disfrutar-de-no-hacer-nada

El arte de no hacer nada: descubriendo el Nesting

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

26 febrero, 2024

El arte de no hacer nada o disfrutar de no hacer nada tiene un nombre que en los últimos meses está ganando popularidad: el nesting. Término que deriva del inglés “nest”, empujándonos a quedarnos tranquilos/as en nuestro “nido”. 

¿Habías escuchado este término antes?

Explorando el encanto del Nesting: más allá de la inactividad

En nuestra era y sociedad frenética, donde la productividad y la ocupación constante son celebradas, el nesting nos invita a justo lo contrario, nos invita a reconsiderar el valor de la inactividad y el placer de simplemente ser. 

Ya profundizamos sobre el ritmo acelerado del día a día de nuestra sociedad actual en el artículo que Sonia Castro denominó, Síndrome de la Vida Ocupada.

Hoy, en nuestro post vamos a desentrañar los principios fundamentales del nesting y cómo disfrutar de no hacer nada puede ser una forma de arte en sí misma. 

Descubriendo los principios del Nesting

El nesting no se trata únicamente de inacción e inactividad, se trata de crear un espacio para el descanso, para la reflexión, para la introspección y para la reconexión con uno/a mismo/a, sin planificar.

Algunos principios clave del nesting incluyen:

  • Aceptar la inactividad con gratitud

El nesting no se trata de hacer el vago, sino de abrazar y acoger la inactividad con gratitud. Es un momento consciente para recargar energías y permitir que la mente descanse.

Mucho hemos hablado acerca de la fortaleza de la gratitud con anterioridad en nuestro blog. Si quieres conocer los beneficios de ella, pincha aquí: Beneficios de la Gratitud.

Y profundiza aún más sobre ella, escuchando nuestro podcast #3 El poder de la Gratitud:

  • Crear un ambiente acogedor

El entorno y el ambiente que creamos juega un papel crucial en el nesting. Fomentar un espacio cómodo, con elementos que transmitan calma, “acolchado”, cálido, tranquilo… contribuye a una experiencia más plena y favorecerá el nesting.

  • Conectar con las pequeñas alegrías

En el arte de no hacer nada (relativamente nada), encontrar placer en las pequeñas cosas “de casa” se vuelve fundamental. 

Una taza de café caliente, un capítulo de la novela que estás leyendo, un episodio de tu serie favorita, arreglar las plantas, ordenar los armarios sin prisa, escuchar el sonido de la lluvia mirando por la ventana… son ejemplos de pequeñas alegrías que enriquecen el nesting.

En este punto la práctica de Mindfulness es clave y es que su práctica habitual ayuda a saber estar en el “aquí” y “ahora” aprendiendo a poner el foco y disfrutar de esos micromomentos que tanto nos pueden aportar.

¿Sientes
saturación mental?
Aprende a gestionar las emociones y a manejar situaciones de estrés
Descubre cómo aplicar técnicas científicas para mejorar tu bienestar emocional y mental
¿Sientes
saturación mental?
Aprende a gestionar las emociones y a manejar situaciones de estrés
Descubre cómo aplicar técnicas científicas para mejorar tu bienestar emocional y mental
  • Desconectar de las expectativas

Aunque tratemos de luchar contra las expectativas, sabemos que es muy difícil no generarlas; expectativas que en muchas ocasiones nos encadenan y atrapan. 

El nesting implica liberarse de esas expectativas, ya sean externas o internas. La idea es que la persona se permita disfrutar sin presiones y no tratar de cumplir y finalizar una lista de tareas interminables que si no se consiguen nos invaden de frustración y culpa.

Aprende más sobre el peso de la culpa, aquí.  

El arte de no hacer nada: más allá del descanso físico

Más allá del descanso físico, el arte de no hacer nada ofrece beneficios profundos para la salud mental y emocional. 

Conoce aquí la importancia de la Salud Mental.

Al abrazar la inactividad, podemos:

  • Reducir el estrés y la ansiedad

La vida moderna a menudo nos somete a niveles altos de estrés. El nesting actúa como un antídoto, brindando un espacio para liberar tensiones y reducir así la ansiedad.

Descubre en nuestro post Tipos de estrés, la variedad de los tipos que podemos padecer. 

  • Fomentar la creatividad y la inspiración

La mente necesita momentos de tranquilidad para dar paso y dejar florecer la creatividad. El nesting y disfrutar de no hacer nada proporciona ese espacio donde las ideas pueden surgir de manera natural.

Aprende mucho más sobre la creatividad, leyendo nuestro artículo Creatividad, la imaginación nos hace infinitos.

  • Mejorar la concentración y la productividad

Aunque parezca paradójico, tomarse tiempo para no hacer nada y tener espacios de desconexión puede mejorar la concentración y la productividad de cara a embarcarnos después en tareas activas. No nos podemos olvidar que una mente descansada y despejada es más eficiente.

En el contexto del nesting, el Título Experto en Mindfulness, Psicología Positiva y Gestión Emocional cobra mucha relevancia. 

Y es que, como he comentado un poquito más arriba, la práctica del Mindfulness, que fomenta la atención plena en el momento presente, se alinea naturalmente con los principios del nesting. Ambas disciplinas buscan cultivar la conexión con uno/a mismo/a y la apreciación de los pequeños momentos.

En este sentido, nuestra formación te enseñará de manera dinámica, online y a tu ritmo a ser un experto en Mindfulness.

En resumen y, para terminar, el nesting nos invita a apreciar el silencio, a parar, a desconectar y a no sentirnos mal, ni sentirnos poco productivos si no hacemos nada (tarea planificada). 

¡Ojo! Es importante no confundir el nesting con la falta de energía, la apatía, el aburrimiento o como desarrollamos en este post, no tener ganas de hacer nada.

El nesting busca que la persona entienda que la inactividad en un mundo ruidoso y siempre en movimiento es necesario, óptimo y beneficioso. Así pues, al entender y aplicar los principios del nesting, no solo encontramos un espacio para descansar, sino también una vía para revitalizar nuestras mentes y corazones. 

¡Pongámonos a ello!

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

No consigo contenerme cuando me enfado, ¿tengo ataques de ira?

Enfrentarse a la incapacidad de contener la ira puede ser una experiencia abrumadora y desconcertante. Así que si te encuentras pensando: "No consigo contenerme cuando…

Historia del Mindfulness

La historia del Mindfulness es un viaje fascinante a través del tiempo que nos lleva a las raíces de una práctica que ha transformado la…