emociones negativas

Emociones Negativas

Sonia CastroSonia Castro (Psicólog@)

¿No tienes muy claro la diferencia entre emoción negativa, emoción positiva y qué hacer con ellas? Quédate con nosotros porque en este artículo vamos a intentar aclararlo.

Definición

Antes de entender la definición de emoción negativa, vamos a resumir primero qué es una emoción. Por emoción entendemos ese sentimiento muy intenso producido por un hecho, una idea, un recuerdo, etc. Esto es, algo que percibimos y notamos muy dentro de nosotros.

Los sentimientos son el resultado de las emociones, son más duraderos en el tiempo y pueden ser verbalizados y explicados con palabras.

De aquí a unos años hacia atrás, podemos encontrar diversas clasificaciones de las emociones y una de ellas es la que distingue entre emociones positivas y negativas.

En este punto lo primero que quiero recalcar es que no existen unas emociones buenas y otras malas y que las denominadas emociones negativas no tienen por qué ser peores que las positivas. Todas las emociones son, ante todo, necesarias para sobrevivir. De hecho, en nuestro artículo llamado, Mitos y Realidades sobre la Psicología Positiva, ya te explicamos algo sobre ello.

Entonces, ¿qué es una emoción negativa?

Una emocion negativa es aquella que nos produce una sensación poco agradable o un sentimiento negativo, pero que contribuye a nuestra supervivencia y seguridad.

Son señales de alarma que si se obvian sistemáticamente pueden generar problemas muy severos en cada ser y en su propia vida. Además y tomando las palabras de Beatriz Vera Poseck “las emociones negativas tienen un obvio valor adaptativo, representan soluciones eficientes a los problemas a los que se ha venido enfrentando el hombre desde sus orígenes”.

Veamos un ejemplo muy sencillo, imagínate que vamos de noche por la calle caminando y de repente sentimos que una persona nos empieza a perseguir, automáticamente se activa en nosotros el miedo, (una emoción considerada como negativa), ¿por qué? porque de esta forma nos activamos y nos ponemos en alerta y poder “sobrevivir” en esa situación concreta.

Origen de las emociones negativas

¿De dónde vienen las emociones? y ¿cuál es su origen? Según Bisquerra, en el año  2006, nos explicó que el desarrollo de las emociones en el ser humano presenta estas cuatro etapas: ​

  1. Desde el nacimiento hasta los primeros meses de vida. En esta etapa los bebés sí tienen la capacidad de reconocer emociones positivas y negativas y esto nos ha hecho entender que se pueden reconocer, mucho antes de poder expresarlas.
  2. En torno a los 2 años, el niño es capaz de demostrar y sentir empatía y aproximadamente a los 4 años ya se reconocen las emociones básicas y comprenden cómo estos sentimientos generan diferentes respuestas.
  3. En la etapa de la adolescencia ya se considera que todas las emociones son aceptables y entre los 11 y los 15 años, se reconocen sin problemas las emociones propias y las de otras personas, así como las reglas de expresión.
  4. En la edad adulta, lo esperado es saber reconocer emociones y sobre todo, gestionarlas de manera correcta. Ejercer el control adecuado sobre ellas, teniendo en cuenta la inteligencia emocional.

Listado de emociones negativas básicas

Dentro de las emociones negativas encontramos las emociones básicas o primarias y también las emociones secundarias o complejas.

Las consideradas emociones negativas básicas son la tristeza, el asco, el miedo y la ira. Por otro lado, las consideradas emociones negativas secundarias o sentimientos negativos son muchas más, por ejemplo: soledad, desesperación, culpabilidad, indiferencia, apatía… etc.

Tristeza

La tristeza aparece ante un estímulo que nos provoca insatisfacción,  indefensión, pérdida  y nos mueve, nos empuja a buscar empatía, cobijo y consuelo.

Asco

La emoción del asco llega cuando el estímulo nos produce aversión, repugnancia y su función es la de llevarnos a la evitación.

Miedo

El miedo es fundamental para asegurar nuestra supervivencia y como hemos visto en el ejemplo anterior, se activa ante un estímulo que supone un peligro físico o psicológico.  

Ira

La ira, la rabia, es una emoción totalmente normal ante una frustración o algo que nos daña, no enfada mucho, nos provoca malestar y nos orienta al ataque.

No dejes de leer el resto de artículos de nuestro blog sobre Emociones Positivas y Emociones Negativas en el que seguimos profundizando en ellas.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Tipos de Soledad

No es lo mismo decir “me siento solo” (loneliness) que “estoy solo” (alone), tampoco es lo mismo sentirse solo siempre que hacerlo puntualmente, es diferente…

Personas con Alta Sensibilidad: PAS

“No le digas nada, que ya sabes que con lo sensible que es, le va a afectar muchísimo…” Índice1 Definición2 Características3 ¿Cómo actuar ante una…