Diario de Gratitud

Diario de gratitud. Di muchas más veces “gracias” y verás el resultado

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

12 agosto, 2022

“No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió”

Gabriel García Márquez

La gratitud es una de las fortalezas personales y cualidades que las personas podemos potenciar para sentirnos un poquito mejor y por la cantidad de beneficios que aporta.

Imagino que no te pillará de sorpresa y es que no es la primera vez que en el blog del IEPP hablamos de ello; en nuestro post el poder de la gratitud: beneficios y cómo mejorarla ya nos adentramos en este tema.

Hoy vamos a ir más al detalle, voy a centrarme en un ejercicio y actividad muy  concreta y muy útil que cada vez más gente pone en práctica y que en consulta los terapeutas utilizamos mucho para acompañar a los pacientes, se trata del diario de gratitud o diario de agradecimiento.

¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad
¿TE CUESTA QUITAR EL FOCO DE AQUELLO QUE NO FUNCIONA?
¿DE LO QUE HAY QUE TRABAJAR O ESTÁ MAL?
IEPP sonrisa
Aprende más de 100 herramientas prácticas con aval científico que han ayudado a miles de personas a potenciar sus fortalezas e incrementar su bienestar y felicidad

Qué es

No sé si de pequeño o de pequeña eras de los que escribían sus pensamientos, preocupaciones, deseos, experiencias, anhelos e ideas más personales en el clásico diario, protegido con un candado (o dos…) y bien guardado y resguardado lejos de curiosos lectores (yo si fui una de ellas ;)).

Si es así, has de pensar que el ejercicio en el que hoy profundizamos es algo parecido pero formado y compuesto por agradecimientos diarios.

Para qué sirve

Ver, observar y visualizar

La función principal de esta lista de agradecimientos diarios es que poniéndolas por escrito, se puedan visualizar mucho mejor y que la persona sea consciente de la cantidad de cosas buenas y positivas que le pasan a diario y que le rodean de manera habitual.

Porque muchísimas veces no nos damos cuenta de estas pequeñas cosas positivas y suelen pasar muy desapercibidas.

Así cuando las aterrizamos y las hacemos más presentes, podemos focalizarnos en ellas y de esta manera no sólo fijarnos en la otra cara de la moneda, en la parte menos positiva, problemas y aspectos desagradables que también a todos y todas de manera inevitable nos rodean.

Decirle “adiós” a la queja

Otra de las funciones y objetivos que perseguimos los profesionales de la salud mental cuando trabajamos con el diario de gratitud es que la persona que acompañamos cambie el rol de víctima que muchas veces se adopta y cuesta mucho transformarlo, disminuyendo considerablemente las quejas y la actitud negativa nada beneficiosa, asumiendo una actitud más proactiva.

Sentirse mucho mejor

La consecuencia de ver ese lado positivo y mostrarnos proactivos en nuestro día a día, es que la persona se sienta mucho mejor, y es que emociones positivas como la alegría y la satisfacción invadirán su realidad diaria.

¿Cómo lo hago?

La idea es sencilla, se trata de escribir, listar, anotar de la manera que te sea más cómoda esas cosas y detalles que te ocurren y vayas experimentando en tu día a día y que merecen la pena ser agradecidas.

Puedes elegir un cuaderno de rayas, cuadriculado, un cuaderno en blanco, una agenda de trabajo o quedarte con el formato clásico y tradicional de diario de los de verdad que aún venden en las papelerías y anotar de lunes a viernes o de lunes a domingo la lista de experiencias y cosas buenas que vayan pasando.

Recuerda estas pautas a la hora de elaborar el diario.

Honestidad y sinceridad

Haz un esfuerzo de honestidad y de sinceridad y busca esos pequeños detalles o esos enormes momentos merecedores de un “gracias”.

Mira estos ejemplos: tener una buena salud física, haber pasado la pandemia sin complicaciones graves, la sonrisa de tu hij@, tener trabajo que sacar a diario, ese viaje o esa escapada que hiciste el fin de semana pasado, una interesante conversación con tu compañero de trabajo, poder escuchar los sabios consejos de tus padres, esos paseos diarios con tu mascota, la bella historia de ese libro que te ha enganchado y que no quieres acabar de leer, el detalle de ese vecino cuando os encontráis en el ascensor cada mañana, tu plato de comida favorito, el abrazo cálido de tu pareja, el café recién hecho y bien caliente por la mañana, un capítulo más de tu serie favorida de Netflix, esas risas infinitas con tu grupo de amigos y amigas de siempre, esa canción de tu cantante favorito que te eriza el bello al escucharla, un baño caliente…

Sé perseverante

Es posible que cuando empieces con el diario te cueste más encontrar y detectar esos momentos para agradecer, no te preocupes, es totalmente normal que ocurra eso. En cuánto te acostumbres, seas paciente y no abandones la tarea, verás cómo cada día te resulta un poquito más sencillo.

Establece una rutina

Una buena estrategia y que ayuda mucho a que no se olvide el registro y para afianzar la rutina es establecer un patrón más o menos fijo de cara a anotar y completar el diario. Para ello, elige una hora o momento del día que siempre sea el mismo, quizá antes de cenar, antes de acostarse, ya en la cama antes de apagar la luz…

No te obsesiones por la cantidad

Da igual si el número de elementos que forman tu diario de gratitud al principio no es muy elevado. Lo importante es saber detectar esos momentos, unos, dos o tres… Ya verás que con la práctica, y a medida que vayas entrenando la actitud positiva, ese número irá creciendo poco a poco.

Trata de no procrastinar

Es importante que el registro sea diario, si un día no lo haces, es muy probable que ocurra algo parecido al día siguiente, y el hábito no se establezca. Para que los beneficios lleguen, es fundamental hacerlo de manera diaria sí o sí. 

Para saber más cositas sobre la procrastinación, mira este artículo.

No te olvides de tus fortalezas y cualidades personales

Puedes anotar en tu diario y también tener en cuenta para agradecer esas capacidades que te hacen ser especial y diferenciarte de los demás: tu sentido del humor, lo bien que bailas, tu habilidad con la guitarra, tus dotes culinarias… no se trata sólo de cosas materiales, para nada 😉

Plantilla: Ejemplo de diario de gratitud

Y para ponértelo aún más sencillo y facilitarte el camino, pinchando en este enlace, podrás acceder de manera totalmente gratuita a un ejemplo real de plantilla que queremos que tengas presente como muestra de un posible diario de gratitud. 

De esta manera, ya no tienes excusa, más fácil imposible. Descárgate ya nuestra plantilla y si te apetece podrás empezar hoy mismo a elaborar tu diario de gratitud personalizado.

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

La Importancia de la Salud mental

Índice1 Importancia de la salud mental2 Cómo cuidarla3 Deporte y salud mental Importancia de la salud mental El término salud mental, tras todo lo ocurrido…

Efecto Mandela, falsos recuerdos que consideramos reales

Si lees o escuchas el término Efecto Mandela, lo normal es que te venga a la mente la figura tan destacada e importante de Nelson…