bullying_clase

Bullying, no son "cosas" de niños

Rebeca Gómez Rebeca Gómez (Psicólog@)

13 febrero, 2024

Ayer día 2 de Mayo se celebró el día Internacional contra el Bullying o el acoso escolar y justo por esto vamos a profundizar en nuestro blog en el bullying, esas conductas de acoso escolar, que por desgracia, cada vez son más frecuentes en nuestros colegios. 

Y si aún no has escuchado nuestro podcast #40 en el que hablamos sobre este tema, aquí debajo te lo dejo de nuevo para que lo tengas a mano y que sólo sea darle al “play”.   

¿Qué es bullying?

Si te estás preguntando qué es el acoso escolar, te diré que es una violencia reiterada y sistemática, sobre una misma persona, que hace daño (victimización) y que está hecha con esa intención, la intención de dañar. 

El bullying es un problema social que abarca cinco grandes ámbitos: exclusión social, agresiones verbales, agresiones físicas, amenazas y las de carácter sexual. E incluye tres ámbitos de la violencia: emocional, física y psicológica.

El alumnado que ejerce este tipo de violencia tiene una importante ausencia de límites, no sólo a nivel de centro, demasiadas veces también a nivel familiar y social.

Lo más habitual es que se trate de chicos y chicas con un bajo desarrollo de la empatía y de la percepción del daño causado, ¡ojo! sin que esto justifique en absoluto su gravedad.

Conoce un poco más en profundidad el concepto de empatía en nuestro artículo, empatía, si te pones en mi lugar, quizá entiendas mi comportamiento.

No sólo hay un tipo de bullying, ya te adelanto que podemos identificar cinco tipos de acoso escolar y de ellos te hablaré de manera más extensa, más adelante, en otro artículo del blog. 

¿Qué no es bullying? 

“¿Recuerdas cómo en el colegio se metían con el mismo/a  niño/a de clase en el recreo, en los baños, en la cola del comedor, a la hora de hacer gimnasia… todos los días y todo el tiempo haciéndoselo pasar muy mal?”

  • El bullying no es una “broma”
  • El bullying no son cosas “sin importancia”
  • El bullying no son cosas de “niños/as o cosas de jóvenes”
  • El bullying no es un “juego”
  • El bullying no son conductas “normales”  

Causas (en la persona que acosa)

  • Ausencia de empatía
  • Baja autoestima 

Lee mucho más en detalle lo que la baja autoestima implica en este otro post del blog.  

  • Presión social
  • Problemas familiares y/o sociales
  • Ausencia de normas de convivencia y ausencia de límites en casa 
  • Haber sufrido acoso previamente
  • Nivel socioeconómico bajo
Desarróllate profesionalmente
La sociedad y las empresas están buscando Expertos en bienestar
La Psicología Positiva aumenta el bienestar, la autoestima y el manejo emocional.
Conoce herramientas y ejercicios que ponen el foco en las emociones positivas
Desarróllate profesionalmente
La sociedad y las empresas están buscando Expertos en bienestar
La Psicología Positiva aumenta el bienestar, la autoestima y el manejo emocional.
Conoce herramientas y ejercicios que ponen el foco en las emociones positivas

Síntomas (en la víctima) 

Una de las características que conocemos cuando el bullying está ocurriendo es que la víctima trate de ocultarlo, no pida ayuda y que no quiera que su entorno, principalmente sus padres, se enteren por miedo, por vergüenza, por culpa, por no preocuparlos… por ello es muy importante estar alerta y que no pase desapercibido de cara a poder intervenir lo antes posible. 

Padres, madres y profesorado, atención a: 

  • Bajada y descenso en el rendimiento escolar sin motivo aparente, fallos de memoria, despistes más frecuentes, dificultad en la concentración y atención, pareciera que el niño o niña está más ausente de lo habitual.  
  • Aislamiento social, apatía.  
  • Problemas y dificultades relacionadas con el sueño: insomnio,  pesadillas. 
  • Evitar ir al colegio y no querer juntarse y jugar con otros niños y niñas.  
  • Miedo constante y estar de manera perpetua en un estado de alerta. 
  • Cambios bruscos en el estado físico y en su estado de ánimo: mucha tristeza, irritabilidad, falta de apetito, dolores de cabeza, ansiedad, llanto incontrolado, palpitaciones…
  • Ideas e intentos de suicidio (que podemos clasificar también como una consecuencia).

No dejes de leer nuestro artículo en el que hablamos del suicidio y también más en concreto del suicidio en la adolescencia.

Habrá que tener especial cuidado y precaución con determinados niños y niñas que puedan ser percibidos como “diferentes” por el resto de compañeros y pueden ser más vulnerables al bullying: muy delgados, con algún kilo de más, que lleven gafas, con aparato dental, recién llegados al colegio tras una mudanza,  aquellos que vistan de manera muy diferente al resto, LGTBI…y es que cualquier niño/a que supone una "disidencia" de la norma tiene más riesgo. 

Si el colectivo de niños LGTBI te interesa te dejo también por aquí otro de nuestros podcast en el que ellos y ellas fueron los protagonistas:

Consecuencias

Las consecuencias del acoso escolar, por supuesto todas ellas negativas, más frecuentes son:

  • Fracaso escolar
  • Sentimiento de culpa
  • Exclusión social
  • Ansiedad y depresión
  • Ideas e intentos de suicidio

Cómo prevenir el acoso escolar

Empatía

Al inicio del artículo hemos hablado de la empatía y en este apartado de nuevo la acercamos, porque fomentar la empatía es una de las herramientas que favorece prevenir el bullying. 

De hecho se han realizado intervenciones basadas en el Mindfulness, como ha sido el caso de Aulas Felices en Zaragoza, recientemente el programa de Escuelas Conscientes de la Comunidad Valenciana, o el Programa TEI a nivel nacional que favorecen el desarrollo sano de la empatía de cara a prevenir conductas de acoso escolar y de bullying. 

En este punto puede ayudar conocer cuáles son las etapas de desarrollo de la empatía que Hoffman propuso en el año 2000, con esta información refrescada, las personas adultas podemos saber qué esperar de las más pequeñas y qué pedirles o no en relación a la empatía. 

  • Empatía global: hasta el primer año de edad. El bebé todavía no percibe a los demás como distintos de sí mismo, por lo que el dolor que percibe en otro, se confunde con los propios sentimientos desagradables. 
  • Empatía egocéntrica: segundo año de vida. El niño es consciente del otro como una persona distinta a sí mismo, sin embargo, asume que los estados internos que experimenta el otro son los que está experimentando él. 
  • Empatía hacia los sentimientos de los demás:  en el tercer y cuarto año de vida. El niño tiene conciencia de que los sentimientos que experimenta son diferentes a los que está sintiendo la otra persona.
  • Empatía hacia las circunstancias vitales de otro: comprende el periodo final de la niñez y puede desarrollarse a lo largo de toda la vida. Se perciben los sentimientos de los demás, no sólo como reacciones del momento, sino como expresiones de su experiencia de vida general. 

Compasión

No sólo potenciar la empatía es una buena herramienta de prevención frente al bullying, dar un paso más y fomentar también la compasión, es otra de las herramientas que ayudan. 

Hablar de compasión es conseguir que el niño/a pueda llegar a sentir el dolor de la otra persona, sería como subir de peldaño. Si enseñamos a los niños y niñas a ser compasivos les enseñaremos a regular la conducta agresiva desde su emoción, no desde lo que deben hacer: “no me uno al insulto del grupo porque me lo hayan dicho mis padres, lo hago porque sé y siento que es lo mejor” 

Inteligencia Emocional

Una vez más aparece el concepto de inteligencia emocional. Y es que educar y enseñar inteligencia emocional es clave, en este caso de cara a la prevención de las conductas de acoso escolar. 

Conoce mucho más sobre este apartado leyendo nuestros tres artículos del blog: 

Inteligencia Emocional en la Educación, Cómo trabajar Inteligencia Emocional en niños y niñas e Inteligencia Emocional en niños y sus beneficios.

Y es que no podemos olvidar que en muchos casos, tras una excesiva agresividad, se esconde una persona que también sufre. Y que sólo conoce una manera de dar salida a ese dolor y frustración, a través del daño ajeno. Aquí el entrenamiento en la inteligencia emocional será fundamental para adquirir otras herramientas saludables para afrontar sus emociones y las de los demás.

Y no podíamos dejar de recordaros que si eres profesional y trabajas con menores y adolescentes que están siendo o han sido víctimas de Bullying, nuestra Formación online de Experto en Psicología Positiva Aplicada te dotará de nuevas herramientas muy útiles y con todo el aval y rigor científico que te pueden abrir un mundo de posibilidades hasta ahora desconocidas.

Bibliografía y fuentes de datos: 

  • De Acevedo, A. (2010). Alguien me está molestando: el bullying. Ediciones B.
  • Bulnes, M (2013). No más víctimas. Cómo fortalecer el carácter de los niños para prevenir el abuso. Planeta.
  • https://www.programatei.com

Rebeca Gómez
Rebeca Gómez

Licenciada en Psicología. Máster en Psicología Positiva. Psicóloga del Equipo Técnico en Juzgado de Menores del Ministerio de Justicia. Psicóloga y Docente en el Instituto Europeo de Psicología Positiva.

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

También te puede interesar

Esquizofrenia y esquizoide, ¿es lo mismo?

La confusión entre la esquizofrenia y el trastorno de personalidad esquizoide es común, es esencial entender que se refieren a entidades clínicas totalmente distintas, por…

La Infidelidad en la Pareja: navegando por el agua de la desconfianza

La infidelidad en la pareja es un tema complejo y tremendamente delicado que puede afectar a muchas relaciones. Índice1 Descifrando la Realidad de la Infidelidad…