sindrome_emperador

Síndrome del Emperador, ¡papás, mamás, aquí mando yo!

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

19 julio, 2023

Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!
Aprende a detectar y a desarrollar tus habilidades a través de nuestra Masterclass en Psicología Positiva
Descubre cómo reconocer tus puntos fuertes y aumentar tu confianza y autoestima.
¡Comienza a trabajar en tus fortalezas!

Hoy en el blog del IEPP vamos a profundizar sobre el síndrome del emperador, un patrón de comportamiento que cada vez es más frecuente y habitual en las familias y que puede tener graves consecuencias para quien lo padece y su entorno cercano.

Este síndrome afecta a los más pequeños y vamos a tratar de entender qué es, sus posibles causas, características y qué podemos hacer en caso de que lo hayamos detectado. 

También, al final del post te presentaremos desde nuestra especialidad, la psicología positiva, un enfoque que puede ayudar a promover relaciones saludables y empáticas. 

Conoce mucho mejor AQUÍ qué es la Psicología Positiva.

¿Preparado/a? Pues no te marches y sigue leyendo para conocer más sobre este síndrome tan interesante. 

¿Qué es el síndrome del emperador?

El síndrome del emperador, también conocido como síndrome del niño emperador o síndrome de la realeza, se refiere a un patrón de comportamiento (un conjunto de síntomas y características concretas) en el que los niños/as y/o adolescentes exhiben actitudes autoritarias, manipuladoras y desconsideradas hacia las demás personas, siendo los padres y madres los más perjudicados.

El niño o niña con el síndrome del emperador (como su nombre ya nos indica) tiende a sentirse superior, por encima de los demás y cree que tiene el derecho de controlar y dominar a quienes los rodean. Además, su falta de empatía y la falta de remordimiento por el daño causado a otros pueden llegar a ser  preocupantes.

Características del síndrome del emperador

  • Actitudes autoritarias. Fuerte necesidad de controlar a los demás y establecer su propia autoridad. Exigen obediencia sin considerar los sentimientos y necesidades de los demás. Mandar y no obedecer es lo que mejor hacen.
  • Manipulación. Utilizan la manipulación como una herramienta para obtener lo que desean. Recurren a tácticas emocionales, chantaje o incluso violencia para alcanzar sus objetivos.

Conoce 8 tipos de forma de manipular, en nuestro artículo, tipos de manipulación.

  • Ausencia de empatía. Carecen de la capacidad de ponerse en el lugar de los demás y comprender y entender sus sentimientos. No sienten remordimiento por el daño que puedan causar y suelen mostrar indiferencia ante el sufrimiento ajeno.

Descubre AQUÍ qué es la empatía en detalle.

  • Baja tolerancia a la frustración. Su baja tolerancia a la frustración les lleva a mostrar comportamientos agresivos, violentos y/o  explosivos cuando no obtienen lo que desean.

Posibles causas del síndrome del emperador

El síndrome del emperador suele estar causado por una combinación de múltiples factores, aquí os dejamos los más importantes. 

  • Falta de modelos de conducta adecuados. La falta de modelos de conducta positivos en el entorno familiar o social puede influir en el desarrollo de actitudes autoritarias y manipuladoras en los niños. Una de las formas por las que los niños y niñas aprenden es por observación e imitación, así que es fundamental que cuenten con esos modelos de referencia prosociales en los que fijarse.
  • Estilos parentales inadecuados. Cuando se educa en los extremos, bien desde la sobreprotección o bien desde la indulgencia excesiva, se estará contribuyendo al desarrollo del síndrome del emperador. 
  • Ausencia de límites. Este factor es clave. Ya que la falta de límites claros y consistentes puede llevar a los niños/as a creer que pueden hacer lo que quieran sin consecuencia alguna. ¿Hay algo más alejado de la vida real y cotidiana?

En todo proceso educativo, los límites son necesarios y muy importantes para la seguridad de los más pequeños, con ellos aprenden a saber qué pueden hacer, que no pueden hacer, las consecuencias y cuando no se establecen, esta falta de límites puede fomentar actitudes egocéntricas, que no aprendan a lidiar con la frustración, y desarrollar actitudes de dominio, control y desconsideradas hacia los demás.

¿Qué podemos hacer? 

El tratamiento del síndrome del emperador requiere un enfoque integral que aborde tanto las necesidades individuales como las dinámicas familiares. Algunas estrategias y enfoques terapéuticos que pueden ser útiles incluyen:

  • Terapia familiar. La terapia familiar es esencial para abordar las dinámicas disfuncionales y promover la comunicación saludable y el establecimiento de límites.

Aprende más sobre la Psicología y Terapia Familiar leyendo nuestro artículo dedicado a ella.

  • Terapia individual. La terapia individual puede ayudar a explorar las causas subyacentes del comportamiento y desarrollar habilidades emocionales y sociales adecuadas.
  • Programas de desarrollo de habilidades. Los programas de desarrollo de habilidades pueden ser beneficiosos para adquirir habilidades sociales, emocionales y de resolución de problemas.

Profundiza AQUÍ sobre las habilidades sociales.

Si reconoces estas características en ti mismo o en alguien cercano, es fundamental buscar ayuda profesional para un tratamiento adecuado y el apoyo necesario. 

Un enfoque positivo: La Psicología Positiva

En el contexto del síndrome del emperador, la Psicología Positiva puede brindarnos una perspectiva muy valiosa para comprender y prevenir este patrón de comportamiento problemático. La Psicología Positiva se centra en promover el bienestar, el florecimiento humano y las relaciones saludables, lo cual es fundamental para abordar los desafíos asociados con este síndrome.

A través del estudio de fortalezas personales, el cultivo de emociones positivas y el fomento de relaciones empáticas, la Psicología Positiva nos proporciona herramientas prácticas y teóricas para contrarrestar las actitudes autoritarias, la falta de empatía y la manipulación característicos del síndrome del emperador.

Y si te apetece saber más acerca de cómo detectar y potenciar las fortalezas de los más pequeños, no dejes de escuchar nuestro podcast #112 en el que abordamos este tema.

Si estás interesado/a en aprender más sobre la Psicología Positiva y cómo aplicarla en tu vida diaria o profesional para promover relaciones saludables y un bienestar emocional, te invitamos a explorar nuestra formación Título Experto en Psicología Positiva Aplicada. A través de nuestro título experto adquirirás conocimientos sólidos y habilidades prácticas que te permitirán desarrollarte personalmente y contribuir a la construcción de entornos más positivos y empáticos.

¡No pierdas la oportunidad de descubrir cómo nuestro Título Experto en Psicología Positiva Aplicada puede ser una herramienta poderosa para comprender, prevenir y superar el síndrome del emperador!

Bibliografía y fuentes de datos:

  • Garrido, V. (2011) Los hijos tiranos. El Síndrome del Emperador. Editorial Ariel

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Esquizofrenia y esquizoide, ¿es lo mismo?

La confusión entre la esquizofrenia y el trastorno de personalidad esquizoide es común, es esencial entender que se refieren a entidades clínicas totalmente distintas, por…

La Infidelidad en la Pareja: navegando por el agua de la desconfianza

La infidelidad en la pareja es un tema complejo y tremendamente delicado que puede afectar a muchas relaciones. Índice1 Descifrando la Realidad de la Infidelidad…