ansiedad salud cardiovascular

Ansiedad y Salud Cardiovascular

Aroa Ruiz Aroa Ruiz (Psicólog@)

2 febrero, 2024

Teniendo en cuenta que el 14 de Febrero se celebra el día Internacional de las Cardiopatías Congénitas y que muchas de ellas tienen el corazón como órgano principal afectado, hemos querido dedicar este espacio en nuestro blog para acercarte y que puedas conocer la estrecha relación que existe entre la ansiedad y la salud cardiovascular

Y es que sobre la salud mental ya os hemos hablado anteriormente por aquí. Y también, por su vital importancia y repercusión, hemos escrito de manera abundante sobre la ansiedad de manera global y también acerca de la ansiedad en determinados contextos y entornos más específicos como la ansiedad infantil o la ansiedad ante los exámenes.

Pues bien, hoy le toca el turno a la ansiedad y las enfermedades cardiovasculares (ECV), y es que según el Instituto Nacional de Estadística (INE, 2020), en 2018 (últimos datos consolidados y validados) fallecieron en España un total de 120.859 personas (el 53,7% mujeres y el 46,3% hombres) como consecuencia de las ECV, lo que supone una tasa estandarizada de mortalidad por ECV de 230,5 muertes por cada 100.000 habitantes. 

La edad media de la muerte en los hombres fue de 78 años, mientras que la de las mujeres fue de 84 años. La cardiopatía isquémica lidera el ranking de las muertes por ECV en los hombres; y el ictus, en las mujeres. 

Todo ello hace que las ECV sean la principal causa de muerte en España (explicando el 28,3% de todos los fallecimientos), seguida del cáncer (26,4%) y de las enfermedades respiratorias (12,6%). 

Tanto es así, que se habla de cardiopsicología para definir el conocimiento científico que trata de explicar el papel de los factores psicosociales en la aparición, el curso y la rehabilitación de las enfermedades cardiovasculares. 

¿Cómo se relacionan?

Según datos de las Sociedades Científicas de Atención Primaria, 1 de cada 7 pacientes que acude al médico de cabecera padece de estrés o ansiedad.

Y numerosos estudios muestran la relación directa entre la ansiedad y el estrés con el aumento del riesgo a sufrir enfermedades de tipo cardiovascular.

De hecho, el estrés (físico y emocional) es considerado el gatillo o disparador de numerosas de estas enfermedades en personas susceptibles: sobre todo en la isquemia cerebral, más popularmente conocida como ictus y también en enfermedades de tipo miocárdicas, como lo son la angina de pecho, o los infartos tanto sintomáticos como asintomáticos. 

El estrés y la ansiedad también se asocian con la hipertensión arterial y con cierto tipo de arritmias malignas, que a su vez, potencian el resto de los factores de riesgo cardiovasculares. 

Es más probable sufrir un ataque cardíaco en momentos de estrés, porque el corazón se acelera y aumenta la presión arterial. Cuando esto sucede, el corazón necesita más oxígeno. Esto no quiere decir que el estrés cause enfermedades cardiovasculares, pero sí parece que puede agravarlas.

Por ello, contestando a la pregunta planteada en el título de más arriba, la relación entre ambas es directa y positiva, esto es, a mayor ansiedad, mayor riesgo de sufrir estas patologías y viceversa. 

¿Sabías que 8 de cada 10
personas sufren estrés?
Recupera el equilibrio emocional
Trabaja las emociones positivas
Meditación del Título de Mindfulness
Accede ahora a una Meditación
del Título de Mindfulness
¿Sabías que 8 de cada 10
personas sufren estrés?
Recupera el equilibrio emocional
Trabaja las emociones positivas
Meditación del Título de Mindfulness
Accede ahora a una Meditación del Título de Mindfulness

El proceso parece bastante sencillo de entender, la ansiedad intensa y continuada puede alterar los ritmos cardiacos, causando palpitaciones, arritmias y hasta taquicardia. Con el tiempo, la ansiedad crónica que constantemente estresa al corazón, puede debilitar el sistema cardiovascular, y si es lo suficientemente severa, puede llevar a un ataque cardiaco o a un infarto cerebral.

Tras los terremotos de Atenas (1981), Los Ángeles (1994) e Hyogo (1995), los registros de mortalidad mostraron un significativo aumento, de entre 2 y 5 veces más, de muertes no traumáticas por causa cardiovascular (Fernández, C. 2009).

Y en el año 2001, en Nueva York, después del brutal atentado contra las Torres Gemelas se detectó un incremento significativo en el número de disparos de desfibriladores cardíacos automáticos implantables en personas con enfermedad cardiovascular para restablecer la actividad cardíaca. (Fernández, C. 2009)

También se ha podido comprobar que el estrés emocional produce los mismos cambios fisiológicos que el estrés físico, con la diferencia de que tiene menor repercusión en aumentar la frecuencia cardíaca, pero mayor efecto en la disfunción endotelial, es decir mayor vasoconstricción coronaria y peor vasodilatación de microcirculación.

¿Cómo prevenir y atajarlo?  

La multitud de factores que nos rodean, puede causar estrés y amenazar nuestra salud.
Nuestro reloj interno es demasiado sensible y el insomnio, la ansiedad, dolores de cabeza... no son más que una pequeña muestra de las consecuencias.

Seguro que los puntos de los que voy a hablarte a continuación no son la primera, ni la segunda vez que los lees, y estoy segura de que tampoco será la última y es que si los implementas en tu día a día y conseguir integrarlos en tu rutina diaria estarás reforzando hábitos de vida más saludables. 

Y, aunque a veces te pueda parecer que se trata de un combate perdido contra el estrés, tienes más capacidad de manejarlo de lo que piensas. 

Vamos con ellas: 

  • Higiene del sueño

¿Qué tal duermes? Un buen y reparador sueño y descanso diario es importante. 

Escucha nuestro podcast #130 en el que abordamos este tema tan interesante de la higiene del sueño. 

  • Cuida tu alimentación

¿Alguna vez has escuchado eso de que somos lo que comemos? Bueno, pues por ahí va el tema, la idea es tratar de llevar una dieta equilibrada, sin muchos excesos y con sentido común. 

  • Haz deporte de manera regular

En nuestro artículo, mueve el cuerpo, deporte y salud de la mano, Dafne Cataluña fundadora del IEPP, ya os habló de los beneficios que podemos alcanzar gracias al ejercicio moderado y aunque en ocasiones la pereza se apodere de nosotros y de nosotras, y no apetezca mucho, hay que hacer ese pequeño esfuerzo y tirar de energía para poder practicar algo de deporte de manera habitual. Trata de buscar y elegir el que más te guste y con una intensidad y programación adecuada a ti.  

  • Practica Mindfulness

Una de las mejores medidas preventivas frente a la ansiedad y el estrés es hacernos con herramientas útiles como lo es el Mindfulness que logren reducir ciertos niveles elevados y con las que aprendamos a gestionar de manera correcta las emociones, recobrando así el bienestar personal, físico y mental.

Si aún no lo habías leído, te dejo por aquí otro artículo de nuestro blog en el que los beneficios del Mindfulness son los protagonistas: Beneficios del Mindfulness según la ciencia.

Por esto, es fundamental la labor de profesionales que se formen de forma competente y que ayuden a incrementar la calma y la tranquilidad.

Y justo nuestra formación online, el Título Experto en Mindfulness, Psicología Positiva y Gestión Emocional es ideal para ello.  

¿No te imaginas cómo puede ser nuestra formación una vez matriculada/o? Pues ahora con nuestra Masterclass ya puedes verlo y comprobarlo, y además en ella hemos incluido el análisis de un caso real. 

En esta Masterclass también me puedes conocer personalmente un poquito mejor 😉 y si lo que ves te gusta, te cuadra y está dentro de tus expectativas para tu formación personal y/o profesional, solicita sin ningún compromiso a mis compañeros/as del departamento de admisiones el dossier completo de la formación y aprovecha para que te solucionen todas las dudas que te puedan surgir. 

Me encantará tenerte como nuevo/a alumno/a en nuestra próxima clase en directo 😉 

Fuentes de datos: 

  • Arratibel, P; Bengoa, R; Gabriel, R. (2022). La situación de las enfermedades cardiovasculares en España. Principales factores de riesgo e impacto en la gestión de las enfermedades crónicas.
  • Fernández, C. (2009). Libro de la Salud Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos y la Fundación BBVA. Capítulo 66. El estrés en las enfermedades cardiovasculares. 
  • Martín Arnau, A., y M. Rodríguez Mañero. (2006). Estrés y enfermedad cardiovascular. En J. Plá Vidal y J. Salvador Rodríguez, coord.. Aspectos psicológicos en las enfermedades cardiovasculares. 
  • Martín, M. (2022). 9 cosas que debes saber sobre un corazón sano. https://salvavidas.com/blog/9-cosas-que-debes-saber-sobre-un-corazon-sano/

Aroa Ruiz
Aroa Ruiz

Licenciada en Psicología, Máster en Coaching e Inteligencia Emocional e Instructora de Mindfulness. Psicóloga, Coach y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

El arte de no hacer nada: descubriendo el Nesting

El arte de no hacer nada o disfrutar de no hacer nada tiene un nombre que en los últimos meses está ganando popularidad: el nesting.…

No consigo contenerme cuando me enfado, ¿tengo ataques de ira?

Enfrentarse a la incapacidad de contener la ira puede ser una experiencia abrumadora y desconcertante. Así que si te encuentras pensando: "No consigo contenerme cuando…