autocontrol

Autocontrol: mantener la calma en los momentos más difíciles

Sonia CastroSonia Castro (Psicólog@)

“La victoria más grande e importante es conquistarse a uno mismo”

Platón

No tengo ninguna duda de que habrás escuchado un montón de veces el término autocontrol y es que este concepto es muy importante de cara a nuestro bienestar personal y emocional.

Definición

El autocontrol emocional es la capacidad que nos permite gestionar de forma adecuada nuestras emociones y NO permite que sean éstas las que nos controlen a nosotros.

Se trata de experimentar y de expresar TODAS, absolutamente TODAS las emociones de forma adecuada. Esta capacidad nos permite afrontar cada momento de la vida con mayor serenidad y eficacia.

¿Quién no conoce a alguien que se sabe controlar y se comporta de manera correcta, incluso cuando la emoción está en su punto más elevado? Ahí está, esa persona tiene un magnífico autocontrol emocional.

Tips y hábitos para mejorar el Autocontrol

Tener un buen control de las propias emociones no es fácil, pero sí podemos practicar y aprender qué acciones son buenas y cuáles no tan buenas para ir mejorándolo.

Así que aquí te dejo ciertos tips o técnicas que te pueden venir fenomenal de cara a trabajar tu autocontrol, eso sí necesitarás paciencia, esfuerzo, algo de tiempo y una actitud activa. ¡Toma nota de ellas!

Acepta y asimila que el autocontrol sí se puede trabajar y mejorar

Ya te lo he dicho al principio de este apartado, es fundamental no quedarse estancado y pensar que la manera de controlar nuestras emociones nos ha venido de fábrica y que por ello no hay nada más que hacer ¡ERROR! Con trabajo, empeño y actitud positiva puedes conseguir un cambio, está demostrado 😉

Identifica qué es lo que quieres controlar y qué es lo que quieres cambiar

Una vez que te has puesto a ello, has de tener claro qué cosas o qué aspectos son los que quieres controlar mejor. Sé lo más sincero y objetivo posible contigo mismo y piensa en qué situaciones sueles perder el control: “¿siempre reaccionas de manera descontrolada cuando te llevan la contraria?, ¿quieres dejar de fumar?, ¿empezar un régimen para perder algo de peso?”

Recuerda: no eres un superhéroe, ni una superheroína

En ciertas situaciones podemos llegar a un límite y por supuesto que será necesario y permitirnos parar. Esto es, tener buen autocontrol no significa que no se sufra, ni que tengamos que afrontarlo todo con una sonrisa, ni mucho menos que tengamos que luchar contra corriente.

Habrá veces que ante situaciones complejas lo mejor será frenar y decir: ¡stop!

Entrena tu inteligencia emocional

En nuestros posts: Inteligencia emocional y Cómo desarrollar la inteligencia emocional ya te hablamos de lo importante que es la inteligencia emocional. Es fundamental entrenarla ya que el autocontrol es una de las aptitudes que dominan las personas que son emocionalmente inteligentes.

Practica Mindfulness

Como ya te hemos explicado en otros artículos de nuestro blog, la práctica de la atención plena conlleva múltiples beneficios y uno de ellos es que mejora notablemente nuestro autocontrol y la gestión emocional. Si nunca has practicado Mindfulness, descubre que es la el mindfulness.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Mindfulness y Gestión Emocional

Apúntate y descubre técnicas para trabajar la inteligencia emocional y la atención plena.

Recibir Regalo

Lleva tu atención a otra cosa

No sé si tendrás experiencia con niños pequeños, si es así seguro que en alguna ocasión has podido comprobar cómo cuando un niño está llorando sin parar en plena rabieta, si desvías su atención haciendo que se centre en otra cosa y le distraes, en ocasiones, de manera inmediata, el llanto frena y suele disminuir la intensidad de la emoción. Pues con los adultos pasa exactamente igual, y es que las personas que mejor gestionan sus emociones también han aprendido a usar la distracción para bloquear sus estados emocionales antes de que sea demasiado tarde.

Beneficios de tener un buen autocontrol

Muchas son las ventajas y beneficios del autocontrol, entre ellas destacamos:

  • Permite afrontar las situaciones difíciles y complicadas con mayor eficiencia.
  • Ayuda a mantener la calma.
  • Mejora la comunicación.
  • Ayuda a tener mayor claridad de pensamiento.
  • Mejora de las relaciones sociales.
  • Permite controlar el estrés cuando te sientes bajo presión.
  • Mejora la seguridad en uno mismo.
  • Ayuda a tomar mejores decisiones.
  • Aumenta la capacidad de concentración.
  • Incrementa la autoestima.
  • Mejora el bienestar emocional.

Experimento real

En relación al autocontrol no podemos dejar de hablar de un famosísimo y todavía hoy replicado y comentado experimento que se llevó a cabo en la década de los 60 con una muestra de niños y golosinas, “¿te suena el test de Marshmallow”?

Fue un estudio relativamente simple y sencillo de ejecutar que consistió en que a un niño sentado junto a una mesa, se le entrega un plato con una nube dulce de golosina dentro. El adulto que conduce el experimento, le dice que saldrá de la habitación a hacer algo, pero que volverá en 15 minutos. Y que si el niño no se come la chuchería, como recompensa, recibirá una segunda golosina. Pero que si se lo come, no recibirá nada más.

El video que se hizo muy conocido (hoy en día viral) mostraba justamente a algunos niños luchando contra sus ganas de comerse la chuchería, para así recibir después su recompensa. En este enlace puedes ver el vídeo:

¿Cuáles crees que fueron los resultados?

Sólo un tercio de los niños consiguió aguantar hasta que regresó el adulto. El resto se comió la chuchería.

La capacidad de resistir “la tentación”, esto es, de no darse de inmediato el gusto, se llama postergación de la gratificación instantánea. Y es una herramienta esencial para nuestro desarrollo psicológico y personal.

Después de la primera toma, se hicieron varios estudios de seguimiento con los mismos niños que participaron en el experimento y los resultados fueron asombrosos.

En 1989 se encontró que los niños que eran capaces de postergar la gratificación instantánea, eran cognitiva, social y académicamente “más competentes” que quienes no pudieron aguantar la tentación.

En el año 1990, se encontró que en los niños que resistieron la tentación, las puntuaciones en una prueba que evaluaba la capacidad de conseguir sus objetivos y manejar el estrés, eran superiores a quienes no habían podido postergar su gratificación instantánea.

Años más tarde, cuando los niños ya eran adultos independientes, se les sometió a un escáner cerebral, y se encontraron diferencias estructurales en sus cerebros, se observó que quienes resistieron la tentación, tenían una corteza prefrontal más activa que quienes se comieron la chuchería.

Preguntas frecuentes

  • ¿No eres capaz de poner control a tus emociones y finalmente terminan dominando tu comportamiento?
  • ¿Eres consciente de que quieres trabajar tu autocontrol y no sabes cómo hacerlo?
  • ¿Quieres que un experto te acompañe en un proceso en el que trabajar tu autocontrol?
  • ¿Necesitas ciertas pautas pata saber cómo tener un mejor autocontrol?
  • ¿Te apetece aprender cómo controlar tus emociones y ser capaz de controlarlas?
  • ¿Tu familia y tu pareja llevan tiempo diciéndote que deberías controlarte más en ciertas situaciones?
  • ¿Quieres aprender y practicar ejercicios y actividades concretas para mejorar tu autocontrol?
  • ¿En demasiadas ocasiones pierdes el control y después te arrepientes?
  • ¿Tus pérdidas de control estás afectando a tu calidad de vida e interfiriendo de manera negativa en tu desarrollo personal y/o laboral?

Si te has sentido identificado con las preguntas que acabamos de hacer es probable que necesites trabajar el autocontrol. En el IEPP lo hacemos de manera habitual, ya que tenemos expertos en el tema. Si consideres que la ayuda de un profesional te ayudará en tu camino, solicita una cita online con un psicólogo para una orientación en la que te explicaremos los pasos a seguir para conseguir tu objetivo.

¡Hazlo ya!

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Cómo dejar de ser perfeccionista

¿Te preocupa lo pendiente que estás siempre del orden y de la perfección en casa? ¿Tus amigos no dejan de decirte que eres demasiado perfeccionista?…

6 Técnicas de Relajación para la Ansiedad y el Estrés

El ritmo tan frenético en el que nos movemos, las cargas, muchas veces innecesarias, que asumimos, la necesidad de quererlo todo rápido, ya y para…