Oniomanía

Oniomanía: cuando las compras se vuelven compulsivas

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

23 noviembre, 2022

¿A quién no le ha apetecido alguna vez comprarse algo que no tenía previsto? Vamos caminando por la calle o un centro comercial y de repente vemos algo que llama nuestra atención… un objeto en particular parece brillar detrás de un mostrador y no podemos evitarlo: queremos comprarlo.

Es plenamente normal que a veces nos demos un “capricho” y compremos algo que realmente no nos aportará ninguna utilidad o beneficio. El problema está cuando esta forma de actuar es muy frecuente en nuestro día a día. Puede que en este caso estemos hablando de oniomanía.

En esta oportunidad, aprenderemos en qué consiste la oniomanía, cuáles son sus síntomas, sus consecuencias y descubriremos cómo tratarla.

Qué es la oniomanía

La oniomanía es un trastorno psicológico que se caracteriza por la necesidad de una persona de hacer compras compulsivas de cosas que realmente no necesita. En estos casos, la acción se realiza de una forma frecuente, independientemente de las capacidades financieras que se puedan tener.

El problema puede surgir por diversas razones, entre ellas: el miedo, la baja autoestima, el sentimiento de soledad o una sensación de vacío que se percibe como cubierta al momento de hacer la compra.

El proceso de compra se percibe con tal satisfacción que la persona asocia esta acción con el sentimiento positivo que le generó. Por esta razón, en futuras ocasiones busca replicar la emoción haciendo la misma actividad, una y otra vez hasta que se vuelve incontrolable para él o ella.

¿Te falta confianza y autoestima?IEPP sonrisa azul
¿Conoces muy bien tus debilidades pero te cuesta listar tus fortalezas?
Descubrir y potenciar los puntos fuertes de las personas tiene un impacto directo en su bienestar y felicidad
Accede al reto del bienestar y aprende a detectar tus fortalezas para conseguirlo
confianza psicología positiva
¿Te falta confianza y autoestima?IEPP sonrisa azul
¿Conoces muy bien tus debilidades pero te cuesta listar tus fortalezas?
Descubrir y potenciar los puntos fuertes de las personas tiene un impacto directo en su bienestar y felicidad
Accede al reto del bienestar y aprende a detectar tus fortalezas para conseguirlo
confianza psicología positiva

Síntomas

Como todos los trastornos, la oniomanía presenta una serie de síntomas que nos permiten identificar si nosotros/as o alguna persona allegada nuestra la padece. Entre ellos podemos encontrar:

  • Ansiedad: en muchas ocasiones, quienes sufren oniomanía tienen una inquietud constante y falta de concentración en su día a día ante la necesidad de hacer una compra.
  • Falta de control: en estos casos, hay una notoria incapacidad para evitar hacer un gasto una vez que la necesidad aparece. El proceso de compra genera tanta satisfacción que resulta casi imposible dejar pasar la oportunidad.
  • Culpa: después de hacer la compra, se suele tener una sensación de decepción o fracaso por no haber podido evitar la situación, por lo que surge el planteamiento de no volver a repetirla.
  • Estrés: las compras compulsivas suponen una carga emocional para quien las hace, por lo que en ocasiones se puede llegar a sentir estrés por no saber cómo controlar la situación y tener que lidiar con las consecuencias.

Consecuencias

Son muchas las consecuencias que trae consigo la oniomanía y pueden ir desde lo emocional hasta lo económico. Ahora conocerás algunas de ellas:

  • Cambios de humor: los repentinos cambios del estado de ánimo son parte de las consecuencias de la oniomanía. Se pasa constantemente de la euforia en el momento de compra a la decepción por el sentimiento de culpa después de haberla efectuado.
  • Vacío emocional: comúnmente se produce un gran remordimiento por las compras. Este trastorno no deja de ser una adicción, por lo que puede existir un sentimiento de vergüenza o decepción constante.
  • Falta de interés: las nuevas adquisiciones pierden valor con rapidez para la persona con oniomanía. Por esta razón, la necesidad de cubrir “una carencia” permanece presente.
  • Cambios en la forma de socializar: el tiempo libre pasa a convertirse en la ocasión perfecta para dedicarse a todo el proceso de compra, por lo que puede verse afectada la capacidad de la persona para interactuar con otras de su entorno.
  • Problemas económicos: al tener oniomanía los niveles de consumo aumentan considerablemente. Esto afecta negativamente la capacidad de ahorro e incluso puede generar problemas financieros que impidan cubrir gastos básicos u otras necesidades o prioridades.
  • Distracciones: la persona invierte una gran cantidad de tiempo en investigar todo lo referente al proceso de compra, como las tendencias de moda o posibles artículos que podría comprar. Esto puede llegar a interferir en el día a día de la persona que tiene oniomanía.

Tratamiento

¿Te sientes identificad@ con este artículo? ¿Consideras que cumples todas las características de una persona con oniomanía? No te preocupes, detectarlo es el primer paso para ponerle freno a esta situación. Es importante contar con un/a profesional que te guíe, te acompañe, te aconseje y te dé las pautas correspondientes para poder solucionarlo.

Si quieres recibir ayuda para poder entender y controlar o abandonar las compras compulsivas, pide una orientación gratuita con uno de nuestros psicólogos/as online y empezarás un proceso individual de cambio.

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Depresión navideña

Encuentros familiares, comilonas, salidas con amistades, regalos, luces, polvorones… Se acerca la Navidad, un periodo que tradicionalmente se asocia a una época de alegría e…

Maltrato psicológico en el trabajo

No es la primera vez que hablamos en el blog sobre distintos tipos de maltrato, entre ellos el maltrato psicológico. En artículos anteriores, explicamos en…