Emociones Positivas y Negativas

Emociones Positivas y Negativas

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

26 julio, 2022

Hoy rescatamos en nuestro blog del IEPP un tema recurrente y que interesa mucho a cualquiera que se ocupe y se preocupe por la salud emocional, tanto a nivel personal, como a nivel profesional, las emociones positivas y negativas.

Y es que ya os hemos hablado y definido algunas de ellas en otros post anteriores de Dafne Cataluña y de Sonia Castro, que aquí abajo os enlazo, pero además de estos, consideramos necesario y muy útil recopilar y tener a mano un listado completo de las más importantes y habituales emociones positivas y negativas.

Funciones de la emociones

Pero antes de ir enumerando cada una de ellas, vamos a refrescar la memoria recordando el papel que desempeñan las emociones, y es que si aparecen es por algo, no lo olvides.

¿Sensación de pérdida de control y poco manejo emocional?
Es fundamental la labor de profesionales que ayuden a incrementar la Inteligencia Emocional
Aprende las herramientas prácticas con aval científico para gestionar las emociones y las situaciones complejas y así potenciar la toma de decisiones, el liderazgo y la confianza.
¿Sensación de pérdida de control y poco manejo emocional?
Es fundamental la labor de profesionales que ayuden a incrementar la Inteligencia Emocional
Aprende las herramientas prácticas con aval científico para gestionar las emociones y las situaciones complejas y así potenciar la toma de decisiones, el liderazgo y la confianza.

Así pues, las emociones cumplen varias funciones de supervivencia y tienen un valor adaptativo para la persona, citando a Greenberg (2014) señalamos funciones como: 

  • La emoción es una señal para la persona que la experimenta
  • Nos prepara para la acción
  • Vigila el estado de nuestras relaciones
  • Evalúan si las cosas nos van bien o no
  • Sirven de señales a las demás personas
  • Su expresión es importante, pero puede que no siempre corrija lo que está mal
  • Decidir cómo actuar frente a la señal emocional
  • El pensamiento pone la emoción en perspectiva y hace que tenga sentido

También podemos diferenciar otra clasificación que señala tres funciones básicas de las emociones:

  • Adaptativa: preparar al organismo para la acción
  • Social: comunicar el estado de ánimo
  • Motivacional: instigan o facilitan la realización de las conductas motivadas

Es importante recalcar que la forma en la que nos afectan y lidiamos con las emociones puede variar a lo largo de los años.

También quiero recordar que para que una emoción se considere positiva o negativa es muy importante tener en cuenta el contexto, el ambiente y el entorno en el que se desarrolla. 

Veamos un sencillo ejemplo para entender esto mejor: sentir y experimentar alegría en un entierro dentro de nuestro contexto actual, social y cultural de nuestro país sería algo infrecuente y todo menos positivo. Por lo tanto, el contexto influye y puede condicionar que una emoción tienda a la negatividad o no. 

Listado completo de emociones

Podemos encontrar diferentes y muy diversas clasificaciones y listados de emociones en función del autor que la lleve a cabo.

El psicólogo Paul Ekman, fue considerado pionero en el estudio de las emociones, y ya en los años 70,  identificó 6 emociones básicas que, según sus investigaciones, era una experiencia universal en prácticamente todas las culturas. Para Ekman las emociones básicas son: enfado, tristeza, sorpresa, alegría, miedo y asco.

Estas emociones básicas aparecen en las primeras fases de la vida y en todas las culturas (Ekman, 1999). Podríamos decir que son innatas y que tienen características distintivas: una expresión facial determinada y conductas de afrontamiento diferentes ante los estímulos que las producen.

Por otro lado, encontramos las emociones secundarias, que son más complejas y aparecen en estadíos más avanzados junto a otros conceptos como el de identidad social o la internalización de normas sociales (Fernández-Abascal et al., 2010). Se desarrollan a partir de los dos años de edad, y su aprendizaje y expresión están influidos por el contexto.

En esta ocasión vamos a diferenciar entre positivas y negativas.

Emociones Positivas

Las emociones positivas son aquellas que nos producen una sensación agradable o un sentimiento positivo. Dentro de las emociones positivas encontraríamos dos tipos: las emociones básicas o primarias y también las emociones secundarias o complejas.

Son aquellas en las que predomina la valencia del placer o bienestar (Diener, Larsen y Lucas, 2003); tienen una duración temporal y movilizan escasos recursos para su afrontamiento; además, permiten cultivar las fortalezas y virtudes personales, aspectos necesarios y que conducen a la felicidad.

Son estados subjetivos que la persona experimenta en razón de sus circunstancias, por lo que son personales e involucran sentimientos (Vecina, 2006). Son descritas como reacciones breves que típicamente se experimentan cuando sucede algo que es significativo para la persona (Contreras y Esguerra, 2006).

Las emociones positivas tienen un objetivo fundamental en la evolución, en cuanto que amplían los recursos intelectuales, físicos y sociales de las personas, los hacen más perdurables y acrecientan las reservas a las que se puede recurrir cuando se presentan amenazas u oportunidades. Incrementan los patrones para actuar en ciertas situaciones mediante la optimización de los propios recursos personales en el nivel físico, psicológico y social (Fredrickson, 2001).

Las consideradas emociones positivas básicas son principalmente la alegría y la sorpresa, aunque, como he comentado anteriormente, siempre dependerá del contexto, situación y/o valoración para darle la atribución de positivo o agradable.

  • Sorpresa: es una reacción causada por algo imprevisto o extraño, no anunciado.  Su significado funcional es preparar al individuo para afrontar de forma eficaz los acontecimientos repentinos e inesperados y sus posibles consecuencias.
  • Alegría: se desencadena ante éxitos o logros, la consecución de los objetivos que se pretenden, congruencia entre lo que se desea y lo que se posee.

Por otro lado, las consideradas emociones positivas secundarias son muchas más, ejemplos de ellas pueden ser: calma, confianza, bondad, etc.

Emociones Negativas

Una emoción negativa es aquella que nos produce una sensación poco agradable o un sentimiento negativo, pero que contribuye a nuestra supervivencia y seguridad.

  • Enfado: aparece frente a situaciones que son valoradas como injustas o que atentan contra los valores morales y la libertad personal, también ante situaciones que ejercen un control externo o coacción.
  • Tristeza: se produce en respuesta a sucesos que son considerados como no placenteros. Algunos desencadenantes de la tristeza pueden ser la separación física o psicológica, la pérdida, el fracaso o la decepción.
  • Miedo: se activa por la percepción de un peligro presente e inminente, por lo cual se encuentra muy ligada al estímulo que la genera. Es una señal emocional de advertencia de que se aproxima un daño físico o psicológico. 
  • Asco: es la respuesta emocional causada por la repugnancia que se tiene hacia alguna cosa o por una impresión desagradable causada por algo. Y su efecto supone alejamiento del estímulo desencadenante.

Las consideradas emociones negativas secundarias o sentimientos negativos son muchas más, por ejemplo: vergüenza, envidia, decepción, soledad, desesperación, culpabilidad, indiferencia, apatía, etc.

La Inteligencia Emocional es un fenómeno complejo, ya que va vinculado al desarrollo de las emociones y a sus factores genéticos, ambientales y culturales.

Si te interesa este sector que está más en auge que nunca y quieres formarte en ello para aprender a regular las emociones y poder acompañar de manera profesional a otras personas en sus procesos, nuestra formación online de Experto en Inteligencia Emocional y Psicología Positiva te ayudará a ello y a conocer muchísimos contenidos y ejercicios más. No dejes de solicitar información sin compromiso.

Fuentes de datos:

  • Ekman, P. (1999). Basic emotions. Handbook of cognition and emotion, 98(45-60), 16.
  • Fernández-Abascal, E., García, B., Jiménez, M., Martín, M., & Domínguez, F. (2010). Psicología de la emoción. Madrid: Editorial Universitaria Ramón Areces.
  • Greenberg L. (2000). Emociones, una guía Interna.

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Eneagrama: 9 caminos para conocerse un poquito mejor

Índice1 Qué es2 Origen3 Funcionamiento: ¿en qué consiste?4 Eneatipos Qué es El eneagrama es una herramienta, técnica, práctica o estrategia de autoconocimiento personal que nos…

Psicología Familiar

“Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.” Gabriel García Márquez…