Manipulacion Psicologica

Manipulación psicológica, ¿me estás manipulando?

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicó[email protected])

6 mayo, 2022

“He cambiado mis vacaciones por ti, y así me lo pagas…”

J.C

Ya hemos escrito en nuestro blog acerca del maltrato psicológico y también de una de sus formas más comunes de llevarlo a la práctica, el llamado maltrato tipo luz de gas.

Hoy retomamos este tema ya que sigue interesando mucho, sigue siendo frecuente en la población y sobre él llegan, preguntan y consultan muchas personas a nuestro equipo de psicó[email protected] y terapeutas expertas en el IEPP.

En este post vamos a profundizar en qué es la manipulación psicológica y en las características específicas y concretas del perfil de las personas manipuladoras.  

Significado

Hablar de manipulación psicológica o emocional hace referencia a intentar conseguir algo que le beneficia a la persona que manipula a través de métodos poco claros, distorsionando la realidad o explotando a la otra parte que se convierte de manera automática en la víctima, quedando en una clara posición de desigualdad o desequilibrio.

El punto claro que diferencia el acto de manipular del acto de ejercer influencia o influenciar es que en la manipulación sólo hay un único ganador o ganadora, la persona que manipula; mientras que en la influencia, las dos partes se ven beneficiadas y en este caso no hay persona perdedora, ni víctima.

Debilidades de un manipulador o manipuladora

De la misma manera que todos tenemos puntos fuertes y otros menos fuertes, con las personas que están acostumbradas a manipular pasa lo mismo, son seres humanos, no son de hierro, ni inmortales y también tienen debilidades.  Aquí las vamos a ver:

  • Baja autoestima. Aunque este perfil de personas parezcan que se quieren mucho y que son conscientes de lo que valen, en realidad, lo habitual es que sea justo lo contrario. Tras estas personas, se esconde y se enmascara una autoestima baja, muchos miedos y grandes complejos.

Para saber más sobre el concepto de autoestima y cómo mejorarla, mira este post.

  • Poca madurez emocional. Esta inmadurez se puede ver reflejada en no asumir responsabilidades, en cierta tendencia a la procrastinación, en evadir compromisos e incumplir promesas.
  • Ausencia de empatía. Es habitual que la persona manipuladora emocional no sea capaz de ponerse en la piel de la otra persona y de sentir lo que otras sienten, esto es por una baja capacidad empática.
  • Ausencia de autocrítica. Este tipo de personas no reconocen ni aceptan sus errores y equivocaciones. Consideran que no cometen fallos y que siempre los errores son parte del resto de personas. Con ello, tampoco suelen pedir perdón de manera sincera y honesta, ni disculparse por sus comportamientos. 

Cómo tratar con un manipulador

Ya te adelantamos que no es una tarea sencilla, al contrario, la persona que ejerce la manipulación suele ser escurridiza, inteligente y con las ideas muy claras.

Y ¡cuidado! porque a la hora de dejarse manipular, cualquier persona podemos caer en sus redes sin apenas darnos cuenta y también ejercerla de manera casi inconsciente en algún momento o circunstancia puntual. Y por esto mismo, cualquier persona que tengamos a nuestro alrededor podría ser una persona manipuladora, independientemente de su profesión, edad y género. Tenlo en cuenta.

Dicho esto, vamos a ver a continuación, qué ayuda a la hora de tratar con una persona así.

  • Utiliza la asertividad y no dejes de decir “no”. Ya hemos hablado en varias ocasiones en el blog de la importancia de la habilidad social llamada asertividad y de nuevo aquí vuelve a ser clave. Esto es, saber y poder expresar lo que siento, opino, creo de una manera educada, correcta, libre y sin miedo a negarnos es una estrategia fundamental a la hora de tratar con una persona manipuladora psicológica o emocional de manera directa o indirecta.

¿Te pasa a veces que terminas haciendo algo que no te apetece nada por el mero hecho de no haber dicho “no” cuando te lo pidieron?

[email protected], esto es algo que pasa mucho y más habitual de lo que podamos imaginar.

Y es que en muchas ocasiones nos cuesta mucho decir “no”, negarnos a una petición, mandato o favor… pero estamos en nuestro derecho de negarnos a lo que consideremos si no nos sentimos cómodos y sin sentirnos culpables por ello. Se trata de un derecho fundamental, no lo olvides 😉

  • Establecer y marcar límites claros. Otra de las estrategias fundamentales cuando tratamos con personas manipuladoras es dejar bien establecidos y claros nuestros límites y líneas rojas. De esta manera me mantendré firme en ellas, sin riesgo a que se los salten.
  • No caigas en la culpa. La persona acostumbrada a manipular de manera psicológica intentará que te sientas culpable de una manera u otra y se esforzará una y otra vez en mostrarte tus debilidades e inseguridades.

¡Mucho ojo aquí! No entres en su juego, no caigas en la trampa y no cedas… sólo tú eres consciente de tus cualidades, de tus puntos fuertes y de tus fortalezas personales.

  • Alarga los tiempos. Otra de las estrategias habituales de las personas que se mueven como peces en el agua en el mundo de la manipulación es que se manejan de lujo en los tiempos cortos, lo quieren todo de manera inmediata, son impacientes, impulsivos/as y mejor si lo que te pido está para antes de ayer.

Sabiendo esto, algo que ayuda es tratar de alargar y estirar esos tiempos lo máximo posible. La idea es no responder de manera inmediata: para, respira despacio y contesta con firmeza utilizando un “lo pensaré y te digo algo”,  “te pido tiempo para responder” o “déjame unos días para valorarlo”.

  • Las palabras se las lleva el viento. Si aún tienes dudas acerca de si esa persona manipula o no, una estrategia muy buena es que pongas toda tu atención en sus actos y que te fijes mucho en sus conductas, en lo que hace y en cómo se comporta.

No te quedes solo con sus palabras porque dará igual lo que te diga o lo que te dijera… y es que estas personas manipuladoras suelen decir una cosa y hacer la contraria, su palabra vale muy poco y no suelen ser coherentes, ni cumplir con lo que dicen y prometen.

  • Utiliza la devolución. Otra técnica útil es devolver las peticiones, imposiciones o cuestiones que las personas que ejercen la manipulación emocional exigen o solicitan a sus víctimas.

Mira este ejemplo:

Manipulador: “Darío, necesito que des prioridad absoluta y que la tarea esté finalizada sin falta la semana que viene”.

Darío: “entiendo tu necesidad, pero teniendo en cuenta el resto de tareas y prioridades que tengo asignadas, ¿de verdad, tú crees que ese tiempo es razonable?, ¿crees que lo que me pides es posible?, ¿justo?, ¿y qué gano yo con ello?”

Si tras leer este artículo te has sentido identificada o identificado, y crees que necesitas un acompañamiento extra personalizado por estar sufriendo una situación de manipulación, no dejes de solicitar ayuda profesional. A veces, hay que confiar en una persona ajena para que nos guie en el camino.

En el IEPP podemos ayudarte a encontrarte mucho mejor, en este enlace puedes solicitar un orientación online sin compromiso para empezar un proceso de terapia. ¡Te atenderemos encantados!

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Test FORTE

Sobre el test FORTE os hemos hablado un montón de veces en el blog, también en nuestros podcast y lo tenemos presente en cada una…

Autocontrol y Autorregulación

"Hace algo menos de un mes, sucedió algo en mi vida que me hizo perder el control sobre mí misma en varios sentidos. Sin apenas…