Navidad sin un ser querido

La Navidad sin un ser querido: cómo sobrellevarla

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

2 diciembre, 2022

No cabe duda de que la Navidad nos llena de un sinfín de emociones. Comienza la temporada y nos llenamos de alegría, esperanza y expectativas por lo que vendrá, pero también es verdad que es una de las festividades del año en la que los sentimientos están a flor de piel y pueden generarnos emociones completamente opuestas.

Y es que la Navidad es sinónimo de unión, de humildad y de reencuentro con nuestros seres queridos, pero… ¿qué pasa cuando alguno de ellos ya no está con nosotros/as?

En esta oportunidad hablaremos sobre algo que muchas personas hemos vivido y encontraremos algunos tips para poder sobrellevarlo de la mejor forma posible: pasar la Navidad sin un ser querido.

Qué emociones pueden surgir

En el artículo anterior, hablamos sobre la Depresión Navideña y de por qué esta es una de las épocas del año que más nos afecta emocionalmente. Además, explicamos que sentir tristeza en estas fechas no necesariamente implica que tengamos depresión.

Existen muchos motivos por los que puede que nuestros seres queridos no estén con nosotros/as en las festividades. Bien sea porque falleció, porque tuvimos un conflicto con él o ella y no nos veremos hasta solucionarlo o porque vive tan lejos que sabemos que será muy difícil coincidir en estas fechas, la falta de esa persona nos puede cargar emocionalmente con sentimientos que van a afectar a nuestro bienestar emocional.

Algunos de ellos pueden ser:

  • Tristeza: sin duda una de las primeras emociones que podemos sentir. Desear que esa persona esté con nosotros/as y saber que no será así, puede que nos haga sentir pesimismo e insatisfacción.
  • Desilusión: haber tenido la esperanza de que esa persona estuviese con nosotros/as y saber que no ocurrirá, hace que perdamos la esperanza y la ilusión de lo que queríamos que pasara y no fue posible.
  • Nostalgia: como ya comentamos al principio del artículo, esta es una de las épocas del año en la que solemos reunirnos con nuestros seres queridos, por lo que es perfectamente normal que recordemos aquellos momentos de felicidad a su lado y sintamos pena por no estar con ellos en el presente.
  • Soledad: vemos la silla vacía que está a nuestro lado y es inevitable, sentimos soledad. Ya no está esa persona que solía acompañarnos y con la que compartíamos nuestras tradiciones… La celebración parece haber perdido parte de su esencia: acercarnos a las personas que más queremos.
  • Culpa: no necesariamente tenemos que sentirla, pero es probable que dependiendo de la razón por la que nuestro ser querido no esté comencemos a hacernos preguntas… “¿Debí haber actuado de otra manera?”, “¿Habré usado mal mis palabras?, “¿Estaré equivocado/a?”.
  • Enfado: sea cual sea la razón por la que no estamos con nuestros seres queridos en una fecha tan especial, es normal sentir enojo por la causa que originó dicha situación y la imposibilidad de cambiar las cosas.
  • Envidia: es difícil mantenerse al margen de lo que pasa a nuestro alrededor en cualquier momento del año. Las Navidades no son una excepción. Por todas partes vemos anuncios de familias reunidas en una mesa o escuchamos a nuestras amistades planificar su reencuentro, e inmediatamente comenzamos a desear lo que las demás personas tienen y nosotros/as no.
  • Apatía: sentir desmotivación, sin interés o entusiasmo alguno para planificar nada en estas fechas. Aquello que antes nos ilusionaba y que hacía de esta época un momento especial no está, por lo que celebrar parece carecer de sentido.
¿Te falta confianza y autoestima?IEPP sonrisa azul
¿Conoces muy bien tus debilidades pero te cuesta listar tus fortalezas?
Descubrir y potenciar los puntos fuertes de las personas tiene un impacto directo en su bienestar y felicidad
Accede al reto del bienestar y aprende a detectar tus fortalezas para conseguirlo
confianza psicología positiva
¿Te falta confianza y autoestima?IEPP sonrisa azul
¿Conoces muy bien tus debilidades pero te cuesta listar tus fortalezas?
Descubrir y potenciar los puntos fuertes de las personas tiene un impacto directo en su bienestar y felicidad
Accede al reto del bienestar y aprende a detectar tus fortalezas para conseguirlo
confianza psicología positiva

Tips para sobrellevar la Navidad sin un ser querido

Hay que recordar que la Navidad es una fecha de carácter religioso en la que nos solemos acercar más a las personas que son importantes para nosotros/as.

No se trata de tapar el sol con un dedo y fingir que esa persona nunca existió. Todo lo contrario: es importante saber trabajar nuestra inteligencia emocional para ser conscientes de nuestros sentimientos, aceptarlos, darnos tiempo y concentrarnos en las cosas buenas que  tenemos en el presente.

Se trata de encontrar las herramientas para superar esa pérdida y sus efectos, el duelo. Independientemente de la causa por la que esa persona no esté, tenemos una realidad: no podremos estar con ella y la Navidad será diferente a los años anteriores, lo que supone un cambio importante que podemos vivir como una pérdida.

En un artículo anterior hablamos sobre los seis pasos que te ayudarán a superar el duelo. Por lo que además, aquí te daremos algunos consejos que pueden ayudarte a pasar estas fechas con un mejor semblante y, sobre todo, mejores sensaciones =)

Sal de casa

Salir a dar un paseo, que nos dé el aire en la cara y mirar lo que hay en nuestro entorno puede ayudarnos a despejar la mente y distraernos un rato. Quedarnos en el sofá un día tras otro puede que nos haga caer en la inercia y salir de ella no es fácil. Dar una vuelta te hará evitar la monotonía del día a día y te subirá el ánimo.

Haz planes con amistades

Nos faltará una persona en Navidad, no lo podemos negar. Pero seguramente sí tendremos a alguien a quien también le tengamos afecto… Los/as amigos/as pueden ser una gran opción. ¡Sal con ellos/as! Poneros al día de lo que ha ocurrido e incluso hablar de lo que os afecta, con seguridad te quitará un peso de encima y además, te ayudará a pasar un rato ameno.

Habla con los/as más pequeños/as

Los niños y niñas son muy sensibles a todo lo que ocurre a su alrededor. Para ellos/as, este año también será diferente, por lo que de nada sirve ocultarles la realidad y fingir que nada ha pasado. Procura anticiparles cómo serán las Navidades, explícales la razón de una forma tranquila y dales tu apoyo emocional, esto les ayudará a entender un poco más cómo gestionar sus emociones.

Permítete llorar

Desahógate, no niegues lo que estás viviendo. Ser conscientes de cuáles son nuestras emociones y sentimientos y expresarlos será de gran ayuda para drenar lo que sentimos. A fin de cuentas, tratar de retenerlos en nuestro interior nos irá cargando poco a poco.

Piensa en positivo

Pongamos en práctica la psicología positiva y tratemos de poner el foco en las cosas buenas que tiene la vida y las personas: la salud, el apoyo de nuestras amistades, las cosas que hemos logrado este año… Es importante quitarle un poco de peso al lado negativo de la balanza y poner nuestra atención en lo que sí tenemos.

Recuerda los buenos momentos

Una forma de mejorar nuestro estado de ánimo es recordar los momentos que nos hicieron felices a lo largo de nuestras vidas. Ver fotos, contar anécdotas y agradecer las cosas que hemos vivido nos ayudarán a ver las cosas desde otra perspectiva.

Busca apoyo profesional

Contar con un/a profesional que sepa guiarnos para poder encontrar las respuestas que necesitamos es algo perfectamente normal y saludable. Aprender a gestionar nuestras emociones a veces puede ser un camino complejo, pero una persona experta en la materia podrá darte las herramientas que necesitas.

Si estás atravesando una situación similar y necesitas ayuda para poder salir adelante, puedes ponerte en contacto con nosotros/as y te explicaremos cómo empezar a hacer terapia de la mano del compañero o compañera que mejor se adapte a tu perfil. Solicita información en nuestra comunidad de psicólogos y da el paso que necesitas para mejorar tu bienestar emocional.

Por otro lado, si te interesa aprender a identificar y gestionar emociones complejas, con nuestro Título Experto en Psicología Positiva podrás adquirir las herramientas para lograrlo. Solo tienes que solicitar información y con gusto responderemos todas las preguntas que puedas tener.

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Amor platónico

Recuerdo momentos en mi adolescencia en los que, el simple hecho de pensar en uno de mis ídolos musicales, producía en mí una emoción que…

Separación o divorcio con niños/as

Hoy de nuevo retomamos un tema que consideramos fundamental e importante y que nuestros psicólogos y psicólogas del IEPP trabajan constantemente en sus procesos de…