mitomania

Mitomanía: El Arte de Mentir

Dafne CataluñaDafne Cataluña (Psicólog@)

Empezaré contando la historia de Frederic Bourdin apodado por la prensa “el camaleón”:

Este chico francés asumió, al menos, quinientas identidades falsas a lo largo de su vida, tres de las cuales pertenecieron a adolescentes reales desaparecidos. De acuerdo con sus declaraciones en entrevistas, Bourdin solo buscaba amor, afecto y la atención que jamás recibió de niño: «Desde que recuerdo, he querido ser otra persona. Sentirme aceptado».

¿Qué es Mitomanía?

El caso de Bourdin es un ejemplo claro, “Mythos” (historia fantástica) + “Manía” (compulsión), necesidad de mentir.

La Mitomanía o Pseudología fantástica es una tendencia a mentir de manera compulsiva y patológica, puede aparecer como síntoma en trastornos de la personalidad y trastornos del comportamiento. El psquiatra suizo Antón Delbrück. fue el primero en acuñar el término ‘mentir patológico’ como una ‘aberración psicológica’ en el año 1891. Tengo que aclarar que el término ‘mitomanía’ tiene también otro significado y se refiere a una tendencia a admirar exageradamente a una persona o cosa, pero aquí solo describiré el aspecto patológico de su significado.

Mentiras Esporádicas vS Mitomanía

Mentir forma parte de nuestras vidas, ¿Quién no ha mentido alguna vez para obtener algún beneficio profesional, social o económico? Con la mentira llegamos a conseguir lo que queremos, es una habilidad que crece en lo más profundo de nosotros mismos, y que utilizamos con regularidad. Como escribió Mark Twain hace más de un siglo: “Todo el mundo miente, todos los días, a cada hora, dormido, despierto, en sus sueños, en su alegría, en su duelo. Aun con la boca cerrada, sus manos, sus pies, sus ojos y su actitud se convertirán en una mentira”. Tal como explica el filósofo David Livingstone Smith: “la mentira es un pasaporte al éxito”. Existe gran cantidad de ejemplos de engaños en la naturaleza, por lo que no es una condición exclusiva del ser humano, la orquídea espejo posee flores que parecen avispas hembras para atraer a los machos y así llevan pegado el polen a otra flor y la polinizan y algunas mariposas no venenosas desarrollan los mismos dibujos en las alas que utilizan las especies venenosas para ahuyentar a los pájaros. ¿Acaso cada uno de nosotros no utilizaríamos algunos de estos “poderes” cada vez que tuviésemos la oportunidad de hacerlo?

Estos engaños, relacionados con el intento de supervivencia o con la obtención de algún beneficio concreto, se consideran mentiras esporádicas y hablo de mitomanía cuando mentir se convierte en una forma de vida, cuando el fingir se vuelve patológico, compulsivo, el mitómano tiende a desfigurar la realidad de forma constante.

A diferencia de la mentira común, la mitomanía se origina en motivaciones patológicas y mecanismos psicopatológicos. Este comportamiento generalmente está asociado a otros trastornos psicológicos tales como trastornos de personalidad límite, histriónico o narcisista; trastornos psicóticos, entre otros.

Causas

Existen varías teorías que pueden explicar la mitomanía:

Teorías biológicas

Nos encontramos con un estudio de la Universidad de California del Sur donde neurocientíficos hallaron que el cerebro del mentiroso compulsivo es diferente, tiene hasta un 26% mas de sustancia blanca en la corteza prefrontal, esta sustancia interviene en la correcta transmisión de información, por lo que estos investigadores consideran que un mayor volumen implica una mayor capacidad cognitiva, y existe más habilidad para procesar mentiras y para la manipulación.

Teorías sociales

Explican que la mentira compulsiva es síntoma de algún trastorno de personalidad, es una actitud que puede estar influenciada por modelos de identidad negativos, por recuerdos que suceden alrededor de la persona en la infancia, también se encuentran factores sociales relacionados con la constante búsqueda de éxito y desarrollo económico.

Teorías psicoanalíticas

Las personas que mienten constantemente y se inventan identidades tiene que ver con una mala construcción de la identidad en la infancia, debido, en la mayoría de ocasiones, a una falta de amor, como el ejemplo de Bourdin.

Síntomas

Cuando hablamos de personas mitómanas, nos referimos a personas que integran la capacidad de mentir en su conducta y actitud de rutina diaria. Los principales síntomas que rodean a la persona que miente de forma compulsiva, son:

Niveles elevados de ansiedad

Existe una ansiedad previa como por ejemplo, una insatisfacción económica que les hace mentir, esa misma mentira les genera ansiedad y la combaten mintiendo, es el mismo círculo que aparece en un Trastrono Obsesivo Compulsivo.

Bajo nivel de autoconcepto

Existe una baja capacidad de aceptarse y, consiguen, a través de la mentira de construir una nueva identidad en la que suelen mostrar verbalmente experiencias ricas e interesantes.

Pocas habilidades sociales

No existe capacidad de comunicación social ni otro tipo de habilidades desarrolladas, por lo tanto, la mentira se vuelve el recurso principal para comunicarse con otras personas.

Estrés

Los mitómanos conviven con el estrés diario de mantener sus mentiras, para no ser descubiertos. Deben crear situaciones y contextos de los cuales pueda escaparse y seguir con su irrealidad. Poseen un miedo exacerbado a ser descubiertos.

Incremento progresivo con el tiempo

Cuanto más mienten, más se acostumbran, por lo tanto mas aumenta el número de mentiras.

Creen en sus mentiras

Su forma de falsificar la realidad suele estar tan “perfectamente” construida que acaban creyendo los hechos que relatan y en ocasiones los tratan como viejos recuerdos.

Características de la mitomanía

La pseudología fantástica no es un trastorno en sí mismo, es una manifestación clínica, un síntoma que forma parte de otros trastornos. En esta fantasía hay creación de personajes, porque, cómo explican las causas, existe una insatisfacción consigo mismo, un rechazo a la autoimagen. En el mitómano existe un desajuste y una incapacidad de adaptarse al entorno, la mentira se convierte en su escudo; para no sentirse dañado, a su vez, el engaño, le produce satisfacción y placer, por lo que la mentira, se vuelve adictiva.

A raíz de esta práctica, el sujeto que miente de forma compulsiva pretende ganar prestigio, mejorar su imagen y la percepción que tienen de él, obtener afectos, bienes, manipular a las personas o simplemente dañar a otros con sus comentarios. Algunas de las características que se encuentran dentro de la persona que miente de forma patológica son: el cambio en el discurso todo el tiempo, incluso no mantener lo que han contado en algún momento, exagerar demasiado los relatos acerca de cualquier cosa, vivir en una especie de realidad paralela, defender con energía cualquier cuestionamiento de sus comentarios, y olvidar con frecuencia lo que cuentan.

Tratamiento

La mentira patológica es un tipo de comportamiento que indica una aparente falta de control por lo cual es importante que se pueda reconocer y diagnosticar esta conducta lo más pronto posible para recibir la atención necesaria. Antes de iniciar un tratamiento, es fundamental acertar con un buen diagnóstico, ya que como he comentado anteriormente, la mitomanía puede estar asociada a otro trastorno, por lo tanto, acertar con el diagnóstico es clave para tratar el síntoma.

Tratamiento en adultos

Lo primero que tendremos que hacer será encontrar los motivos que han llevado a la persona a mentir de forma compulsiva, y trabajar en las causas. La Terapia Cognitivo - Conductual es una buena opción para trabajar la mitomanía como síntoma , ya que ha sido demostrada de gran valor para la mayoría de cuadros mentales . Algunas de las técnicas utilizadas son:

Entrenamiento en habilidades sociales: es un conjunto de técnicas derivadas de las teorías de aprendizaje social, de la psicología social, de la terapia de conducta y de la modificación de conducta, y que se aplica para que las personas adquieran habilidades que les permitan mantener interacciones más satisfactorias en las diferentes áreas sociales de su vida, también podemos añadir entrenamiento en inteligencia emocional: conocer las emociones y trabajar en como manejarlas.

Técnicas de Autoimagen para romper el ciclo de la baja autoestima, resaltar cualidades positivas, reducir autocrítica y fortalecer hábitos, la inseguridad o la baja autoestima tiene que ver con un mal autoconcepto que se relaciona con el físico, por lo tanto trabajar en ello, es importante.

Técnicas de reducción y control de la ansiedad a través de técnicas de relajación y/o desensibilización sistemática donde poco a poco o de forma imaginaria se van presentando situaciones que causan ansiedad donde el paciente va enfrentándolas.

Otra terapia que puede ayudar a la persona mitómana es la Terapia Psicoanalítica, que a través de procesos inconscientes que subyacen al problema, se llega al “por qué “de la mentira compulsiva. Por ejemplo, revisando la infancia y viendo de donde puede venir una falta de amor.

Tratamientos en Niños

Mentir es un indicador de un buen desarrollo cognitivo. Los niños, debido a la etapa egocéntrica en la que se encuentran, suelen tener dificultad para colocarse en el lugar del otro, y poder llegar a entender que su mentira puede ser dañina. Si esta acción se realiza durante mucho tiempo, la mentira se convierte en hábito y es ahí donde, a través de una educación basada en buenos valores, responsabilidad e integridad, se puede corregir. Muchos niños se vuelven mitómanos a raíz de lo que han podido ver en su hogar: aprendizaje por imitación.

Como padres o adultos responsables, es importante ayudar al niño a que confronte siempre la mentira, colocándole límites y llegar a hacerle entender que la mentira es socialmente sancionada y moralmente no aceptada. Por ejemplo no dejando pasar desapercibida la mentira y ponerle una consecuencia por la misma.

Si la situación se vuelve incontrolable es importante acudir a un especialista y a través de una terapia cognitivo - conductual se descubrirán las causas que han podido llevar a que el niño mienta de manera constante, y de acuerdo con ello se trabajará en el autoconcepto y en la regulación y control de ansiedad siempre junto a una buena guía parental.

Dafne Cataluña
Dafne Cataluña

Licenciada en psicología y fundadora del IEPP en el año 2010. Desde entonces ha formado a cientos de profesionales en Psicología Positiva Aplicada, ha impartido conferencias y realizado actividades de divulgación como coordinadora del grupo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Comentarios

avatar

También te puede interesar

Tipos de Soledad

No es lo mismo decir “me siento solo” (loneliness) que “estoy solo” (alone), tampoco es lo mismo sentirse solo siempre que hacerlo puntualmente, es diferente…

Personas con Alta Sensibilidad: PAS

“No le digas nada, que ya sabes que con lo sensible que es, le va a afectar muchísimo…” Índice1 Definición2 Características3 ¿Cómo actuar ante una…