autoestima niños

Autoestima en niños y en niñas

Sonia Castro Sonia Castro (Psicó[email protected])

22 marzo, 2021

Hoy, una vez más, voy a hablar de la Autoestima, lo hemos hecho ya en innumerables ocasiones en nuestro blog del IEPP, pero siempre centrándome en las personas adultas… y hoy nos preguntamos, ¿qué hay de los más pequeños y pequeñas de la casa?, ¿cuándo se empieza a formar la autoestima?, ¿cómo de importante es este concepto en las edades más tempranas?...

Estas y otras cuestiones son las que vamos a abordar en este artículo, así que si trabajas con población infantil, si eres mamá o papá y te preocupa este tema, o si únicamente sientes curiosidad por saber más, sigue leyendo.

Qué es la autoestima en los niños

La autoestima en niños es exactamente lo mismo que la autoestima en adultos (opinión que tenemos de nosotros mismos, la apreciación subjetiva acerca de nuestra valía), pero en los pequeños al tratarse de población con menos madurez, con menos recursos y con mucha menos experiencia, hay que estar muy atento/a, por todo lo que esa opinión pueda provocar.

Y es que esa propia valoración que haga y tenga el/la menor sobre él/ella mismo/a será uno de los pilares fundamentales y determinantes para su correcto desarrollo emocional, social y afectivo y que puede condicionar muchos aspectos de su vida a posteriori.

Por suerte, la autoestima en niños y niñas cada vez está más presente en el sector de la educación, en los procesos de psicoterapia infantiles y familiares y hoy los padres y madres ya son muy conscientes de la importancia que tendrá para sus hijos e hijas reforzar su autoestima, cuidarla y tratar de que tenga un desarrollo óptimo y correcto.

La importancia en el desarrollo

La autoestima es un elemento básico, crucial, muy importante y como he dicho antes, algo que puede marcar ciertos aspectos en el futuro de esa personita.

Sabemos que la autoestima se empieza a desarrollar desde edades muy tempranas, desde el final de la infancia y principio de la adolescencia y que puede afectar y se relaciona con el desarrollo en los aprendizajes, habilidades sociales, en la manera en la que nos relaciones con nuestros iguales, en la confianza y en la seguridad hacia uno mismo/a

Cuando tenemos delante de nosotros un niño o una niña con una buena y positiva autoestima veremos que se siente seguro, valioso, competente, capaz, que confía en sus habilidades y cualidades y que pedirá ayuda cuando la necesite, sin infravalorarse, ni por ello sentirse mal. Será un niño alegre y se relacionará con los demás de una forma adecuada.

Por el contrario, cuando el niño tenga una baja autoestima le costará mucho confiar en él/ella mismo/a. Se sentirá inferior y chiquitito/a en comparación con sus iguales y por ello a la hora de relacionarse y comportarse es probable que lo haga de una manera más tímida, cohibida, cortada, dejándose llevar por la mayoría… derivando muchas veces en conductas de aislamiento.

Y en casos más extremos, ya hay estudios que muestran problemas de autoestima en pequeños con trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia nerviosa , problemas de depresión, y/o abuso en el consumo de drogas.

Aumenta la confianza y seguridad en ti [email protected]

Descubre y aprende herramientas prácticas en una clase de nuestro programa formativo

Ver Clase (Gratuita)

El papel de la educación

En los tiempos que corren y ahora que sabemos todo esto, no podemos mirar hacia otro lado y obviar esta información.

Por lo tanto, lo más recomendable es que las figuras adultas que hay en casa, esto es, que los adultos responsables de la educación de los pequeños/as, se preocupen y se esfuercen no sólo por mantener una buena salud física, sino también por la salud emocional. Y por ende, que se preocupen en el desarrollo de una buena autoestima que es parte fundamental de esa salud emocional.

Y es que la autoestima no es una materia más que se enseña en el colegio, como lo puede ser por ejemplo aprender a escribir o las matemáticas, no, la autoestima es algo que se va elaborando, construyendo, aprendiendo y desarrollando desde casa, poco a poco, día a día y aquí son los padres y/o las figuras de referencia los que se han de ocupar.

¿Y cómo hacerlo?

  1. Primero observando, prestando atención dedicando nuestro tiempo a estar con el niño/niña. No basta con ser, hay que ESTAR.
    • Si notamos cambios de humor, altibajos emocionales, conductas que nos extrañen, si notamos que el pequeño o pequeña no es feliz, si hay cambios importantes de comportamiento… habrá que valorar qué está pasando.
  2. Y segundo apoyando de manera incondicional, acompañando, guiando, enseñando con el ejemplo, aportando seguridad, confianza y todo el afecto en ellos. 

Regalo: Guía práctica de 3 pasos

Descubre cómo empezar a disfrutar más y sentirte mejor con ejercicios de psicología positiva.

Descargar Ejercicios

Cómo subir la Autoestima en niñ@s

Amor incondicional

Por supuesto que lo primero, primerísimo de todo es ofrecerles nuestro amor de manera incondicional. Amarles y demostrarles que les amamos por encima de todo. Mimos, cariño, abrazos, besos, estar siempre.

Cuida mucho el lenguaje

Ten cuidado con el tono de voz que empleas y también con las palabras y frases que utilizas cuando te comunicas con ellos. Tono dulce, nada brusco, y elimina el continuo “no”. Es importante poner límites, pero de manera positiva.

Motivación

Hemos de motivar y alentar a los niños. Animarles, que sientan que confiamos en ellos. Si sus padres no le demuestran que confían en ellos, ¿quién lo va a hacer si no?

Si lo consiguen, estupendo, si no, no será un drama, aprenderá de los errores y lo volverá a intentar.

No sobreproteger

Dejar que el pequeño se enfrente solo a determinadas tareas, problemas y que busque por sus medios la solución y la respuesta. Podemos ofrecer los recursos y las herramientas necesarias, pero nunca la solución. Cuando él/ella la encuentre, se sentirá fenomenal.

Fomenta la autonomía e independencia

Poquito a poco hay que ir dejando que el niño/niña se ocupe de más tareas y vaya ganando en responsabilidad. Es fundamental que el niño se sienta útil y que se sienta orgulloso de lo que va consiguiendo.

Deja de comparar

Caer en las comparaciones muchas veces es inevitable, pareciese que la comparación viniera anclada en nuestro código genético y muchas veces salen solas casi de manera automática. Por favor, haz el esfuerzo e intenta evitarlas por todos los medios.

No compares a los niños entre sí. Hay que conseguir que el pequeño entienda que todos somos seres maravillosos, únicos y diferentes y que cada niño tiene sus propias cualidades.

Espacio para las emociones

Es muy importante trabajar con ellos su mundo emocional. Hablar de lo que sienten, de sus emociones más básicas (miedo, tristeza….) y de cómo se sienten.  Acoger cada una de ellas y dejar que las expresen de manera libre, sin avergonzarse nunca por ello.

  • Y para terminar, vamos a ver esto con un ejemplo práctico que podemos hacer en casa con nuestros hijos, lo llamaremos “El cuento de…” (y anotamos el nombre de pila del niño o de la niña). Desde los 4 añitos ya es recomendable.  

Para esta actividad sólo vas a necesitar pinturas de colores, cartulinas, alguna foto, tirar de memoria y tiempo.

Se trata de ir elaborando un libro en el que anotaremos esas acciones, conductas y cosas que el niño o la niña ha conseguido hacer y lleva a la práctica de manera habitual y que cuando lea el libro al recordarlas harán que se sientan bien y muy orgullosos.

No es necesario dejar constancia de grandes acciones, no, son suficientes las cosas diarias, caseras, que muchas veces pasamos por alto: ese abrazo espontáneo que le da al abuelo cuando le ve, que ya ha conseguido lavarse los dientes sin ayuda, el esfuerzo que hace para comer más fruta,  abrocharse los cordones, ayudar a quitar la mesa, responder si le preguntan…

El objetivo es elaborar páginas en las cartulinas anotando estas acciones, dibujando al lado o pegando alguna foto que lo rememore…

Una vez listo el libro, es importante leerlo sin prisa por las noches, comentando junto con el niño/a cada acción, hablando de las emociones que se despertaron en nosotros y recalcando lo orgullosos que estamos del niño.

Hacer esta actividad es una inyección de autoestima para ese niño/a. Piénsalo, ¿no te hubiera gustado que tus padres elaboraran ese libro para ti? A mí me hubiera encantado 😉

0 0 votes
Valoración

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Autoimagen: enamórate de ti mismo

“Enamorarse de uno mismo, es el primer secreto de la felicidad” Robert Morley Índice1 Qué es la autoimagen2 Cómo se forma2.1 Autoimagen Sana2.2 Autoimagen Negativa3…

Cómo superar la inseguridad

Hoy en nuestro blog volvemos a hablar de inseguridad y de la falta de confianza en uno mismo, y es que es un tema muy…