relaciones posesivas

Relaciones Posesivas: Estoy contigo porque te quiero, no porque te pertenezco.

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

5 mayo, 2020

En nuestro blog ya os hemos hablado de las relaciones tóxicas y del, por desgracia tan habitual en consulta y en la calle, problema de la dependencia emocional.

Hoy vamos a seguir por este camino ya que el tema a tratar son las relaciones posesivas, cómo poder detectar este tipo de personas, qué se puede esconder debajo de esa fachada y qué hacer para poder cambiarlo.

Que es una Persona Posesiva

Las personas posesivas son aquellas que necesitan y no entienden otra forma de relación que no sea en la que los demás estén siempre a su lado y que además hagan lo que ellos quieran.

Características del Perfil psicológico

A priori no debería ser difícil enumerar ciertas características si le preguntamos a cualquiera qué entiende por persona con perfil posesivo. Aquí para profundizar mejor vamos a verlas detenidamente.

Evidentemente la manipulación lleva sus fases y caer en sus redes es un proceso que requiere algo de tiempo. Y es que al inicio son personas altamente encantadoras, aduladoras, cercanas y la persona se deja “seducir”.

  • Personas controladoras: Son personas que quieren ejercer control sobre todo y sobre todos. Si no tienen la sensación de que controlan y de que tienen el poder sobre la persona, no se relajan.
  • Personas manipuladoras: El chantaje emocional está presente de manera habitual en su día a día. Lo utilizan para atraer, enganchar y atrapar a los demás, cual araña con su presa, y tener a esa persona o a esas personas constantemente a su disposición y 100% accesibles, de cara a que satisfagan sus deseos y necesidades propias.
  • Personas directivas: Mandar, exigir, pedir, solicitar… Son personas que utilizan constantemente este tipo de comunicación.
  • Egoístas: “Primero yo, luego yo y después también yo”. Esta frase les define  a la perfección. Sólo miran por sus intereses propios, y por conseguir sus metas y objetivos y satisfacer sus propias necesidades.
  • Cero empatía: Esto está muy relacionado con el anterior punto de personas egoístas. Y es que lo que le pueda estar pasando al otro y ponerse en su piel, con ellos no va. Su nivel de empatía en ínfimo.
  • Pensamiento rígido: Les cuesta mucho entender que no todo es blanco o negro, para ellos los matices y la variedad de colores no existe. “O estás conmigo, o estás contra mí”. No entienden de puntos medios.
  • Personas egocéntricas: Les importa lo que gire y tenga conexión con algo que les pueda tocar a ellos, si no está en su campo de acción y en sus planes u objetivos, para ellos directamente no existe y no lo ven. No miran más allá de su propio ombligo.
  • Escasa inteligencia emocional: Las personas posesivas no tienen una inteligencia emocional desarrollada. Por esto mismo, se enfadan y se ofenden cuando alguien cercano a él o a ella no piensa de la misma manera. No lo gestionan de manera correcta y suelen responder con ataques.
  • Falso paternalismo. Este tipo de personas, en la mayoría de las ocasiones, se sienten “superiores” al resto, más inteligentes, más resolutivos, más y mejor y desde aquí y desde esa falsa creencia, ejercen ese control, con la idea de que lo hacen para ayudar al otro ya que necesita de su ayuda, experiencia, conocimientos y supervisión.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Psicología Positiva

Apúntate y aprende técnicas para mejorar el bienestar psicológico.

Recibir Regalo

¿Cómo actúan las personas posesivas?

Las personas posesivas se rigen por un patrón propio, piensan en ellos, en sus necesidades, en lo que quieren y no se detienen a pensar en las necesidades de los demás. De esta forma, ejercen el control para ganar esa seguridad, que en realidad les falta, siempre desde la exigencia y nunca desde la cooperación.

Otra de las cosas que les ocurren es que para nada son conscientes del control y del daño que pueden llegar a hacer y de lo dañino y tóxica que se puede volver la relación posesiva. 

Cómo tratar con personas posesivas

Si somos conscientes de que la persona que tenemos cerca cumple este tipo de perfil, ¡cuidado! porque tal y como te acabo de explicar es sencillo caer en sus redes. No será fácil tratar con él o con ella, pero tampoco es imposible, así que apunta estos tips

  • Es importante e imprescindible establecer límites y de esta manera marcar nuestra independencia e individualidad, independientemente de la relación establecida.
  • Es fundamental saber decir que NO. La negativa a algo que no queremos hacer no es malo, simplemente es tu opinión y tu forma de pesar. No tengas miedo.
  • Es muy importante emplear la asertividad con este tipo de personas.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Descargar Ejercicios

Cómo saber si se tiene una relación posesiva

Presta mucha atención a estos puntos que aquí te dejamos para detectar si estás inmerso o no en una relación posesiva.

  • Tienes la sensación de que la relación no es sana, ni natural, sino más bien tóxica, dañina y desequilibrada.
  • No te sientes con libertad de expresar, de opinar y de hacer y llevar a cabo acciones que sí te gustarían.
  • Estás bajo control constante de la otra persona, como si de un objeto no pensante se tratara.
  • Sientes miedo a la reacción de la otra persona si te opones o niegas a una petición que te haga y prefieres callarte o asumirla sin oponerte, antes que expresar lo que verdaderamente sientes.
  • Crees que te esfuerzas mucho más y que das mucho a cambio de lo poco que recibes.
  • La otra persona no se preocupa de tus verdaderas necesidades, ni pareciese darse cuenta ni ver que muchas veces sufres por su falta de empatía y su egoísmo.
  • Sientes que la base en la que se sustenta vuestra relación no es de amor y respeto propiamente dicho y a veces crees que la persona trata de cambiarte constantemente según sus anhelos y no es capaz de quererte tal y como eres, sin manipular, ni ejercer ningún control.
  • Discutís de manera frecuente cuando tratas de que la otra persona ceda y se ponga en tu piel y nunca lo consigues.
  • Actúas según lo que él o ella considera que está bien o mal.
  • Tus amigos y familiares cercanos te dicen de manera clara que la persona te manipula, te presiona y que  has de empezar a poner límites, pero te sientes [email protected] y [email protected] y literalmente [email protected]

Si tras leer el post crees que puedes estar en una relación posesiva de este tipo y no sabes cómo hacer para mejorar, nosotros te podemos ayudar, ya lo hemos hecho antes con un montón de personas que se encontraban en esta misma situación.

Nuestro equipo de psicólogos expertos online están disponibles para empezar un proceso y que te dé las estrategias necesarias para cambiar cuánto antes y que tu calidad de vida mejore.

¡Te estamos esperando!

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Cuánto tiempo se tarda en superar una ruptura

Hoy en día a nadie le sorprende que una pareja rompa tras una relación de muchos años, o que ese par de tortolitos que se…

Trastorno Histrionico: En búsqueda de la atención

“Teatro, lo tuyo es puro teatro” La Lupe Seguramente has escuchado en más de una ocasión el término “histrionismo” y la palabra no te resulte…