Inestabilidad Emocional

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

15 octubre, 2020

¿Te pasa que en una misma semana o incluso puede que en un  mismo día seas capaz de pasar de manera instantánea y casi inmediata de la tristeza más amarga a la más pura alegría y por tanto de la risa al llanto?, ¿estos cambios emocionales te ocurren de manera demasiado frecuente y tú sientes que a otras personas no les pasa?, ¿vives en una montaña rusa constante de emociones con subidas y bajadas emocionales que te incapacitan en tu día a día?, ¿no eres capaz de controlar esas fluctuaciones ni aún proponiéndotelo y ello te juega malas pasadas?, ¿crees que la gente de tu alrededor y tu pareja te describiría como una persona desequilibrada emocional?...

Es posible que no sean simples cambios de humor y que se trate de una verdadera inestabilidad emocional.

¿Qué es?

La inestabilidad emocional o desequilibrio emocional se trata de una alteración de la afectividad en la que la persona que la sufre puede sufrir altibajos bruscos y habituales en sus estados emocionales. Esto ocurre sin ninguna causa real que lo justifique o un motivo suficientemente fuerte, por lo tanto las emociones varían rápidamente y mantener el afecto de forma constante durante un largo período de tiempo resulta complicado.

La inestabilidad emocional no es un trastorno mental, ni psicológico, pero ¡ojo! hay que prestarle mucha atención, ya que si está pasando nos puede dar indicios de ser un síntoma de otros trastornos como trastornos bipolares, trastornos del estado de ánimo o incluso el trastorno límite de personalidad.

En una persona que no sufra descontrol emocional, su estado de ánimo se mantendrá constante y será el mismo durante días y semanas, incluso independientemente de experimentar fuertes emociones y esto es así porque el estado emocional viene marcado por diversos elementos: características del sistema nervioso, vivencias, interpretaciones que hagamos, experiencias, forma de vida, biorritmo…

Por el contrario, en las personas inestables, emocionalmente hablando, su estado de ánimo fluctúa, varía, se modifica y cambia con muchísima frecuencia.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Psicología Positiva

Apúntate y aprende técnicas para mejorar el bienestar psicológico.

Recibir Regalo

Síntomas

Te dejo por aquí los síntomas más habituales que encontramos en consulta cuando la persona sufre desequilibrio emocional:

  • Estado de ánimo eufórico, Euforia: Es una sensación de alegría y optimismo máximo. No es que la persona se encuentre contenta, no, es otro nivel superior. La persona cree y piensa que va a lograr absolutamente todo lo que se proponga, se muestra risueña, optimista, positiva, activa, muy motivada con todo. Siente que la vida le sonríe y todo es de colores vivos e intensos a su alrededor. Excesivas muestras de cariño, la persona se expresa muy abierta en las relaciones sociales, extrovertida.
  • Estado de ánimo triste, Tristeza: En los momentos de tristeza, llega el bajón, llega el pesimismo más absoluto, la persona se desmotiva, pierde la ilusión y el interés. Todo lo ve de color oscuro y en grises. La persona se siente apática, sin ganas de hacer nada, sin energía, muy cansada y apenada. En este estado es habitual el aislamiento social.  
  • Inconstancia: La persona con desequilibrio emocional es inconsistente y procrastinadora. Y esto es porque sus metas y tareas y objetivos van a depender directamente de su estado de ánimo, así pues empezará nuevos proyectos cuando se siente motivada y eufórica, pero los dejará aparcados cuando le llegue la fase de tristeza.
  • Poca o nula tolerancia a la frustración: La persona inestable emocional suele sufrir mucha frustración cuando no es capaz de controlar sus emociones y su estado emocional, y por consecuencia a su propia inestabilidad le costará aceptar y tolerar su propia frustración.
  • Baja autoestima.
  • Falta de seguridad: Muy en relación con la autoestima baja, estas personas se sienten muy inseguras en su día adía y de manera habitual buscan el apoyo y la aprobación de los que les rodean.

Causas

¿Conocemos dónde está el origen y las causas de la inestabilidad emocional?

Si y se debe a la suma de diversos factores.

  • Cambios en los niveles de energía como consecuencia de los cambios en el propio metabolismo y del cuerpo de la persona: la tensión arterial, la glucosa…
  • Insomnio y alteraciones del sueño
  • Problemas de atención y de concentración.
  • Consumo habitual de sustancias como el alcohol y otras drogas
  • Cambios hormonales, sobre todo en la mujer
  • Estrés y llevar un ritmo de vida poco equilibrado.  

Consecuencias

  • No consolidación de proyectos laborales. Es habitual que las personas inestables emocionales no lleguen a terminar sus estudios, sus proyectos, que cambien habitualmente de trabajo y no terminan nunca de promocionar laboralmente hablando.
  • Problemas en la relación de pareja y rupturas sentimentales.
  • Disminución de las relaciones sociales. El entorno social de estas personas les conocen y muchísimas veces  no se muestran naturales con ellos por miedo a que un simple comentario, frase o acto desarme el desequilibrio. Lo que en muchas ocasiones se traduce en soledad, aislamiento y un círculo extremadamente reducido de amistades.

¿Rasgo o Trastorno?

Como he dicho al inicio del post, la mera presencia de inestabilidad emocional no nos muestra un trastorno como tal, sino que se trataría de un rasgo de la persona y esto es así cuando la persona sólo tiene el desequilibrio emocional pero no cumple el resto de los requisitos que permiten diagnosticar un trastorno.

Por lo tanto para poder diferenciarlo tendremos que tener muy claro el resto de requisitos y síntomas que harán que se pueda dar un diagnóstico preciso y concreto.

Practica Mindfulness y Mejora el Manejo Emocional

5 pasos prácticos para iniciarse en la atención plena

Conoce las principales claves del Mindfulness y aumenta el bienestar con sencillos pasos para aplicar en el día a día.

Descargar Guía

¿Cómo mantener el equilibrio?

Si la inestabilidad emocional es una constante en tu día a día y te afecta en las áreas laboral, social y personal sí se puede trabajar en terapia, independientemente de que se trate de un rasgo de la persona, y es que ahora sabemos que podemos mejorar muchos aspectos de ella para sentirnos mejor.

En un proceso terapéutico psicológico, el objetivo prioritario será  buscar un equilibrio emocional aprendiendo la persona a controlar, dominar y manejar mejor sus emociones y estado de ánimo, es importante destacar la importancia del Mindfulness en este aspecto.

Otros objetivos que también podemos trabajar con nuestro terapeuta pueden ser: la seguridad, la autoestima, la procrastinación, el autoconocimiento, la tolerancia a la frustración, el manejo de las expectativas y la autonomía personal 

Por lo tanto, no lo dudes más, si te has sentido identificado con este artículo y crees que necesitas trabajar la inestabilidad emocional que lleva un tiempo acompañándote a diario, ponte en manos de un profesional. Desde el IEPP estaremos encantados de poder ayudarte, conoce aquí a nuestros psicólogos online.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Acatisia: el motor interno

“Las piernas se me mueven cuando estoy sentado en el trabajo, incluso durmiendo, siento un cosquilleo y la única forma de pararlo es moverlas, moverlas…

Venganza: “ojo por ojo”

Es un sentimiento o emoción que nos ha perseguido a través de la literatura o del cine: Alejandro Dumas en el Conde de Montecristo que…