crisis existencial

Crisis Existencial

Sonia CastroSonia Castro (Psicólog@)

Categoría: Desarrollo Personal

“¿Quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?”

Ya os hemos hablado en el blog de qué hacer cuando llega un cambio de vida, en esta ocasión vamos a seguir por la misma línea y vamos a profundizar un poquito más en el término y en el concepto de crisis existencial.

En determinados momentos de la vida o en ocasiones puntuales concretas es más habitual de lo que pensamos llegar a sufrir una crisis existencial. El término crisis nos puede asustar y bloquearnos hasta el punto de sentir que no podemos continuar y que no somos capaces de avanzar en nuestro día a día, interfiriendo esto en nuestra calidad de vida.

La definición de crisis según la RAE nos dice que se trata de un proceso o situación en la que vivimos un cambio profundo y de consecuencias importantes o en la manera en la que estos son apreciados.

¿Qué es una crisis existencial?

La definición de crisis existencial es el momento en el que nuestra existencia (o lo que nosotros entendemos como existencia) sufre un período de no comprensión y de cambio profundo.

Se trata de un período de introspección que cada persona puede vivir de forma diferente y con diversa intensidad.

Síntomas y causas de la crisis existencial

Aquí te dejo los principales síntomas que observamos y pueden aparecer cuando en psicología trabajamos y acompañamos a los pacientes que están viviendo una crisis existencial:

  • En los últimos meses se encuentran desmotivad@s y con muy poca ilusión ante nuevos retos y/o posibles propuestas.
  • Tienen la sensación de que lo que antes les divertía, ahora sólo les aburre.
  • Aunque aparentemente la mayoría de las parcelas de su vida (pareja, salud, familia, trabajo, relaciones sociales, economía…) funcionan bien, se sienten vací@s e insatisfech@s.
  • Les apetece mucho dar un giro o vuelco radical en sus vidas.
  • Dudan, rumian y cuestionan decisiones del pasado que en su día consideraron las más óptimas e importantes.
  • Echan de menos, sienten nostalgia y empiezan a tener ganas de vivir y experimentar nuevas sensaciones y situaciones no realizadas en el pasado.
  • Cambian sus hábitos y sus rutinas y comienzan a abrirse a nuevas experiencias y a probar cosas nuevas.
  • No se encuentras emocionalmente bien, pero les cuesta encontrar las palabras para definirlo y poder explicar lo que sienten.

Puede haber innumerables causas o factores desencadenantes que nos empujen y nos lleven a sufrir una crisis de este tipo: pasar por una enfermedad importante, pérdida de un empleo, pérdida de un ser querido, ruptura de pareja, la llegada de un bebé… nadie está libre de llegar a padecerla.

Edades más frecuentes en las que podemos sufrir una crisis existencial

La crisis existencial puede llegar a cualquier edad, puede aparecer de forma muy brusca o de manera algo más difusa; puede durar días, semanas o incluso estar varios meses con nosotros.

Durante una crisis existencial, experimentamos momentos de introspección en los que empezamos a pensar y a cuestionamos aspectos de la vida que hasta entonces ni se nos pasaban por la cabeza y mucho menos, generaban preocupación.

Lo que sí sabemos es que en ciertas etapas y momentos vitales estas crisis pueden ser más frecuentes.

Crisis a los 20 años

Los temas fundamentales que preocupan en torno a esta edad versan en relación a la pareja, amigos y formación. ¿Hacia dónde quiero orientar mi formación y mi vida laboral?, ¿quiero estudiar?, ¿quiero trabajar?, ¿el qué?, ¿qué es lo que se me da bien?, ¿qué es lo que en realidad me gusta, ¿estaré solter@ toda la vida?, ¿encontraré a alguien que me guste de verdad?...

Crisis a los 30 años

En este momento es normal cuestionarse una próxima y posible o no, idea de maternidad o paternidad. ¿Me gustaría formar una familia?, ¿me siento cómoda con la idea de ser madre?, ¿quiero ser padre en un futuro no muy lejano?, ¿seré capaz de ser un buen padre o madre? También en estos años las inquietudes laborales pueden aparecer, ¿me habré equivocado eligiendo mi profesión?, ¿seré capaz de ser económicamente independiente?...

Crisis  a los 40 años

Aquí lo habitual es empezar a tener algún que otro achaque de salud, encontrarte con menos energía que en épocas pasadas y empezar a perder seres queridos cercanos. Por todo esto empezamos a ser conscientes de que la juventud se aleja, de que estamos en este mundo sólo de paso y que llega sí o sí el momento de madurar y con ello la inevitable duda sobre si estaremos aprovechando o no al máximo nuestra vida. ¿En realidad soy feliz con lo que hago y con lo que tengo?, ¿me siento plen@ en mi día a día? En esta etapa puede surgir también lo que llamamos “crisis existencial profesional”, ¿me siento valorad@ y reconocid@ en mi trabajo?, ¿estoy en la situación laboral en la que realmente me veía cuando tenía unos años menos?, ¿mi trabajo me llena. También nos podemos encontrar con la llamada “crisis de identidad”, que podemos englobar dentro de la crisis existencial, aunque en muchas ocasiones pueda ser lo mismo: ¿Qué hago yo aquí?, ¿cuál es el sentido de mi vida?, ¿cuál es  mi “para qué” y mi función en este mundo ?...

Crisis a los 50 años

A esta edad nos empieza a preocupar mucho más la salud, la muerte y el tiempo que nos queda por vivir. ¿Tendré una jubilación y podré disfrutar de tiempo libre, ¿veré crecer a mis hijos y a mis nietos?...

Consecuencias

Lo más habitual y lo más óptimo es que tras una crisis existencial haya un cambio. Puede darse un cambio muy radical y sorpresivo  que nos empuje a salir de la zona de confort y a reinventarnos o simplemente puede haber ligeras pinceladas de cambio en ciertos aspectos del día a día.

En ambos casos si la persona tiene los recursos, las fortalezas y  las habilidades necesarias puede salir airosa sin necesidad de necesitar ayuda de un terapeuta y recuperar  su vida.

Pero a veces con la crisis existencial llega el bloqueo, los pensamientos negativos intrusivos y la persona entra en un bucle del que no es capaz de salir, sintiéndose cada vez peor, sin la ayuda de un profesional. Esto es lo que se conoce como la “triada cognoscitiva”; visión negativa de uno mismo, del mundo y del futuro. ¡Cuidado aquí! porque puede desembocar en desesperanza, sentimientos de indefensión, depresión grave e ideas y pensamientos suicidas.

Cómo superar una crisis existencial

No tenemos la fórmula mágica que nos haga salir de ahí y avanzar ¿por qué? porque cada persona es diferente y la forma de superar una crisis existencial dependerá de muchas variables y aspectos de cada una de esas personas, los principales factores serán:

¿Te has sentido identificado con lo que acabas de leer?, ¿crees que estás experimentado una crisis existencial?, ¿últimamente te cuestionas todo y notas que eres incapaz de ver la luz?, ¿tienes la sensación de que cambiando ciertas cosas te sentirás más feliz y mejor, pero no sabes qué cambiar, ni por dónde empezar los cambios?  Si te sientes así, un experto puede ayudarte y acompañarte durante todo el proceso para que tu calidad de vida no se vea perjudicada. No lo pienses tanto y solicita ya tu orientación con nosotros. ¿Hablamos?

Valoración (5 / 1)

Sonia Castro
Sonia Castro

Licenciada en Psicología por la UAM. Especialidad clínica y de la salud. Centrada en el campo de las relaciones personales. Compagino mi vida profesional con mi gran afición, la escritura, redactando para distintos blogs y con dos libros publicados. Actualmente orientadora/responsable de atención al alumno en el IEPP.

2
Comentarios

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Sonia CastroAna Recent comment authors
newest oldest
Ana
Ana
Valoración :
     

De acuerdo a lo leído sobre las crisis existenciales, puede evaluarme y percibí que cada una de estas crisis presentes en mi desarrollo personal, han marcado las pautas para lograr un equilibrio en mi pensar, sentir y actuar, considerando que cada uno de los factores a tomar en cuenta han sido de alguna manera mi soporte ante ellas. Actualmente he experimentado un cambio drástico en mi vida, como el tener que dejar todo en mi país para comenzar de nuevo en otro , he tenido que cambiar desde mi forma de pensar, para adaptarme a otras costumbres y valores,abriendo mi… Read more »

También te puede interesar

Nomofobia: Enganchados al móvil

Hace poco, mientras hacia una orientación en el centro de terapia en la delegación de Madrid el IEPP, "Silvia", la chica con la que hablaba…

Autosabotaje

En este artículo vamos a profundizar en algo que nos pasa a la mayoría de las personas de forma bastante habitual, y muchísimas veces, casi…