labilidad emocional película joker

Labilidad Emocional: me siento y me comporto como el protagonista de la película El Joker

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

9 octubre, 2020

“Estábamos en la oficina y de repente tras recibir una llamada de atención por parte del coordinador, su reacción nos asustó a todos, lloraba sin parar y no había manera de consolarla, ni tranquilizarla, vaya drama y vaya papelón montó… y yo me preguntaba… si reacciona así de exagerada por un simple comentario sin maldad, ¿cómo lo sufrirá y qué hará cuando le toque vivir una mala noticia de verdad…?”

Mucho hemos hablado ya en el blog acerca de las emociones y es que para el ser humano las emociones son fundamentales, son universales, nos ayudan a relacionarnos con el mundo y con los demás, a expresarnos y nos hacen sentir vivos.

También os he hablado ya de los altibajos en el estado de ánimo que se conoce como desequilibrio o inestabilidad emocional y hoy vamos a dedicar este artículo a la labilidad emocional, ¿sabes lo que significa?

Definición, ¿Qué es la labilidad emocional?

La labilidad emocional, hace referencia al descontrol de los estados emocionales, esto es, la persona lábil no los expresa de manera correcta, lo hace de forma exagerada o fuera de lugar. De la mima manera que le pasa a la inestabilidad emocional, NO se trata de una enfermedad, ni de un trastorno mental.

Es la falta de regulación al percibir, sentir y expresar las emociones básicas.

Lo más habitual es que la persona se ría de manera descarada ante una situación triste o llorar amargamente cuando le estén dando una buena noticia. El tiempo de la reacción emocional puede variar de unos instantes a unos minutos.

No es un descontrol continuo, no, son episodios intermitentes que aparecen de forma inesperada y entre estos episodios, el estado emocional y el humor de la persona se muestra totalmente normal.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Psicología Positiva

Apúntate y aprende técnicas para mejorar el bienestar psicológico.

Recibir Regalo

¿Rasgo o trastorno?

La labilidad como tal, sin nada que le acompañe es eso, labilidad emocional. Y mucho cuidado porque en ocasiones se puede confundir con el trastorno bipolar, y muy lejos de la realidad, y es que el trastorno bipolar sí es una enfermedad mental grave.

Eso sí, la labilidad emocional puede ser también un síntoma de otras enfermedades incapacitantes como la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, Parkinson, esquizofrenia, depresión, autismo, trastorno límite de personalidad o incluso Alzheimer. 

Habrá que valorar y evaluar a la persona en el resto de áreas para poder hacer un diagnóstico correcto.

Descartado otro trastorno, la persona que sufre labilidad emocional tiene reacciones de tristeza con llantos desproporcionados o risas histriónicas, poco apropiadas y muy llamativas sin motivo muy aparente.

Causas

  • Alteración cerebral: La causa más habitual que provoca la labilidad emocional en la persona es un fallo o defecto en la zona cerebral que regula las emociones, es decir, en el sistema límbico como consecuencia de un accidente cerebrovascular, esclerosis lateral amiotrófica (ELA), esclerosis múltiple (EM), lesión cerebral traumática o epilepsia.
  • Consumo habitual de sustancias: como el alcohol y otras drogas.
  • Alto nivel de estrés: llevar un ritmo de vida poco equilibrado.
  • Situaciones emocionales traumáticas, principalmente ocurridas durante la infancia.
  • Traumatismo craneoencefálico.

Consecuencias

  • Problemas de ansiedad.
  • Problemas en las relaciones de pareja y rupturas sentimentales frecuentes.
  • Disminución de las relaciones sociales.
  • Aislamiento y sentimiento soledad.
  • Vergüenza y culpabilidad.
  • Depresión.
  • Inseguridad y problemas de autoestima. La persona es totalmente consciente de sus limitaciones y de sus reacciones desproporcionadas, así que su propia confianza y seguridad en ella misma se verán reducidas y muy limitadas.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Descargar Ejercicios

¿Qué hacer?

Si la labilidad emocional está incapacitando tu vida laboral, social y personal, toma medidas porque se puede trabajar en terapia.

En un proceso terapéutico psicológico, el objetivo prioritario será identificar y entender por qué ocurre esto y acompañar a la persona a controlar, dominar y manejar mejor sus emociones y estado de ánimo.

Otros objetivos que también podemos trabajar con nuestro terapeuta pueden ser: la autoestima, la ansiedad, la vergüenza, la culpa, la tolerancia a la frustración, el autocontrol…

Por lo tanto, no esperes más, si te has sentido reflejado con este artículo y crees que necesitas trabajar la labilidad emocional, contacta con el IEPP, nuestros psicólogos profesionales te van a acompañar para que la cosa mejore y puedas ser dueño de tus emociones y que te encentres mejor.

Solicita aquí, tu primera sesión de orientación en la que te conoceremos vía online, con uno de nuestros psicólogos expertos online.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Acatisia: el motor interno

“Las piernas se me mueven cuando estoy sentado en el trabajo, incluso durmiendo, siento un cosquilleo y la única forma de pararlo es moverlas, moverlas…

Venganza: “ojo por ojo”

Es un sentimiento o emoción que nos ha perseguido a través de la literatura o del cine: Alejandro Dumas en el Conde de Montecristo que…