cómo motivar a un equipo

Cómo Motivar a un Equipo

Sonia CastroSonia Castro (Psicólog@)

Si ya eres empresari@, si tienes a tu cargo un equipo de personas o si lo vas a ser de aquí a corto o medio plazo, es fundamental poder motivar a tu equipo para que día a día se sientan a gusto, con ilusión y sus ganas, su rendimiento y su esfuerzo no decaigan.

A priori puede parecer una tarea fácil, pero no te confundas, no es nada sencillo de conseguir, cada persona es diferente y poder mantener la motivación de equipo se puede complicar. 

Para empezar vamos a entender qué es en realidad la motivación y una vez entendido este término veremos qué acciones son buenas llevar a cabo y poner en práctica por parte del líder para que la motivación se mantenga y no disminuya.

Por motivación entendemos ese estado interno que activa, encamina y mantiene la conducta de la persona hacia una meta propuesta, objetivo o fin determinado. Es aquello que nos hacer seguir en el camino, que nos hace persistir con el propósito de conseguir algo.

Es la causa de mi movimiento, es lo que me mueve y lo que me mantiene. Y aunque es un proceso interno, las variables externas y extrínsecas influyen de manera directa en ella.

10 Tips para mantener y mejorar la motivación en un equipo de trabajo  

No pienses que ser líder y ejercer liderazgo es sólo mandar, ordenar y supervisar a tu equipo. Para nada, eso lo podría hacer un robot a las mil maravillas 😉 Ser un buen líder va mucho más allá y en este punto el factor humano y la empatía es fundamental.

¿Qué quiero conseguir?

Que mi equipo me respete, que se sientan parte de un proyecto grupal y que se sientan satisfechos y recompensados con las funciones que desempeñan.

¿Cómo lo hago?

Hay que saber trasmitir la información, escuchar a tu gente y tratar a tu equipo como te gustaría que te trataran a ti, tener en cuenta las necesidades y diferencias de cada uno de ellos para poder fidelizar y por supuesto premiar y reforzar cuándo la persona se lo merece. Nada fácil, ya te lo dije al inicio 😉

Vamos a ver a continuación diez acciones que no se deben olvidar y que hay que tener muy en cuenta para que tus empleados y el equipo se sienta motivado en su día a día.

  • Conseguir un buen ambiente laboral. No nos referimos el espacio físico, nos referimos al ambiente, al rollo que se respira, a la energía que se percibe. Si hay buen ambiente, me lo pasaré bien, disfrutaré y me gustará pasar tiempo con mis compañeros. Sé educado, agradable y fomenta que suceda lo mismo entre el resto del personal.
  • Mantener y trabajar la comunicación. Comunicarte con los empelados frecuentemente te ayudará a comprender sus dudas y preocupaciones para resolverlas y obtener un buen ambiente de trabajo que los incentive a dar lo mejor de sí. Pregunta, responde y soluciona todo lo que esté a tu alcance.
  • Identificar las fortalezas y las cualidades personales. El crecimiento y la motivación de cada uno surgirá de sus puntos fuertes, así que aprovéchate de ello, delegando o repartiendo tareas en las que de verdad disfruten y no sean un incordio para él o para ella. ¿Sabes quién es bueno y disfruta haciendo números? Ahí lo tienes. ¿Observas a quién le encanta escribir y además se le da de lujo? Deja que se encargue siempre de esa tarea. ¿Has detectado a la persona carismática que se lleva bien con la mayoría, al que acuden todos para resolver dudas y que tiene enganche? Pídele que se encargue de las tareas grupales. Ponte la pilas: observa, identifica fortalezas y poténcialas.
  • Fijar objetivos claros grupales e individuales. Otra de las principales causas de desmotivación es la ausencia de objetivos. Por tanto, es muy importante que las personas del equipo sepan los objetivos de la empresa grupales y su jerarquía. Toda compañía establece objetivos más relevantes que otros y es fundamental que los empleados sean conscientes de cuáles requieren mayor esfuerzo.
  • Conseguir la sensación de equipo. Habrá tareas individuales y otras tareas que involucren a otras personas y que necesiten del trabajo conjunto. Cada uno deberá ser consciente de ello y asumir las responsabilidades de cada cual. Por tanto es fundamental involucrar en los objetivos comunes a casa una de las personas que participen en la actividad, haciéndoles partícipes a todos por igual.
  • Revisión del salario. La remuneración económica es uno de los factores de motivación claves para el trabajador, y es que si la competencia ofrece un mejor salario en unas condiciones similares, es evidente que la persona se marchará con ellos. Por esto es fundamental que el líder se informe, investigue y que sea consciente de los salarios que se manejan en el mercado para ser justo con sus empleados. Hay convenios oficiales dónde informarse y en internet es muy sencillo encontrar este tipo de información. Recuerda que la baja remuneración económica es una de las causas principales de bajas voluntarias, así que si de verdad quieres a esa persona contigo, si valoras su esfuerzo y quieres tenerla en tu equipo, no dejes que una no subida en la nómina sea la causa de su marcha. Es importante que independientemente de lo que marque un convenio, tengas en cuenta su experiencia previa, su capacidad de sacar adelante tareas que a priori no se tenían en cuenta en su incorporación y su talento. Apuesta e invierte en lo que te gusta y quieres que te acompañe.
  • Mejora del espacio de trabajo. Un poquito de sentido común bastará para que entiendas que el lugar de trabajo ha de ser cómodo, estar limpio, y disponer de las herramientas necesarias para desarrollar las tareas con efectividad: luz natural, calefacción en invierno, aire acondicionado en verano, espacio de office para comidas, buena conexión a internet, sillas ergonómicas, espacios aireados...
  • Apreciar los logros individuales. Se agradecido, aquí es fundamental la empatía. Descubre aquí como desarrollar tu empatía. ¿Eres consciente de que una persona está haciendo más horas por iniciativa propia, de cara a conseguir un objetivo grupal? Qué mínimo que darle las gracias. ¿Amplias las tareas de una persona de tu equipo, haciendo que se tenga que involucrar mucho más y dejar cosas que ya tenía estructuradas? Por favor, tenlo en cuenta. ¿Habéis obtenido un reconocimiento como consecuencia de una tarea llevada a cabo por parte de un compañero? Utiliza la humildad y de nuevo agradécelo. Expresar gratitud o halagar un trabajo que se ejecutó a la perfección, son maneras de entusiasmar y motivar a la persona que hay detrás y de que el trabajador vea que de verdad importa.
  • Propiciar el desarrollo de líderes. Si estás al mando, seguramente ya habrás observado que ciertos empleados pueden tener la capacidad de liderar su propio equipo en el futuro cuando la empresa crezca. No les quites ojo, identifica esos talentos y ofréceles la oportunidad de tomar decisiones para probar su desempeño y mejorará su motivación.
  • Eliminar el micromanaging o microgestión. Hay diferentes formar de liderar y una de las más establecidas en el pasado (y que cada vez más se está eliminando) es supervisar de manera continuada cada una de las tareas de cada miembro del equipo. Se ha podido comprobar, que hacerlo así provoca cierta presión, incomodidad y desconfianza en el trabajador. Es mucho mejor dejar espacios más largos para que la persona se organice, se adapte a la demanda y lleve a cabo la tarea. Recuerda, trabajar a diario bajo presión no debe ser la rutina habitual. 

Una vez visto estas diez claves, ya puedes empezar a modificar o instaurar la que consideres que en tu negocio se está pasando por alto.

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Claves para Hablar con Seguridad y Confianza

¿Te sientes insegur@ cuando tienes que hablar en público? y/o ¿sientes que te falta confianza en ti mism@ si te toca a exponer un tema…

Comunicación empresarial: Claves de una Comunicación Eficaz

En este artículo seguimos hablando de comunicación y de lenguaje, y es que después de haberos dado las bases de una buena oratoria: "Hablar en…