valentia fortaleza

La Valentía: ¿Soy realmente valiente?

Categoría: Psicoterapia

“El verdadero valor se encuentra entre la cobardía y la temeridad”

Miguel de Cervantes

Hoy vamos a profundizar en el concepto de valentía. Valentía definida como cualidad, como fortaleza, entendida como una característica positiva que en determinadas ocasiones nos ayuda a mejorar y a definirnos como buen ser humano.

Qué es la valentía

Difícil pregunta para responder a si a “bote pronto”. Y es que hay muchos términos y posibles sinónimos que nos pueden ayudar a contestar esta pregunta: coraje, superación, osadía, fuerza de voluntad, seguridad...

La valentía es una fortaleza de una persona cuando actúa con decisión y firmeza haciendo frente a sus miedos, inquietudes y dudas, independientemente de las posibles consecuencias.

Es habitual asociar la valentía a grandes actos, pero en muchísimas ocasiones, la valentía aparece y se deja ver en pequeños actos del día a día y en los comportamientos cotidianos.

La valentía puede entenderse como un rasgo (elemento más o menos estable de nuestra personalidad) o como un estado o conducta concreta, esto, cuando en función de la situación en la que me encuentre, muestro o no valentía.

Verdades y Mitos sobre la valentía

Lo que SÍ es ser valiente

  • La persona valiente gestiona de forma correcta sus emociones.
  • Tienen buena autoestima.
Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso de Autoestima y Confianza

Apúntate y descubre técnicas para aumentar la autoestima mediante las fortalezas.

  • Tiene mucha fuerza de voluntad.
  • Hay claridad en sus ideas, esto es, saben muy bien lo que quieren, pero sobre todo lo que no quieren.
  • Saben hacer frente a sus miedos e inseguridades.
  • Son personas asertivas.
  • Actúan con firmeza y seguridad.
  • No tienen miedo excesivo a equivocarse.
  • No les preocupa en exceso lo que el resto de personas piensen y digan acerca de ellos.
  • No tienden a adelantar, ni anticipar acontecimientos.

Lo que NO es ser valiente

  • Valentía NO es no sentir miedo.
  • Ser valiente NO es superar las dificultades en soledad, sin pedir ayuda
  • Valentía NO es no sufrir, ni experimentar malestar, dolor o sufrimiento.
  • Ser valiente NO significa no tener ningún momento malo y estar siempre bien, contento y dispuesto a superar la adversidad.
  • Ser valiente NO es intentar ser un superhéroe o una superheroína las 24 horas del día, eso es imposible, recuerda eres humano.

¿Te viene a la cabeza alguien cercano que consideras una persona valiente? Maravilloso, quédate a su lado, porque es un lujo poder tener personas valientes a tu alrededor 😉  

La valentía como fortaleza personal

La valentía es una de las 24 fortalezas descritas por Seligman y Peterson en el año 2004 y que definieron como: “No dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree correcta aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado”.

Así pues una definición de valentía puede ser no retroceder ante la amenaza, el desafío, la dificultad o el dolor.

La valentía es una de las fortalezas de la persona que es importante entrenar, sin ella es probable que no alcancemos el bienestar, la serenidad, la satisfacción y el crecimiento personal, y es que la valentía está implícita en todas las áreas de nuestra vida.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Determinadas características de nuestra personalidad pueden ser facilitadoras, o al contrario, entorpecer, a la hora de comportarse con valentía:

  • La necesidad de tener todo bajo control.
  • El perfeccionismo.
  • Baja tolerancia a la incertidumbre.
  • La tendencia a anticipar acontecimientos.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • El miedo a equivocarse.
  • La tendencia a adelantar acontecimientos.
  • El miedo al qué dirán.
  • Baja autoestima.

¿Cómo potenciar la valentía?

Todos somos valientes en cierta medida y es que todos efectuamos actos valientes a diario, aunque no nos demos cuenta. El potencial y la base está ahí, es decisión nuestra entrenarlo y potenciarlo.

Así que para potenciar la valentía es fundamental trabajarla poco a poco y es que será un proceso, un camino, un entrenamiento continuo.

¿Cómo? Podríamos potenciar nuestra valentía marcándonos retos a superar, defendiendo una idea aunque el grupo esté en contra, o poniendo en riesgo nuestro físico por salvar a otro.

Vamos a ser más concretos, coge papel y lápiz y te propongo que dediques unos minutos a contestar las siguientes preguntas.

  1. ¿Te consideras una persona valiente?, ¿por qué sí, por qué no?
  2. ¿Hay alguna situación actual que tengas que afrontar o estés afrontando, en la que necesites coraje para afrontarla y superarla? Puede ser una situación pequeña, leve, cotidiana… o grave, intensa, estresante. Describe bien esa situación.
  3. ¿Crees que necesitas ser más valiente?, ¿consideras que te vendría bien? ¿Sientes presión externa o interna acerca de tu valentía?
  4. ¿Te beneficiaría, sería bueno para ti, animarte y superar esta situación de una manera diferente?, ¿por qué?
  5. ¿Estás motivado para el cambio?

Ahora te propongo una estrategia de 8 pasos que puede ayudarte a afrontar un temor, y a partir de ahí fomentar, incrementar tu valentía, tu fortaleza:

  1. Tolera tus temores. No huyas, no quieras escapar de la emoción.
  2. Revisa qué suele producirte temor. Analiza ante qué situaciones y eventos tiendes a asustarte. Identificar tus miedos es el primer paso para manejarlos.
  3. Comprende tu temor. Escucha lo que ese temor te quiere decir.
  4. «Pon en su lugar” a tu temor. Ahora que tienes identificado y conoces más a tu temor, “ponle en su sitio”. Hazte preguntas como ¿es para tanto? ¿qué es lo peor que podría pasar? ¿por qué no voy a poder hacerlo? ¿no he afrontado cosas parecidas?
  5. Focalízate en tus objetivos y metas.
  6. No te anticipes, no rumies.
  7. Actúa, ponte en acción. Confía en ti y en tus posibilidades.
  8. Aprende. El temor va desapareciendo con la práctica y el aprendizaje.

Desde el IEPP te animamos y te invitamos a que trabajes tu fortaleza de la valentía, anímate a ser valiente en tu día a día.

¿Quieres que un profesional te acompañe en el camino? Por supuesto, solicita una orientación gratuita en la que te guiaremos sobre la mejor manera de empezar el proceso, conoce aquí todas nuestras modalidades de terapia, tanto presencial como online.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Como Controlar una Crisis de Ansiedad

Ya os hemos hablado en nuestro post “Aprendiendo a Relacionarse con la Ansiedad” de lo que la palabra ansiedad significa, de sus síntomas, causas, prevención…

Efecto Pigmalion, el enorme poder de las expectativas

No es la primera vez que en el blog dedicamos un artículo para explicar en profundidad un sesgo cognitivo psicológico. Ya lo hicimos con el…