocupación y ansiedad.

Amabilidad. Factor A

Aquí hablamos de cordialidad, de calidez y de bondad. Es el grado en el que el sujeto se comporta de forma respetuosa, tolerante y tranquila con los demás.

La persona amable es humilde, sencilla, generosa, solidaria, empática, que confía en la honestidad de los demás y que disfruta ayudando al prójimo.

Lo contrario, la persona con tendencia a la no amabilidad es una persona más fría, dura emocionalmente hablando, a la que le cuesta mucho ponerse en el lugar del otro, más egoísta, desconfiada y poco cooperante.

Responsabilidad. Factor C

Este factor define a esa persona centrada y encaminada a conseguir los objetivos propuestos.

Las personas con altas puntuaciones en este rasgo son organizadas, disciplinadas, planifican las cosas, viven muy centradas en el logro, son reflexivas, con muy buena capacidad de mantener la atención y la concentración, y con un gran sentido del deber.

Por el contrario, los sujetos con tendencia a la baja responsabilidad son más despreocupados, descuidados, despistados, espontáneos, poco planificadores e impulsivos.

Regalo: Guía práctica de 3 pasos

Descubre cómo empezar a disfrutar más y sentirte mejor con ejercicios de psicología positiva.

Descargar Ejercicios

¿La personalidad nace o se hace?

Pregunta fundamental y tan planteada y reformulada con el paso de los años…

Para contestar a esta pregunta hay que ir a los datos, a los resultados de los estudios científicos y de las investigaciones llevadas a cabo para su estudio.

Y yo diría sin miedo a equivocarme que la respuesta son las dos cosas porque existen tanto factores biológicos y genéticos, como ambientales que juegan un papel fundamental en el desarrollo y en moldear la personalidad de cada uno.

¿Y sabemos cuál influye más? Pues basándonos en los estudios realizados con hermanos gemelos (que comparten el mismo ADN y por tanto la misma genética) y separados al nacer, el grado de heredabilidad de los factores de personalidad varía entre un 40% y un 60%, dejando el otro tanto por ciento a nuestros genes.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Acatisia: el motor interno

“Las piernas se me mueven cuando estoy sentado en el trabajo, incluso durmiendo, siento un cosquilleo y la única forma de pararlo es moverlas, moverlas…

Venganza: “ojo por ojo”

Es un sentimiento o emoción que nos ha perseguido a través de la literatura o del cine: Alejandro Dumas en el Conde de Montecristo que…