felicidad

Felicidad, que bonito nombre tienes

Categoría: Bienestar

En nuestro post Lo tengo todo pero no soy feliz ya introdujimos el concepto y la definición de felicidad, y cómo poder llegar a ella buscándola dentro de nosotros mismos y no en factores externos.

Hoy de nuevo continuamos hablando sobre la felicidad y es que cada uno de nosotros aspira a llegar a ella y a sentirla continuamente, pero no sabemos muy bien su significado y cómo hacerlo.

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es una emoción que se produce cuando crees haber alcanzado una meta deseada. Las personas que tienen un alto grado de felicidad muestran generalmente un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas.

La felicidad no depende de las cosas que tenemos, sino de lo que somos. La felicidad hay que buscarla en nuestro interior porque por ahí es por donde llegarás a ella.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Mindfulness y Gestión Emocional

Apúntate y descubre técnicas para trabajar la inteligencia emocional y la atención plena.

Modelo de las tres vías de Martin Seligman

Desde el modelo de las tres vías de Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva,  se proponen tres vías para iniciar, perseguir y/o aumentar la felicidad.

La vida placentera (o vida hedonista)

Consiste en experimentar tantas emociones positivas como sea posible y amplificar la intensidad y la duración de estas emociones agradables.

  • Emociones positivas en el presente (satisfacción derivada de los placeres inmediatos, una buena comida, un buen vino, un masaje relajante, una larga siesta….)
  • Sobre el pasado (el recuerdo de emociones de orgullo, capacidad de cumplimiento, satisfacción por lo realizado, serenidad…) Y es que aunque no lo creas el recuerdo de estas emociones pasadas sí provoca felicidad.
  • También emociones sobre el futuro (esperanza, optimismo, confianza y fe). La anticipación y la visualización de estas emociones también provocan felicidad y pueden contrarrestar y disminuir estados de pesimismo.

¿Quieres conseguir manejar mejor las emociones y aprender a limpiar la mente de tanto ruido? Descubre más sobre nuestro curso de mindfulness.

La vida con compromiso

Conlleva buscar la participación, la implicación y el compromiso en todas las facetas de la vida en que sea posible: en las relaciones de pareja, en las relaciones sociales, con la familia, en tu lugar de trabajo, en las actividades de ocio... Aquí es muy importante recordar el concepto de “fluir” con la actividad para lograr felicidad.

En nuestro post llamado la Teoría del Flow te detallamos muy bien este concepto que se trata de ese momento en el que no eres consciente del paso del tiempo porque estás tan inmerso en una tarea y la disfrutas tanto que no eres capaz de pensar en nada más. Flow = felicidad.

La vida con significado

Consiste en utilizar las propias fortalezas personales y talentos para servir a algo más grande e importante que uno mismo, hacia algo mayor y trascendente; por ejemplo a través de instituciones sociales, culturales y/o religiosas.

Esto es, poner nuestras capacidades de manera altruista hacia los demás. Y es que una vida con sentido produce satisfacción personal y la creencia de que uno ha vivido bien, independientemente del tipo de institución usada para expresarla. Este tipo de actividades aportan un notable sentimiento de felicidad.

Estas tres vías no son ni exclusivas ni exhaustivas, es decir, se pueden perseguir diversos objetivos en el camino de la felicidad y recorrerse desde distintos lugares.

Según el propio Seligman, y sin menospreciar el valor que tiene la experimentación de emociones positivas en cualquier momento del ciclo vital, el desarrollo de la vida comprometida y de la vida significativa pueden tener una mayor importancia para la construcción del bienestar.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

¿Cómo puedo conseguir ser una persona más feliz?

Dejemos ya de tanta teoría y pasemos un poquito a la práctica, ¿te parece? 😉 Sólo tres cosas para empezar en el camino.

Lo primero y fundamental es no obsesionarte con alcanzar la felicidad

Cuánto más trates de conseguirla, peor será. Obsesionarte con ser feliz sin conseguirlo, sólo te llevará a estados de ansiedad y a frustrarte sin sentido alguno. Esto es sufrir por sufrir.

Intenta decir “adiós” a las necesidades absolutistas

¿Alguna vez te has planteado qué necesitas realmente para ser feliz? Salud, algo de comida, agua, un techo bajo el  que vivir, marcarte algún objetivo y meta por la que desarrollarte día a día, dormir y poco más.

Evita la soledad, rodéate de gente y fomenta tus relaciones sociales

¿Qué tal una quedada al mes con el grupo de amig@s de siempre? No seas perezas@ y encárgate tú de organizarlo.

Terminamos recordando el artículo Cómo Puedo Sentirme más Feliz que resulta fundamental para entender este concepto.

La felicidad no depende de las cosas que tenemos, sino de lo que somos. La felicidad hay que buscarla en nuestro interior porque por ahí es por donde llegarás a ella.

Y es que la felicidad depende de las cosas que NO se ven, de nuestros sentimientos, de nuestras emociones, de nuestro estado de ánimo, de nuestros sueños, de nuestros objetivos, de nuestra conciencia, de la satisfacción personal por lo realizado… en definitiva, la felicidad dependerá de nuestra actitud frente a la vida.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Como Controlar una Crisis de Ansiedad

Ya os hemos hablado en nuestro post “Aprendiendo a Relacionarse con la Ansiedad” de lo que la palabra ansiedad significa, de sus síntomas, causas, prevención…

Efecto Pigmalion, el enorme poder de las expectativas

No es la primera vez que en el blog dedicamos un artículo para explicar en profundidad un sesgo cognitivo psicológico. Ya lo hicimos con el…