aprender a desconectar

Como desenchufar tu cerebro

Categoría: Bienestar

“Un hombre en calma es como un árbol que da sombra. Las personas que necesitan refugio se acercan a él.”

Toba Beta

Vivimos rodeados de actividad continua e inmersos en la multitarea: el trabajo fuera de casa, el trabajo en casa, los niños, quedar con los amigos, dedicarle tiempo a la familia, el móvil, la tablet, el portátil, el gimnasio, planes, planes y más planes… ¡STOP!

¿Tienes la sensación de estar agotad@ mentalmente?, ¿estás deseando tener unos días de vacaciones para desconectar de todo?, ¿tu cabeza va a mil revoluciones por hora y sientes como si un día fuese a reventar?, ¿eres consciente de que tu cerebro necesita urgentemente desconectarse del mundo? Tranquil@ que en este artículo vamos a darte unas técnicas y consejos para poder desconectar de verdad y recargar las pilas en estas fechas estivales. Acompáñanos 😉   

¿Cómo desconectar?

Pero antes de darte esos consejos, te voy a explicar por qué es tan importante y necesario desenchufar nuestro cerebro de la actividad habitual y los beneficios que ello conlleva:

¿Quieres conseguir manejar mejor las emociones y aprender a limpiar la mente de tanto ruido? Descubre más sobre nuestro curso de mindfulness.

  • Reducción de los niveles de estrés y ansiedad
  • Aumento de la percepción subjetiva de bienestar
  • Incremento en la concentración, de la eficacia y de la productividad
  • Desarrollo de nuevas ideas e ideas más creativas
  • Mejor toma de decisiones
  • Mejora del sentido del humor

Por todo esto es fundamental tener períodos a lo largo del año de desconexión real, de vacaciones, de relax, de desenchufarse, de desanclarse de verdad.

Ahora sí vamos a ver esas técnicas que conseguirán que de verdad descanses, disfrutes del tiempo de ocio y de los días de vacaciones:

Practica Mindfulness

Practica la atención plena. Las vacaciones es uno de los mejores momentos para familiarizarte con esta técnica tan útil y eficaz. A través de esta técnica, aprendemos a desconectar nuestro cerebro de aquellos pensamientos que más nos perjudican. Aunque en realidad, más que desconectar, se trata de centrarnos en el presente restando la presencia de otro tipo de pensamientos más recurrentes. A través de la atención plena, se observan los pensamientos perjudiciales, sin embargo, no los juzgamos. No dejes de leer nuestro post sobre la técnica del Mindfulness para saber un poquito más sobre ella.

Te Regalamos una Clase

Descubre nuestro Curso en Mindfulness y Gestión Emocional

Apúntate y descubre técnicas para trabajar la inteligencia emocional y la atención plena.

Di adiós al despertador y la alarma del móvil

Modificar los horarios es un buen punto de partida para desconectar. No hay necesidad de darse madrugones y podemos trasnochar más de la cuenta en vacaciones. No te sientas culpable por ello. Conviene disfrutar cada día de lo que surja sin estar agobiado y controlando los horarios. Quédate 5 minutos más, o 10 o 30 en la cama si te apetece.

Guarda las agendas en un cajón con llave

Olvídate de las tareas diarias y de los plannings estructurados. El exceso de planes programados aumenta la sensación de estrés y nos hace recordar las rutinas laborales donde todo está marcado. Fluye, déjate llevar, sé espontáneo, deja de planificarlo todo, improvisa y flexibiliza.

Cambia tu apariencia externa

Modifica lo externo. No te afeites en unos días, día adiós a la corbata, deja de maquillarte a diario, utiliza ropa más cómoda, date un corte de pelo, prueba con un cambio rápido de look… esto ayuda a romper la rutina diaria de trabajo, a verte diferente y a desconectar.

Cambia de ambiente

Quedándote en casa es algo más difícil aparcar las preocupaciones y conseguir desconectar del todo. Lo más óptimo es un cambio de aires: de país, de ciudad… Salir de tu entorno habitual es bueno para desconectar de la rutina. Ve a lugares diferentes, haz cosas distintas y alternativas a lo que normalmente haces.

Haz una pausa entre tarea y tarea

Date 5 minutos. Al llevar unas agendas tan apretadas solemos saltar de una actividad a otra sin dejar un minuto de descanso entre ellas. Deja pasar 5 minutos entre una tarea y otra y dedícalos a no hacer nada o hacer algo relajante: respirar profundamente, hacer estiramientos, darte un masaje...

Cuida tu alimentación

Cuidado con los excesos, que aunque en vacaciones también es buen momento para tener caprichos, especialmente con la comida 😉 tampoco es cuestión de llevarlo al extremo.

Haz deporte

Dedica tiempo a las actividades físicas y al deporte.

Delega

¿Tienes un cargo de mucha responsabilidad en el trabajo?, ¿eres empesari@? No pasa nada porque cedas el control. Aprende a delegar en el resto de tu equipo y a confiar en ellos. Nadie, absolutamente nadie es imprescindible. Suelta el control. La empresa no va a dejar de funcionar porque no estés pendiente de ella durante unos días o unas semanas.

Haz planes con amig@s

Salir y conversar con tus amigos puede ayudarte a romper con la rutina al hablar de cosas distintas a las de tu día a día. Compartiréis anécdotas antiguas y os reiréis sin duda.

3 pasos para incrementar
tu bienestar

Descubre una guía con ejercicios prácticos para que aprendas a disfrutar más.

Disfruta y dedícale más tiempo a tus hobbies

Bailar, correr, cocinar, leer, escribir, el cine, el teatro, tocar la guitarra...  Sea lo que sea lo que más te guste hacer en tu tiempo libre es el momento de hacerlo. Si ya dedicas tiempo a él, intenta prestar toda tu atención en cada acto que realizas. Si te cuesta, repite mentalmente lo que haces en cada momento.

Apaga el móvil

Proponte una hora para ello y cada día a esa hora apaga tus móviles. Así te olvidarás de llamadas, de washaps, de notificaciones…. nada. Recuerda que hace no tanto tiempo estos aparatitos no existían y éramos iguales o más felices sin ellos. 😉 Puedes programar el móvil para que se desactive durante ciertos ratos, como por ejemplo a la hora de la comida y la siesta o durante toda la noche. Se trata de evitar las máximas distracciones posibles en los momentos en los que intentas desconectar. Además, apagar el móvil por la noche te ayudará a dormir mejor.

No hagas nada

Sí, has leído bien, nada, no hacer nada. Si te permites parar cada día unos minutos para no hacer nada, mejorarás la capacidad para desenchufarte y tu productividad y tu capacidad para resolver problemas.

¿Listo?, ¿te animas a poner en práctica estos consejos para desenchufar tu cerebro estas vacaciones? Hazlo y a la vuelta nos encantará leer tus comentarios 😉

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Como Controlar una Crisis de Ansiedad

Ya os hemos hablado en nuestro post “Aprendiendo a Relacionarse con la Ansiedad” de lo que la palabra ansiedad significa, de sus síntomas, causas, prevención…

Efecto Pigmalion, el enorme poder de las expectativas

No es la primera vez que en el blog dedicamos un artículo para explicar en profundidad un sesgo cognitivo psicológico. Ya lo hicimos con el…