hablar con seguridad y confianza

Claves para Hablar con Seguridad y Confianza

Sonia CastroSonia Castro (Psicólog@)

Categoría: Comunicación Asertiva

¿Te sientes insegur@ cuando tienes que hablar en público? y/o ¿sientes que te falta confianza en ti mism@ si te toca a exponer un tema a un grupo? Quédate con nosotros si has contestado de manera afirmativa a estas preguntas y lee con atención este artículo porque mi intención con él es darte ciertas claves para trasmitir confianza y hablar con seguridad la próxima vez que tengas que llevarlo a la práctica.

Sé humilde

Esta cualidad o fortaleza personal es fundamental no sólo para sentirse seguro y generar confianza, si no para casi todo en la vida 😉

Relacionarte, comunicarte y tratar a los que te rodean, de igual a igual, de manera horizontal y nunca de manera superior o inferior (independientemente de la posición económica que se tenga, del bagaje cultural adquirido o de la jerarquía que tenga en la empresa) es una característica que va a beneficiar a corto, medio y largo plazo.

Y es que nadie es mejor que nadie. La vida da mil vueltas, las circunstancias influyen mucho y las apariencias engañan. Saca ideas arcaicas de tu cabeza y practica la humildad desde ya.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Hablar en Público y Asertividad

Sabrás cómo sacar partido a tu potencial gracias a tus fortalezas personales, maneja y domina tus pensamientos. Aprende paso a paso a conseguir sentirte mejor y pasar a la acción.

Recibir Regalo

No terrebilices

Pensar de cara a tu exposición que todo va a salir mal, que no vas a ser capaz de hacerlo, que te vas a equivocar, que el público se va a aburrir y desgracias varias similares 😉 es justo lo que no tienes que hacer. Deja de poner piedras en tu propio camino y piensa a la inversa.

Si estos pensamientos tan terribles e incapacitantes aparecen de manera espontánea y se vuelven súper resistentes, haciendo complicado que se marchen, haz una prueba: respira despacio, de manera tranquila y profunda un par de veces, hazlo hasta que notes que tu abdomen se infla. Mientras respiras visualiza que la exposición te sale de lujo 😉 ¿Por qué? Está comprobado que la respiración abdominal ayuda a contrarrestar el miedo y visualízate obteniendo el resultado que buscas.

Transforma tus peculiaridades en virtudes

Quizá no te gusta nada tu timbre de voz, las muletillas que empleas sin darte cuenta al hablar, tu acento, el tono de tu voz, la forma en la que te ríes, la forma en la que pronuncias cierta letra…

Piensa que esas y otras particularidades diferentes son las que te hacen únic@ y especial. Marcan el carácter, personalidad y es fundamental aceptarlas y amarlas ya que son tu esencia. Sólo cuando lo hagas, dejarás atrás la vergüenza, los complejos, los miedos y de verdad te sentirás más seguro al hablar.

Siéntete y sé de verdad un expert@

Una de las cosas que más inseguridad nos genera al hablar en público de algo, es tener la sensación de que no dominamos el tema en cuestión, ¿nunca te ha pasado?

Si sabes con antelación que vas a tener que exponer, ya estás tardando en ponerte a leer, investigar un poquito, buscar fuentes y estudiar… para de verdad estar preparado y salir airoso.

Organízate

Improvisar y ser espontáneo de vez en cuando está fenomenal, pero precisamente no es lo más recomendable para ganar seguridad y confianza. Lo que sí es de ayuda para ello es que el contenido que vayas a trasmitir, independientemente de lo largo o corto que sea, esté muy bien organizado y estructurado. ¿Cómo? Lo habitual es hacerlo por puntos, como por ejemplo estos tres: introducción, elementos centrales y conclusiones.

Cuidado con los “peros”

Repetir y escuchar muchas veces la palabra “pero” no genera confianza. Al expresarlo pareciese como si estuvieras a la defensiva o creando un posible conflicto. Ojo con ello y si estás concentrado puedes modificar y sustituir los “peros” por “y”. Mira este ejemplo: “Quiero ir al teatro, pero tengo que trabajar”. “Quiero ir al teatro y tengo que trabajar”.

“Ve al grano”

No te enrolles tanto, no aportes información de más que no sea de verdad útil, ni interesante, ni enriquecedora. Así sólo conseguirás que la audiencia se pierda, de despiste, se pierda y adiós atención e interés.

Expresa claramente lo que quieras de una manera concisa y breve. Como dice el refrán: “lo bueno, si breve, dos veces bueno” 😉 Ponlo en práctica.

Sonríe

La sonrisa es fundamental en la comunicación no verbal. Sonreír de manera natural proyecta tranquilidad, confianza en uno mismo y capacidad de socializar. Eso sí ha de ser una sonrisa natural, no impuesta o artificial y e intermitente. Si sonríes todo el tiempo, correrás el riesgo de transmitir falsedad.

Muéstrate agradecid@

Mostrar gratitud ayuda a crear una atmósfera positiva y de confianza. Genera en el otro un clima de positividad que ayuda a la confianza. Conoce más sobre la gratitud en nuestro podcast número 3 “El poder de la gratitud”.

¿Te gustaría formarte para dar el salto definitivo en tus presentaciones? Descubre nuestro Título Superior de Hablar en Público donde aprenderás técnicas prácticas para poder sentir seguridad y confianza a la hora de hablar en público en diferentes situaciones y entornos.

Entrena la Impersonalidad

Si no te habías dado cuenta aún, una característica fundamental y que es compartida por grandes conferenciantes es su “piel de elefante”. Esto significa que  lo que de ellos se hable, opine y critique no les afecta de manera obsesiva y destructiva. Es como si se pusieran un chubasquero y esa información les resbalara.

De esta forma tu seguridad hace que no tengas en cuenta las críticas no fundamentadas y  no afecten a la hora de seguir exponiéndote ante tu público.

Tú sabes lo que vales, crees en ti y en el mensaje a trasmitir, así que lo que diga el resto, “patata”. 

Piensa también que muchas veces es mejor que hablen mal de uno, a que no hablen y pasar desapercibido.

No hagas evidente, lo aparente

Si aún con todo lo anterior, estás delante de tu público y te sientes insegur@ y muy nervios@, tranquil@, no es el fin del mundo.

No trates de luchar contra los nervios, ni te focalices sólo en ellos, simplemente empieza el discurso, déjate llevar, continua, avanza, di la siguiente frase de forma tranquila y con claridad, poco a poco, respira…

Y piensa y grábate a fuego que la audiencia apenas lo sabrá, no se darán casi cuenta, ellos no están en tu cabeza, esa información sólo la tienes tú, así que por favor no la hagas evidente.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Comunicación empresarial: Claves de una Comunicación Eficaz

En este artículo seguimos hablando de comunicación y de lenguaje, y es que después de haberos dado las bases de una buena oratoria: "Hablar en…

Cuando el miedo escénico me bloquea y me siento inútil

Ya con el título del artículo es bastante evidente adivinar el tema que vamos a tratar a continuación, y es que aunque ya os hemos…