Modelo REACE del perdón

El modelo REACE del perdón

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

23 septiembre, 2022

El perdón representa una transformación motivacional que aparece en relación con una persona que nos ha ofendido o hecho daño. 

Se ha definido como la voluntad de abandonar nuestro derecho de sentir resentimiento, emitir juicios negativos y mostrar comportamiento indiferente hacia una persona que nos ha tratado de forma injusta.

En nuestro post “Qué es el perdón” puedes profundizar sobre este concepto, para entender mejor su significado y las variables que pueden influir a la hora de que nos cueste más o menos perdonar.

Tipos de perdón

Imagina la siguiente situación: 

Miguel tiene 17 años. Vive con su madre en un barrio humilde y les cuesta llegar a fin de mes. A las pocas semanas de nacer, su padre se fue de casa, sin dar prácticamente ninguna explicación y dejando sola a su madre, quien llevó todo el peso de la crianza. Después de 17 años, su padre ha reaparecido. Ahora es dueño de una empresa solvente y afirma estar profundamente arrepentido de lo que hizo. Quiere encontrarse con su hijo y recuperar “el tiempo perdido”. Miguel, rehúsa conocerle porque no le perdona que lo abandonara cuando era niño. Sin embargo, finalmente decide hacerlo porque sabe que retomar la relación supondrá un alivio económico en casa y le permitirá acceder a determinadas cosas que para él eran impensables.

No es lo mismo decidir perdonar que perdonar de corazón, y es que, como todos sabemos, la cabeza muy a menudo va por un lado y el corazón va por otro. De ahí que podamos distinguir entre dos tipos de perdón:

El perdón decisional

Implica que la víctima tome la decisión de perdonar al ofensor y actúe en consecuencia, sin tenerle en cuenta la ofensa cometida en posibles interacciones futuras, a pesar de que el recuerdo de la ofensa siga doliendo.

El perdón emocional

Sería el cambio gradual en la víctima de emociones negativas a emociones positivas en relación con el ofensor. Suele ser más lento y podemos controlarlo menos. Activa las motivaciones de misericordia y gracia, que sustituyen a las motivaciones de venganza, evitación y rencor.

¿Con qué tipo de perdón asociarías el caso de Miguel?

Lo ideal para él (y para todas las personas que se han sentido víctimas de una ofensa) es que el perdón decisional acabe desembocando en un perdón emocional, que es cuando se produce la verdadera sanación psicológica, lo cual queda constatado cuando el recuerdo de la ofensa ya no duele, no provoca sufrimiento.

El poder curativo del Perdón

Los estudios del perdón han experimentado un gran incremento en cantidad y calidad en los últimos 20 años y a día de hoy contamos con evidencia amplia sobre sus beneficios sobre la salud psicológica. 

Para saber por qué el perdón es un componente esencial para conseguir la felicidad y el bienestar, no dejes de leer el post “Beneficios de perdonar a los demás

Ya sabemos el por qué, pero nos queda la parte más difícil: ¿Cómo perdonar?

El Modelo REACE del perdón nos da las claves.

¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad
¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad

¿Qué es el Modelo REACE del perdón y para qué sirve?

Sabemos por propia experiencia que el proceso de perdonar no es fácil, aunque es un factor importante para afrontar de forma adaptativa las dificultades inevitables en la vida cotidiana. Un modelo explicativo que describe el proceso para desarrollar competencias y habilidades para perdonar es el de Worthington (2001). Este autor nos ofrece el modelo REACE del Perdón, una especie de fórmula sobre cómo perdonar que consta de cinco fases, representadas en forma de pirámide:

FUENTE: Adaptación de Worthington Jr, E. L. (2009, p.79)
  • (R)ecordar– El primer paso consiste en recordar el hecho de que hemos sido dañados/as y expresarlo como tal. Lo importante es no caer en sentirnos víctima de una “mala persona”, sino simplemente reconocer que lo que ha ocurrido nos ha hecho daño. Aquí se toma la decisión de perdonar y tratar a la persona que ha realizado la ofensa como válida en sí.
  • (E)mpatizar – El segundo paso busca una comprensión empática de la otra persona. ¿Qué ocurrió desde su punto de vista? ¿Qué le llevó a hacer lo que hizo? … imaginarnos la situación desde la otra persona, poniéndonos en su lugar será el primer paso para generar emociones como la compasión. Esta fase nunca busca invalidar las emociones presentes y normalmente fuertes hacia la persona que agrede, ni pretende tolerar o consentir lo que hizo.
  • (A)cto altruista – Perdonar es un acto altruista, en el sentido que es algo que damos sin esperar nada a cambio de la otra persona. Simplemente lo hacemos para sentirnos libres de su lastre.  Recuerda una ocasión en la que tú fuiste el transgresor/a, te sentiste culpable y fuiste perdonado/a, se trata de un regalo que te hizo otra persona porque lo necesitabas y te sientes agradecido/a por haberlo recibido. Es probablemente el paso más difícil y decisivo para cambiar el significado emocional del recuerdo.
  • (C)ompromiso–Se formula un compromiso por escrito de que decidimos perdonar a la persona en cuestión. En los grupos de Worthington, los participantes redactan un “certificado de perdón”, escriben una carta de perdón al culpable, componen un poema o una canción, o cuentan a un amigo de confianza lo que han hecho. Todas estas actividades constituyen contratos de perdón que conducen al paso final.
  • (E)nganche al perdón -Mantener nuestro compromiso de perdonar a lo largo del tiempo, mediante notas hacía uno/a mismo/a que nos recuerdan nuestra decisión, las razones por las que perdonamos. Es importante darse cuenta de que recordar no significa no haber perdonado. Habrá tentaciones más adelante que nos harán replantear el haber perdonado y para esas ocasiones se utilizan los recordatorios por escrito.

En los procesos de desarrollo de fortalezas podemos explorar y promover interacciones estratégicas entre el Perdón con otras fortalezas como el Conocimiento y el Manejo emocional, la Generosidad, la Humildad y la Valentía.

¿Te ha gustado conocer más sobre El modelo REACE del perdón? Si te gustaría aprender a potenciar ésta y otras fortalezas personales, tanto a nivel de desarrollo personal como profesional, solicita información sin compromiso sobre nuestro curso de Experto en Psicología Positiva

REFERENCIAS

  • Worthington, E. (2001). Five steps for forgiveness. New York: Crown.
  • Worthington Jr, E. L. (2009). Forgiving and reconciling: Bridges to wholeness and hope. InterVarsity Press.

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

La fórmula de la FELICIDAD

Iniciamos este post retomando el objetivo de la Psicología Positiva. Esta disciplina científica trata de estudiar la forma en que la gente siente emociones positivas,…

Síndrome Postvacacional

Si estás leyendo este post probablemente hayas vuelto de vacaciones recientemente…. Y no lo estés llevando del todo bien. En primer lugar, regresar al trabajo…