Inteligencia Emocional Educación

Inteligencia Emocional en la Educación

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

14 junio, 2022

“Lo peor es educar por métodos basados en el temor, la fuerza, la autoridad, porque se destruye la sinceridad y la confianza, y sólo se consigue una falsa sumisión”

Albert Einstein

Hoy de nuevo escribimos acerca de la Inteligencia Emocional, término que hemos abordado en anteriores artículos de nuestro blog, como el de Inteligencia, el arte de la Interpretación o el que hemos titulado Disciplina Positiva, no me grites que no te escucho.

Lee aquí abajo el post al completo que nuestra compañera del IEPP Sonia Castro escribió sobre la Disciplina Positiva

Al ser la Inteligencia Emocional un concepto de vital importancia y que en la actualidad sabemos la cantidad de beneficios que aporta, es fundamental que los profesionales que trabajan con niños/as, educadores, profesores, familia, maestros, madres y padres reciban la formación adecuada y que sepan cómo pueden aprender y poner en práctica estas habilidades con los más pequeños/as.

Es verdad y también es cierto que con la experiencia y con las circunstancias que nos depare la vida a cada uno/a de nosotros/as, la Inteligencia Emocional se seguirá desarrollando, modificando y aprendiendo a nivel individual, pero esos primeros años en el colegio son cruciales para sentar las bases, y es que en las edades más tempranas y en la etapa infantil se forjan las habilidades emocionales y se asientan las bases y cimientos de la Inteligencia Emocional. (Goleman, 1995).

Con nuestro Título online Experto en Inteligencia Emocional y Psicología Positiva justo todo esto se consigue a un ritmo personalizado, de manera sencilla y muy práctica y con los mejores formadores expertos en la materia acompañándote en todo momento.

¿Por qué formarse en Inteligencia Emocional?

Son muchos los estudios que de manera reciente han mostrado el impacto, las ventajas y los beneficios que aporta trabajar este tipo de inteligencia sobre muchas variables.

Vamos a ver las importantes a continuación.

  • Tolerancia a la frustración. Según Extremera y otros, en el año 2004, desarrollar una mejor tolerancia a la frustración, aceptar el error y la crítica es posible si el alumnado está acostumbrado y ha aprendido previamente a regular sus propias emociones negativas o desagradables y mantener presentes las positivas.
  • Bienestar personal. El entrenamiento y el aprendizaje de la Inteligencia Emocional, según Bisquerra en el año 2003, garantiza además del bienestar personal, que el alumno/a se implique en menos comportamientos y conductas de riesgo como los conflictos, la violencia, el estrés, la depresión o el consumo de drogas. Variable que es independiente de las características personales, etnia, cultura o sexo, puesto que abarca a la persona en su conjunto de manera integral (Payton et al., 2008).
  • Rendimiento académico. Los estudios de Shipley, Jackson y Segrest, en el año 2010 indicaron que el dominio de la Inteligencia Emocional llevaba y se traducía en un mejor rendimiento y resultados superiores de las tareas escolares. Y además, a medida que el alumno/a va consiguiendo las metas, logros y objetivos escolares, también va mejorando su inteligencia emocional, por lo tanto, es algo bidireccional y recíproco, ganando así más autoconfianza, mejorando la automotivación y mejorando la propia autoestima.

Por consiguiente, el profesorado ha de tener esto como principal objetivo, no debe centrarse únicamente en la enseñanza de modelos de conductas correctas, sino que además ha de prestar atención y tener todo esto muy en cuenta, aplicando programas,  asignaturas y trabajando en proyectos que resalten la importancia de los sentimientos y de las emociones.

Por esto, contar con una formación del profesorado que se centre y complete esta ausencia y carencia formativa en el desarrollo de habilidades emocionales propias y para aplicar con otras personas es una necesidad básica y a la que hoy en día se le está empezando a dar por fin su espacio tan necesario.

Y para poder ponerlo en práctica, no nos podemos olvidar que una herramienta eficaz y que es fundamental para transmitir Inteligencia Emocional en otros/as, es trabajar y desarrollar primero y antes que nada la propia Inteligencia Emocional, por lo tanto será imprescindible que los adultos y profesores se esfuercen por aprenderla y que de esta forma se conviertan en líderes emocionales, figuras de referencia y modelos que imitar para aprender.

Y es que cuando el equipo docente, educadores y profesorado sabe y consigue educar emocionalmente, los alumnos/as disfrutarán mucho más de la experiencia de aprendizaje, mejorarán su autoestima, la fortaleza de la creatividad se verá reforzada, se respirará en clase un ambiente menos agresivo, con menos necesidad de marcar límites autoritarios y todo ello también lo verán reflejado en sus notas y expedientes finales.

Fuentes de datos:

  • Bisquerra, R. (2003). Educación Emocional y competencias básicas para la vida. Revista de Investigación Educativa, 21 (1), pp. 7-43.
  • Extremera, N. & Fernández-Berrocal, P. (2003). La inteligencia emocional en el contexto educativo: hallazgos científicos de sus efectos en el aula. Revista de Educación, 332, pp. 97-116.
  • Extremera, N., Durán, A. & Rey, L. (2007). Inteligencia emocional y su relación con los niveles de burnout, engagement y estrés en estudiantes universitarios. Revista de Educación, 342, pp. 239-256.
  • Fernández-Martínez, A. M. & Montero-García, I. (2016). Aportes para la educación de la Inteligencia Emocional desde la Educación Infantil. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 14 (1), pp. 53-66.

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Manejar la tristeza: la importancia de la inteligencia emocional

Hoy queremos hablar y profundizar sobre el manejo emocional, una parte y componente fundamental de la Inteligencia Emocional y cómo podemos llevarlo a la práctica…

Inteligencia Cognitiva

Cuando hablamos del concepto de Inteligencia, lo habitual es que nos venga a la cabeza de manera casi inmediata el concepto de Cociente Intelectual y…