el suicidio

El Suicidio, no miremos hacia otro lado

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

29 noviembre, 2023

Escribir sobre el suicidio no es tarea fácil para ningún profesional, pero los fallecimientos por suicidio son una realidad, el suicidio existe, está presente entre nosotros/as, se trata de un problema de salud pública, las cifras que conocemos son desgarradoras y por esto mismo desde el IEPP consideramos que cualquier información que ayude a entender, a informar y, principalmente, a prevenir que ocurra es motivo más que suficiente para continuar este post. 

“Todo acto por el que una persona se causa a sí misma una lesión, con un grado variable en la intención de morir, cualquiera sea el grado de la intención letal o de conocimiento del verdadero móvil”
OMS, 1976

Las cifras del suicidio

No sé si el suicidio te ha tocado de cerca, si lo has experimentado en tu familia, con alguna amistad o persona conocida o si siendo profesional te has topado con él en algún proceso de acompañamiento de algún paciente o en clase con algún alumno/a. 

Sea como fuere, vamos a ver en este apartado las cifras que conocemos actualizadas y que a mi personalmente, me estremecen. 

Cada año más de 700.000 personas en el mundo se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo, y es que se estima que el suicidio es la causa de muerte de 800.000 personas anualmente (OMS, 2014). 

Cada 40 segundos se suicida una persona en alguna parte del mundo y muchas más lo intentan.

España se encuentra entre los países europeos donde menos suicidios ocurren, pero se observa un incremento preocupante. (WHO Global Health Estimates 2000-2019.)

El suicidio es la principal causa de muerte no natural en España, produciendo 2,7 veces más que las provocadas por accidentes de tráfico; 13,6 veces más que los homicidios y casi 90 veces más que la violencia de género.

¿QUIERES ADQUIRIR NUEVAS HERRAMIENTAS PARA APLICAR EN TU ENTORNO LABORAL?

La Psicología Positiva se centra en el uso de las FORTALEZAS personales para incrementar el bienestar de las personas

Máster en
PSICOLOGÍA POSITIVA APLICADA

Solicita el dossier y más información del curso

Escucha nuestro podcast número #132 que le dedicamos a la Violencia de Género.

7 Mitos y realidades sobre el suicidio

Presta atención a estos siete mitos que seguro has escuchado o leído más de una vez acerca del suicidio y entiende de una vez por todas qué no es información real.

  • Hablar sobre el suicidio incita a cometerlo

En contra de lo que se venía creyendo, tratar el suicidio de una manera seria y respetuosa puede ser la oportunidad para que una persona en riesgo se anime a pedir ayuda y de esta forma poder prevenirlo.

  •  Quien lo dice, no lo hace y viceversa, quien lo hace no lo dice

Cada persona es un mundo y en realidad ambas circunstancias se pueden dar. En la mayoría de los casos, las personas en riesgo de suicidio, sí comunican verbalmente o dejan entrever, de alguna u otra forma, sus intenciones. Aunque a veces pueda parecer que no existe una intención suicida real, siempre existe un riesgo.

  • Solo las personas mayores y con problemas graves se quitan la vida

Falso. Actualmente, el suicidio es la principal causa de muerte en la población joven de entre 15 y 29 años. 

  • Quien se suicida tiene una enfermedad mental

Es verdad que padecer trastorno mental supone un factor de riesgo para desarrollar conductas suicidas, pero no es un requisito necesario y para nada el único. De hecho, la mayoría de las personas que se suicidan no tienen ninguna enfermedad mental.

  • La persona con conducta suicida está decidida a morir

De nuevo esto es un mito y es que ahora sabemos que las personas que manifiestan conductas suicidas lo que buscan es terminar de sufrir, es decir, no quieren morir, solo quieren acabar y poner fin a un dolor que sienten. Para ellas el suicidio es esa alternativa, opción y vía de escape a su sufrimiento. 

  • El suicidio no se puede prevenir

Mentira. Las conductas suicidas se pueden y, de hecho, se deben prevenir. El suicidio es difícil de predecir, pero conociendo y trabajando sobre los factores de protección sí se puede prevenir.

  • La persona que se suicida es cobarde o valiente

Este mito es uno de los que he escuchado de forma más habitual. Hablar en estos términos es un error y es que el suicidio no tiene nada que ver con la cobardía o con la valentía de la persona, digamos que el suicidio se relaciona con el sufrimiento y la desesperanza. 

Factores de riesgo

Antes de detallarlos te recuerdo que un factor de riesgo es cualquier circunstancia o característica identificable en una persona o en un colectivo y que se asocia a una mayor probabilidad de que ocurra un suceso, en este caso, el suicidio. 

Es importante no confundir factor de riesgo con causa directa, y es que la presencia de uno o varios factores de riesgo, no implica necesariamente que el hecho vaya a suceder. 

Aclarado esto, en relación al suicidio sabemos que es un problema complejo en el cual intervienen diversos factores de riesgo que se combinan también con la falta o escasez de ciertos factores protectores. Y es que lo importante no es la simple suma de los factores de riesgo, si no la dinámica interactiva entre ellos. 

Personales

  • Edad
  • Género
  • Orientación sexual
  • Estado civil
  • Nivel educativo y cultural 
  • Presencia de tatuajes
  • Sufrir desesperanza, dolor, sensación de fracaso personal…
  • Mostrar elevada impulsividad
  • Baja tolerancia a la frustración
  • Escasez de habilidades para resolver problemas
  • Abusar de sustancias como el alcohol y otras drogas
  • Sufrir aislamiento y soledad no deseada  
  • Acceso a medios letales

Contextuales

  • Medio rural o urbano
  • Ubicación geográfica
  • Clima
  • Contexto social suicida
  • Guerras
  • Crisis económica o social e industrialización
  • Régimen político

Académicos/Laborales

  • Situación laboral
  • Profesión 
  • Sufrir acoso escolar/laboral
  • Alto nivel de autoexigencia
  • Malestar acerca del propio desempeño

Clínicos

  • Tentativas de suicidio previas
  • Tener depresión o alguna otra enfermedad mental
  • Acontecimientos vitales estresantes
  • Ser o haber sido víctima de violencia de cualquier tipo
  • Abuso sexual 
  • Sufrir desesperanza, dolor, sensación de fracaso personal…
  • Mostrar alta impulsividad
  • Baja tolerancia a la frustración

Sociofamiliares 

  • Red social de apoyo
  • Relaciones Familiares 
  • Hijos/as
  • Abortos
  • Clase Social 
  • Etnia e inmigración
  • Religiosidad y espiritualidad
  • Antecedentes de suicidio familiares
  • Problemáticas en la estructura y el funcionamiento familiar
  • Entorno muy exigente y poco flexible
  • Enfermedad física y/o mental en la familia
  • Abuso de sustancias nocivas por parte de familiares
  • Maltrato de cualquier tipo en este entorno

(Anseán, 2014)

Pide ayuda si…

  • De un tiempo hacia aquí tu diálogo interno es negativo, tienes sentimientos de culpa, vergüenza y/o inutilidad y te sientes una carga para los demás.
  • Sientes mucha tristeza, ansiedad, agitación, ira…
  • Piensas con desesperanza sobre tu futuro, lo percibes de una manera muy negativa y sin razones para vivir. Te sientes vacío/a, sin esperanza y/o no encuentras  motivos para seguir viviendo.
  • Cuando hablas o piensas sobre la muerte la sientes como un alivio a tus problemas y piensas que no te importaría morir.
  • Sientes un intenso y profundo dolor físico o emocional.
  • Estás planificando una despedida. 
  • Has aumentado ciertos comportamientos de alto riesgo, como el aumento de consumo de alcohol u otras drogas.
  • Has descuidado tu higiene y salud personal: aspecto, alimentación, sueño, etc.
  • Sientes apatía, desinterés, buscas alejarte de amistades y familiares, has perdido la capacidad de disfrutar con actividades que antes sí eran satisfactorias
  • Buscas, investigas, lees y planificas acerca de formas de morir.
  • Llevas a cabo actos que se suelen realizar al final de la vida: regalar tus pertenencias, dejar a tus mascotas, hacer testamento…
  • Te despides de tus familiares, amigos y/o cierras las cuentas de tus redes sociales o publicas en ellas contenido triste y autolesivo.

Sí hay solución

Como te he dicho más arriba, el suicidio sí se puede prevenir y también es fundamental trabajarlo en un proceso de terapia con un profesional de la salud mental. 

En la actualidad contamos con protocolos establecidos para ello que funcionan muy bien y que ayudan a la persona a soportar y aprender a manejar su intenso sufrimiento y poder pasar de ese túnel oscuro en el que se encuentran, hacia un paisaje diferente lleno de color y esperanza. 

Ponte en contacto con nuestro equipo si te has sentido identificado/a con lo que hemos compartido aquí y si tú que nos lees eres un/a psicólogo/a profesional de la salud o de la educación y quieres abordar la conducta suicida desde la Psicología Positiva, fórmate con nosotros/as, matricúlate ya en nuestro Máster en Psicología Positiva Aplicada para aprender muchas herramientas y hacerte con ejercicios novedosos y con todo el rigor científico necesario.  

Entrenar a las personas vulnerables a la depresión y a las ideas suicidas a un mejor manejo de sus fortalezas personales ha demostrado ser útil para reducir la ansiedad, la depresión y mejorar la resiliencia y es una forma de intervenir en la prevención del riesgo suicida.

Y ante un riesgo real y peligro inminente acude lo antes posible a tu centro de salud o a las urgencias más cercanas. No te aísles, busca y contacta con tu red de apoyo y llama ahora mismo al 024 o al 112, al otro lado de la línea encontrarás psicólogos/as de emergencias especializados que te atenderán de manera inmediata.

Fuentes de datos: 

  • Anseán A, (2014) Suicidios. Manual de prevención, intervención y postvención de la conducta suicida.  Fundación Salud Mental España.
  • de la Torre-López, J., Sánchez-Álvarez, N. y Pérez-Costilla, L. (2016). Terapia de Fortalezas Personales basada en Psicología Positiva. Manual para terapeutas. Programa Comunitario de Prevención de Suicidio. Málaga: Asociación Justalegría.
  • Gabilondo, A.,  Alonso, J., Pinto-Meza, A., Vilagut, G., Fernández, A., Serrano-Blanco, A., Almansa, J., Codony, M., y Haro JM. (2007). Prevalencia y factores de riesgo de las ideas, planes e intentos de suicidio en la población general española. Resultados del estudio ESEMeD. 
  • https://prevenciondelsuicidio.es/

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

4 1 vote
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Felipe Gutierrez Mayoral
Felipe Gutierrez Mayoral
24 abril, 2023 8:20 pm
Valoración :
     

El desear el últimos viaje desde la frialdad, puede entenderse como adelanto al final de todo ser....?

También te puede interesar

Esquizofrenia y esquizoide, ¿es lo mismo?

La confusión entre la esquizofrenia y el trastorno de personalidad esquizoide es común, es esencial entender que se refieren a entidades clínicas totalmente distintas, por…

La Infidelidad en la Pareja: navegando por el agua de la desconfianza

La infidelidad en la pareja es un tema complejo y tremendamente delicado que puede afectar a muchas relaciones. Índice1 Descifrando la Realidad de la Infidelidad…