dismorfia-corporal

Dismorfia corporal, espejito, espejito mágico...

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

22 noviembre, 2023

¿Habías escuchado antes el término “dismorfia corporal”?

Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!
Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!

La dismorfia corporal es un trastorno psicológico que afecta la percepción de la apariencia física de una persona, llevándola a obsesionarse y preocuparse de manera excesiva por aspectos de su imagen que percibe como defectos. Este trastorno, también conocido como trastorno dismórfico corporal (TDC) o dismorfofobia, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes lo padecen; actualmente considerado como un trastorno de síntomas somáticos en el DSM-5.

Imposible olvidar un reportaje interesantísimo y súper gráfico que nos ponían en la facultad para explicarnos este trastorno y en el que no dejaban de hablar y de citar a Michael Jackson como ejemplo de paciente que lo sufría.

Pues bien, hoy vamos a darle su espacio en este post a la dismorfia, trastorno que cada vez vemos y trabajamos más en procesos de terapia, en cierta medida por el influjo de las redes sociales y por la presión social hacia esa imagen idealizada y “perfecta” e imposible de alcanzar que en ocasiones es muy potente.

¿Qué es la Dismorfia Corporal?

La dismorfia corporal es un trastorno mental caracterizado por la preocupación obsesiva por la percepción de lo que una persona considera defectos en su apariencia física. 

Las personas que sufren de este trastorno tienden a enfocarse en detalles mínimos o en ocasiones imaginarios o inexistentes y a menudo buscan soluciones médicas o quirúrgicas para corregir lo que perciben como defectos.  

Es esencial comprender que la dismorfia corporal no se trata simplemente de tener inseguridades sobre la apariencia, sino de una preocupación desproporcionada, incapacitante y debilitante que puede afectar la vida diaria.

Síntomas del Trastorno Dismórfico Corporal

Identificar los síntomas del trastorno dismórfico corporal es crucial para reconocer la presencia de este trastorno y buscar ayuda profesional adecuada. 

Algunos de los síntomas comunes incluyen:

  • Obsesión con los defectos: la persona se obsesiona con la percepción de lo que considera defectos en su apariencia, que a menudo son imperceptibles para las demás.

La parte del cuerpo en la que suele recaer esa obsesión de manera más habitual suele ser el rostro, la cara. De esta manera estas personas al mirarse al espejo perciben (aunque en realidad no sea así) su nariz grande, los dientes torcidos, la mandíbula y el mentón anchos, arrugas muy marcadas en la piel, etc.

  • Comportamientos compulsivos: como ocurre en el Trastorno Obsesivo Compulsivo, (TOC) estas personas tienden a realizar comportamientos compulsivos, como mirarse al espejo constantemente, compararse con otros o buscar procedimientos estéticos innecesarios.

Aprende un poquito más acerca del TOC, escuchando nuestro podcast #64, llamado TOC, TOC, ¿te invaden pensamientos repetitivos?

  • Evitación social: la preocupación por la apariencia puede llevar a evitar situaciones sociales y afectar negativamente las relaciones personales.
  • Búsqueda de reafirmación constante: necesitan continuamente la aprobación y reafirmación de su apariencia, buscando consuelo repetido de amigos, familiares o profesionales de la salud.

Causas de la Dismorfia Corporal

Las causas de la dismorfia corporal son complejas y multifacéticas y no existe una única explicación para este trastorno. Algunos factores que pueden contribuir incluyen:

  • Factores genéticos: la predisposición genética puede aumentar la vulnerabilidad a trastornos relacionados con la ansiedad y la imagen corporal.
  • Experiencias traumáticas: experiencias traumáticas, como el acoso por la apariencia o eventos que han generado una  emoción de vergüenza intensa, pueden contribuir al desarrollo de la dismorfia corporal.
  • Presión social: los estándares de belleza distorsionados y poco realistas promovidos por los medios de comunicación y la sociedad pueden contribuir a la insatisfacción corporal.

Aprende mucho más sobre el concepto de presión social, leyendo AQUÍ nuestro artículo sobre ella.

  • Trastornos psicológicos asociados: la dismorfia corporal a menudo coexiste con otros trastornos, como la ansiedad y la depresión.

Si te interesa saber más acerca de la depresión, no dejes de pasarte por nuestro post, depresión, llorar por dentro, reír por fuera. 

Tratamiento de la Dismorfia Corporal

El tratamiento de la dismorfia corporal generalmente implica enfoques psicoterapéuticos y, en algunos casos, es recomendable también la medicación. 

Es esencial abordar tanto los aspectos cognitivos como conductuales del trastorno. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Terapia Cognitivo-Conductual (TCC): la TCC es una herramienta eficaz para cambiar patrones de pensamiento negativos y reducir comportamientos compulsivos.
  • Terapia de grupo: participar en terapias de grupo puede proporcionar apoyo social y permitir a las personas compartir experiencias y estrategias.
  • Enfoque holístico: un enfoque holístico que incluya terapias creativas, técnicas de relajación y atención plena puede complementar los tratamientos convencionales.

Enfrentando la Dismorfia Corporal

La dismorfia corporal es un trastorno que afecta a la percepción de la apariencia física, y su impacto puede ser significativo. Reconocer los síntomas, comprender las posibles causas y buscar el tratamiento adecuado son pasos esenciales para la recuperación.

La conexión con la Psicología Positiva puede fortalecer aún más el enfoque terapéutico, ayudando a las personas a desarrollar una relación más positiva consigo mismas, con su imagen y con su cuerpo. 

Conectando con la Psicología Positiva

La Psicología Positiva se centra en el bienestar y el florecimiento humano, abordando la salud mental de manera integral. 

Lee AQUÍ por qué es tan importante la salud mental.

En el contexto de la dismorfia corporal, la Psicología Positiva puede ofrecer herramientas valiosas para mejorar la autoestima, el autoconcepto, la autoaceptación y el desarrollo de una mentalidad positiva.

Aquí te dejamos nuestro podcast #9 en el que le damos el papel protagonista a la Autoestima, que desde el IEPP consideramos fundamental cuidar, proteger y trabajar.

Nuestro Título Experto en Psicología Positiva Aplicada es un ejemplo de cómo la psicología positiva se integra en la formación profesional. Entender y aplicar los principios de la psicología positiva puede ser un componente valioso en el proceso de tratamiento de la dismorfia corporal, fomentando la resiliencia emocional y promoviendo una percepción de la imagen corporal más saludable.

¿Quieres conocer qué es la imagen corporal y sus efectos en la autoestima? Aquí te lo explicamos.

Bibliografía y fuentes de datos:

  • Phillips, K. A. (2005). The Broken Mirror: Understanding and Treating Body Dysmorphic Disorder. Oxford University Press.
  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (5ª ed.). American Psychiatric Publishing.

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

El Experimento del perro de Pávlov. Campanas que moldean conductas

El experimento del perro de Pávlov es uno de los estudios más icónicos en la historia de la psicología.  Realizado a principios del siglo XX…

Amaxofobia o miedo a conducir. ¡Precaución, amigo conductor!

Amaxofobia, vaya palabreja… Es probable que leído así no te suene, pero si te digo miedo o fobia a conducir, igual la cosa cambia… En…