importancia inteligencia emocional trabajo

La importancia de la Inteligencia Emocional en el Trabajo

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

12 agosto, 2022

Sobre la inteligencia emocional ya hemos hablado antes en nuestro blog, por un lado en el artículo, inteligencia emocional, el arte de la interpretación, y por otro lado, en el post que se llama cómo desarrollar tu inteligencia emocional.

Pues bien, hoy seguimos con este concepto de inteligencia emocional, pero le vamos a dedicar este espacio específicamente al entorno del trabajo y en el contexto laboral.

Y se ha vuelto un concepto tan importante, que como te explicamos en el post de las soft skills, es una de ellas y de las más demandadas en las entrevistas de trabajo para poder acceder a un puesto de trabajo y ser ejemplo de desempeño laboral.

Y es que pasamos muchas horas en nuestros puestos de trabajo y saber cómo aplicar esta capacidad con los compañer@s, equipos, clientes y superiores es de vital importancia, de gran utilidad y nos puede ayudar y aportar un montón de beneficios.

Claves para desarrollar la Inteligencia Emocional en el trabajo

Trabaja tu asertividad

La asertividad, esa habilidad y capacidad para decir lo que se siente y piensa de manera correcta, educada y sin ofender, pero marcando los límites cuando sea necesario es fundamental en el trabajo. Sobre todo en trabajos muy exigentes y con un alto grado de responsabilidad y de estrés.

Saber parar, saber no entrar en bucle, y mantenerse al margen de situaciones complicadas, duras, o escándalos que no nos incuben, se relaciona de manera directa con la inteligencia emocional y con la asertividad.

Esto puede ayudar a la persona a mantenerse al margen y que su estabilidad emocional no se vea afectada.

No pierdas el foco, céntrate en tus metas y objetivos finales

En muchas ocasiones el camino se puede volver duro, farragoso y muy complicado. Tanto que incluso a veces querrás tirar la toalla;  para que esto no pase, y no llegar a ese extremo, ten presente el objetivo final del camino. Sólo así, el esfuerzo habrá merecido la pena.

Eso sí, ¡mucho cuidado aquí! porque no siempre hay que aguantar por aguantar, ni tolerar conductas ofensivas o irrespetuosas, una buena inteligencia emocional te ayudará a saber también cuando es el momento de parar y alejarte o cambiar de rumbo o trayectoria.

Huye de las relaciones tóxicas

Las relaciones tóxicas, no sólo las encontramos en el mundo sentimental y de las parejas, también es muy habitual, por la cantidad de horas que pasamos en nuestros puestos de trabajo y oficinas, que este tipo de relaciones se puedan desarrollar entre compañer@s y/o con ciertos clientes cercanos.

Si quieres profundizar más sobre las relaciones tóxicas, lee este post en el que nuestra compañera Sonia Castro ya te lo explicó en el blog hace algún tiempo.

Personas tóxicas y con cierto halo de negatividad a su alrededor, sólo pueden traer energías similares. ¿No has conocido a ninguna? Si las detectas cerca, huye de ellas porque es probable que terminen atrapándote y te lleven a su lado oscuro.

Mientras tanto, tú trata de mostraste positiv@, la energía que se respire en el ambiente cambiará de manera radical. Tirar de la fortaleza del humor es una herramienta muy útil en este tipo de situaciones.

Esfuérzate por conectarte con tus compañer@s y equipo

Que exista un buen ambiente y clima laboral entre compañer@s de trabajo, se debe muchas veces al esfuerzo y a la dedicación de esos mismos compañer@s. Es verdad que el roce hace el cariño, pero la actitud que las personas pongamos de nuestra parte también es fundamental.

Dedicar tiempo, implicación y esfuerzo a las relaciones dependerá de ti. Y de la misma manera ocurre con nuestros clientes.

Aquí la inteligencia emocional juega un factor fundamental. Trata de estar presente, de ser cordial, cercano, respetuos@ y amable, y sobre todo tira de empatía, compórtate de la misma manera que te gustaría que se comportaran contigo.

Mantente en calma

En este punto hacemos referencia a la autorregulación emocional, esto es, esa capacidad de no explotar, de poder mantenernos templados y con la cabeza fría a la hora de reaccionar y de dar respuesta ante ciertas situaciones.

Y cuidado aquí, no vayamos a confundir mantenerse en calma, con reprimir emociones o sentimientos y comportarse en modo robot, no, se trata de manejar de manera correcta las emociones y buscar el equilibrio.

Para aprender esta habilidad, la práctica del mindfulness es muy útil y por ello cada vez se fomenta más su uso en el mundo laboral y personal.

El 80% del éxito depende de nuestras habilidades para gestionar las emociones ante las decisiones del día a día.
¿TE GUSTARÍA TENER MAYOR
MANEJO EMOCIONAL
Y NO DEJARTE LLEVAR POR ELLAS EN LOS MOMENTOS IMPORTANTES?
Accede a una clase gratuita y recibe la información completa de la formación
Fórmate en las técnicas y herramientas prácticas de los Expertos
El 80% del éxito depende de nuestras habilidades para gestionar las emociones ante las decisiones del día a día.
¿TE GUSTARÍA TENER MAYOR
MANEJO EMOCIONAL
Y NO DEJARTE LLEVAR POR ELLAS EN LOS MOMENTOS IMPORTANTES?
Accede a una clase gratuita y recibe la información completa de la formación
Fórmate en las técnicas y herramientas prácticas de los Expertos

Trata de no juzgar

En ocasiones es inevitable caer en el juicio, juicio moral, personal, de valores… pero la mayoría de las veces, estos juicios no llevan a nada positivo.

La inteligencia emocional ayuda a entender y comprender  por qué otra persona se ha podido comportar así y evitar juzgar sin apenas información.

Identificar las emociones que te afectan

Hacer un trabajo de autoconocimiento, de escucha, para poder saber y conocer las emociones que se activan y cómo me hacen sentir es parte importante de la inteligencia emocional.

Para saber más sobre las emociones, mira este post sobre emociones básicas.

Casos de ejemplo

Un ejemplo bastante visual y que parece fácil de entender es pensar en las diferencias entre un jefe y un líder y una de las características que los distingue es precisamente que el líder cuenta y trabaja con inteligencia emocional, mientras que el jefe carece de ella.

El líder trabaja desde la empatía, intentando ponerse en la piel de su equipo, validando y escuchando sus emociones (ya sean agradables o desagradables) trabajando desde el respeto y dejando libertad y espacios para el desarrollo de las capacidades de cada trabajador.

Por el contrario, el jefe ejerce un control más directo, estrecho, las emociones importan menos, y el objetivo fundamental es que la tarea salga si o si, independientemente de las emociones de los trabajadores y de sus estados emocionales.

En las formaciones del IEPP la inteligencia emocional es clave en sus contenidos. Si quieres saber más sobre ellas, no dejes de pedir información sin compromiso.

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Bienestar psicológico: ¿Qué es y cómo conseguirlo?

El modelo de bienestar propuesto por Keyes (Keyes et al., 2002), considera que para que las personas experimentemos un bienestar emocional integral es necesario que…

Vuelta al cole: Consejos para evitar la ansiedad en niños

Ya hemos hablado de cómo podemos afrontar la vuelta al trabajo de una manera emocionalmente saludable. Pero, ¿y los peques de la casa? ¿Pueden experimentar…