que es el perfeccionismo

La Epidemia del Perfeccionismo

Sonia Castro Sonia Castro (Psicólog@)

25 agosto, 2023

“Hasta que no quede perfecto, no pienso parar”, “perfeccionista, ¿yo…?, “para hacerlo mal, mejor no lo hago”, “siempre es posible mejorarlo”… ¿te son familiares estas frases?

¿Quieres conocer cómo dejar de ser tan perfeccionista? Conoce aquí ejercicios prácticos para dejar de ser perfeccionista.

Qué es el perfeccionismo

En mis más de 10 años de experiencia laboral como psicóloga haciendo entrevistas personales en una agencia matrimonial, cuando les pedía a mis clientes que resaltaran varias cualidades acerca de ellos, en muchísimas ocasiones incluían ser perfeccionistas como una de ellas. ¿Cómo lo ves?

El perfeccionismo en psicología se define como la creencia que tiene la persona cuando cree que debe alcanzar la perfección en todo lo que hace.

También en psicología al perfeccionismo se le conoce como “Síndrome del Perfeccionista”, o “Trastorno Anancástico de la Personalidad”. En este artículo vamos a profundizar más en ello. 

Personalidad Perfeccionista

A priori podemos creer que tener una personalidad perfeccionista es positivo y una virtud y que el perfeccionismo es una cualidad o característica muy buena e identificarlo con el éxito y el triunfo.

Pero, ¡cuidado aquí!, porque casi nunca es así y es que el exceso de perfeccionismo puede llevar a todo lo contrario, puede ser negativo, incapacitante, tener ciertas desventajas y provocar ansiedad, angustia, tensión y un sentimiento de fracaso constante y frustración en el día a día de la persona perfeccionista.

Causas del Perfeccionismo

No es sencillo señalar una causa concreta y específica que provoque el perfeccionismo en la persona, lo que sí podemos encontrar es un cúmulo de causas del perfeccionismo. Aquí te dejo las dejo:

  • Genéticos, existirá una predisposición genética con la que se nace. El indicador biológico del rasgo ansioso de la personalidad sería la hiperactividad del receptor serotoninérgico postsináptico, existente en los trastornos de la personalidad como son el de evitación, dependencia y el trastorno obsesivo-compulsivo.

Si escuchas nuestro podcast #64 aprenderás mucho más sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo. 

  • El entorno y el ambiente en el que crecemos y nos desarrollamos que influye mucho más de lo que a veces imaginamos. Aquí podemos destacar:
  1. Recibir elogios y alabanzas constantemente que provocan que la autoestima dependa únicamente de ellos: “lo has hecho fenomenal”, “eres maravillos@”, “perfecto, como siempre”, “no es por presumir, pero el más listo de la clase tú”… Cuando esto pasa, la persona se acostumbra y para mantenerlo se vive con una presión interna extra nada positiva.
  2. Sufrir humillaciones de manera habitual durante la infancia; esto puede llevar a pensar que para ser aceptado y dejar de ser humillado, tendremos que esforzarnos en conseguir la perfección.   
  3. Estilo de crianza con padres autoritarios que exigen mucho a sus hijos: “¿solo has sacado un 8 en matemáticas? tú eres capaz de mucho más, la próxima vez demuéstrame lo que vales y saca un 10” Estos niños se vuelven muy autoexigentes y perfeccionistas porque de esta forma reciben el cariño de sus padres y creen que es la única forma de conseguirlo.
  4. Crecer en un hogar con padres y/o hermanos muy exitosos. Aquí la persona se quiere sentir igual, quiere compararse con ellos para sentirse un miembro más de la familia.  
  5. Los hijos de padres perfeccionistas pueden desarrollar una personalidad perfeccionista porque es lo que han aprendido en casa y es que los hijos son modelos que aprenden y absorben como esponjas lo que ven y viven en su día a día.
  6. Tener la autoestima baja, esto puede llevar a la persona a buscar la perfección pensando erróneamente que así compensará los sentimientos de inferioridad.
  7. Tener poca tolerancia al fracaso o a la frustración, en este caso la persona puede intentar compensar de manera exagerada este miedo buscando la perfección.
  8. Competitividad. La sociedad altamente competitiva en la que vivimos puede causar que la gente se obsesione por la perfección para conseguir buenos resultados y destacar por encima de los demás. Vivimos en un mundo en el que el comportamiento, el estatus y la imagen determinan la utilidad y el valor de la persona. No hay que alejarse para encontrar ejemplos: el mercado ofrece todo tipo de remedios cosméticos para el consumidor defectuoso. Mientras tanto, redes sociales como Facebook o Instagram se ofrecen como plataforma de intercambio de las versiones más perfectas de nosotros mismos y de nuestro estilo de vida ideal.
Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!
Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!

Consecuencias de ser Perfeccionista

Negativas

  • Baja autoestima. Además de causa, también es consecuencia. La persona perfeccionista nunca se llega a sentir del todo satisfecha cuando consigue un logro (incluso cuando lo conseguido sea excelente y muy bueno) no, el perfeccionista siempre quiere más y más y mucho mejor. Por esto sus sentimientos de fracaso pueden llevarle a desarrollar una autoestima baja.
  • Culpa. En estrecha y directa relación con lo anterior está la culpa y es que el perfeccionista al no sentirse satisfecho con lo que realiza, se siente culpable por no conseguir sus objetivos y expectativas marcadas.

Aprende más sobre el peso de la culpa, AQUÍ.

  • Pesimismo y tendencia a la negatividad. El perfeccionista tiene como objetivo alcanzar la perfección, esa es su meta, independientemente del proceso y del esfuerzo empleado. Esto le obliga a pelear sin cesar por conseguir las metas, pero no disfruta nunca del momento. No cree ser lo suficientemente buena persona para que algo positivo le ocurra y anticipa los acontecimientos de un modo bastante fatalista.

Aprende a no ser tan pesimista, leyendo nuestro artículo Cómo ser más optimista.

  • Depresión. No conseguir lo que te propones porque es imposible de conseguir (aunque el perfeccionista no lo entienda así) te puede llevar a una tristeza constante y depresión.
  • Rigidez. Las personas perfeccionistas ven todo o blanco o negro, no entienden de grises, son personas poco flexibles, nada espontáneas y de una mentalidad muy rígida. Se mueven en una línea de “todo o nada” muy polarizada. O las cosas se hacen perfectas o no se hacen. No les agradan los matices o términos medios, ya que la relativización no forma parte de sus estrategias de afrontamiento.
  • Obsesión. El perfeccionista suele ser muy obsesivo, ya que quiere tenerlo todo siempre bajo control.
  • Pérdida de autoconfianza. El perfeccionista se termina sintiendo inútil y perdiendo la confianza en él o en ella mism@ ya que cree que nunca consigue alcanzar sus objetivos.

Lee más AQUÍ acerca de la autoconfianza.

Un estudio realizado en el año 2020 encontró que las personas con un nivel alto de perfeccionismo informaban de una salud física, salud psicológica, recursos psicosociales y bienestar relativamente deficientes, al contrario que las personas “no perfeccionistas”, que informaron de  niveles relativamente elevados de salud y bienestar.

Con nuestro Título Experto en Psicología Positiva Aplicada podrás aprender herramientas y técnicas avaladas científicamente para trabajar el perfeccionismo desde las Fortalezas Personales.

Positivas

Cuando hablamos de perfeccionismo, no todo es negativo, y es que en ocasiones el perfeccionismo sí puede ser bueno y óptimo. En estos casos, podemos definir a la persona como perfeccionista adaptativa. Aquí, el perfeccionismo puede resultar beneficioso.

Los perfeccionistas adaptativos son aquellas personas que se manejan con altos niveles de exigencia, pero para los que el hecho de no lograr alcanzar sus metas no conlleva un elevado coste emocional, ni sufren en exceso, ni padecen las consecuencias que hemos enumerado anteriormente.

Hay determinadas profesiones, como por ejemplo, la de controlador aéreo, cirujan@ o arquitecto, en las que esta cualidad se hace imprescindible. Todo tiene que cuadrar y no puede haber margen de error.

Estas personas, a pesar de las adversidades, siguen luchando por sus objetivos, sin derrumbarse ni entrar en bucle. Aprenden de los errores y se adaptan a las circunstancias, de ahí el nombre.

¿Te suena el término Optimalismo? Escucha nuestro podcast #2 para conocerlo y su relación con el perfeccionismo. 

¿Quieres conocer cómo dejar de ser tan perfeccionista? Conoce aquí ejercicios prácticos para dejar de ser perfeccionista.

Busca ayuda si...

¿Quieres que tu personalidad perfeccionista deje de hacerte sufrir?, ¿quieres empezar un tratamiento en el que trabajar tu perfeccionismo ya que eres consciente de que lo único que consigue es perjudicarte y se ha vuelto patológico?, ¿no eres capaz de dejar de buscar la perfección constantemente y te frustras por ello?

Es posible encontrar el equilibrio que te permita cometer errores y no castigarte verbalmente por ello; se puede aprender a ser flexible si las cosas no han salido como esperabas; podrás empezar a focalizarte en tus logros; afrontarás el fracaso como un aprendizaje; disfrutarás del proceso y de tu día a día y no sólo del resultado; aprenderás a recibir y hacer críticas sin tener una actitud defensiva…

¿Cómo hacerlo? Déjate ayudar por un profesional. Puedes contactar con nosotros si así lo deseas y disfrutar de nuestra primera orientación sin compromiso.

Fuentes de datos y bibliografía: 

  • Molnar, D. S., Sirois, F. M., Flett, G. L., & Sadava, S. (2020). A person-oriented approach to multidimensional perfectionism: Perfectionism profiles in health and well-being. Journal of Psychoeducational Assessment, 38(1), 127-142. 
  • Moate, R. M., Gnilka, P. B., West, E. M., & Rice, K. G. (2019). Doctoral student perfectionism and emotional well-being. Measurement and Evaluation in Counseling and Development, 52(3), 145-155.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales y la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente redactora y creadora de contenido, comunicación interna, comunicación externa, medios y apoyo al departamento de RR.HH en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

El Experimento del Muñeco Bobo, ¿aprendemos por imitación?

El experimento del muñeco Bobo es uno de los estudios más reconocidos en el campo de la psicología infantil. Lee más sobre psicología infantil AQUÍ.…

¿Qué hace un psicólogo/a? Descubre su papel en la salud mental

Hoy le damos su espacio a la figura del psicólogo. Y es que en la sociedad actual, cada vez se reconoce más la importancia de…